Lentillas dispensadoras de fármacos ayudarían a combatir la glaucoma

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Lentillas administran medicamentos en tiempo

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el glaucoma es la segunda causa principal de ceguera en el mundo. Si bien no existe una cura para la condición, que ve una acumulación de presión en el globo ocular que daña el nervio óptico, la aplicación de gotas para los ojos pueden ayudar a aliviar los síntomas y frenar la pérdida de la visión.

Sin embargo, los pacientes no siempre cumplen con las recomendaciones de dosificación. Unas lentes de contacto nuevas impregnadas con medicamentos podrían resolver este problema y mejorar los resultados del paciente.

Un equipo de científicos estadounidenses desarrollaron las lentillas por primera vez en 2014 utilizando un medicamento encapsulado en una delgada película de polímero.

A diferencia de las lentes de contacto que dispensaban medicamentos anteriores, las nuevas lentes fueron capaces de entregar el medicamento lentamente en el tiempo, tomando hasta un mes para liberar su carga.

Ahora, en un estudio publicado en línea en la revista Ophthalmology, los investigadores han demostrado que las lentes son igualmente eficaces que las gotas para los ojos para reducir la presión ocular en pacientes con glaucoma, al menos en simios.

El beneficio de las lentillas por encima de las gotas para los ojos viene de una cuestión de cumplimiento.

Córneas de hidrogel podrían devolver la visión a millones de personas.

Debido a que las gotas para los ojos de un medicamento conocido como latanoprost pueden causar picazón y ardor, o ser simplemente difíciles de administrar, algunos estudios han demostrado que hasta un 50% no cumplen con los requerimientos de dosis.

Una lente, en cambio, una vez colocada en el ojo, administraría la medicina como se pretende con muy poco trabajo por parte del paciente.

El medicamento está incrustado en un anillo alrededor de la lente, que permite que el centro permanezca claro. La película se puede aplicar a las lentes que corrigen la miopía o la hipermetropía, y las lentillas en el estudio sólo necesitaron ser cambiadas una vez por semana.

En el desarrollo de las lentes, los investigadores las probaron en cuatro monos que tenían glaucoma. Se probaron dos versiones de las lentes, una con una dosis baja de medicamento y una con una dosis más alta.

Las lentes de baja dosis fueron tan eficaces como gotas en el alivio de la presión, mientras que las lentes de dosis más altas trabajaron aún mejor, aunque los investigadores dicen que se necesita más tiempo y más pruebas para confirmar los resultados con la dosis más alta.

Los desarrolladores de las lentillas están diseñando ensayos clínicos para ver qué tan bien funcionan en los seres humanos, y resolver cualquier problema de seguridad que pueda surgir.