Las máquinas de refrescos ilimitados tienen los días contados en Europa

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Francia pone en marcha la prohibición de rellenar bebidas con azúcar

Las famosas máquinas de "refill" de refrescos, presentes desde hace años en toda cadena de comida rápida que se precie, tienen los días contados en el Viejo continente. Desde este fin de semana, en Francia ha quedado terminantemente prohibido poner a disposición de los clientes máquinas con relleno ilimitado de bebidas con azúcar.

La polémica medida forma parte de la cruzada que el Gobierno de Francia ha emprendido contra el consumo excesivo de azúcar. Pese a que fue aprobada a finales del año 2015, no ha sido hasta este pasado viernes (día 27 de enero) cuando las autoridades han puesto punto y final al relleno ilimitado de bebidas azucaradas (independientemente de si es gratuito o de pago) en restaurantes, hoteles e incluso institutos.

Francia quiere poner freno a los problemas de obesidad en su país (según datos del año 2014, hasta el 15,3% de los adultos en territorio francés sufren obesidad), y con esta prohibición busca evitar que las personas tengan acceso a máquinas que ofrezcan acceso ilimitado a las bebidas con azúcar. Lo que se prohíbe en estas máquinas son las bebidas gaseosas, los refrescos energéticos y las bebidas deportivas.

Y ojo, porque de toda esta polémica no se libra ni la bebida "Zero": los refrescos que tengan "cualquier añadido en forma de sustituto del azúcar", señalan las autoridades francesas, también entran dentro de la prohibición. En las máquinas de refill de Francia, en resumen, no va a quedar ni rastro de las marcas de bebidas refrescantes más populares del mundo.

Hay motivos para estar preocupados: Este es el azúcar que ocultan los alimentos que comemos a diario

Independientemente de si la bebida tiene o no un coste adicional para el cliente, en Francia ningún restaurante podrá ofrecer el famoso "relleno ilimitado" en las bebidas con azúcar. Cada vez que el cliente quiera rellenar su bebida, deberá pasar por la caja y adquirir un refresco nuevo.

¿Te ha entrado hambre? Aprovecha este código descuento de Telepizza

De hecho, no es la primera vez que Francia toma una medida de este calibre para reducir el consumo de azúcar en sus fronteras. Ya en el año 2012, las autoridades pusieron en marcha un impuesto a las bebidas azucaradas que, más allá del trasfondo económico que escondía en plena ola punta de la crisis, también buscaba reducir los problemas de obesidad en el país.

Pero Francia no es ni de lejos el único país que se ha empezado a tomar en serio la lucha contra el consumo excesivo de azúcar. México ya ha conseguido importantes avances en su lucha contra la obesidad con los impuestos añadidos a los refrescos, y el año pasado Reino Unido siguió la estela del país latino anunciando un impuesto muy similar a las bebidas azucaradas. Es solamente cuestión de tiempo que los países de toda la Unión Europea, la cual tiene una media de obesidad del 15,9% entre los adultos, se acaben sumando tarde o temprano a este tipo de medidas.

Hablando de azúcar: 9 mitos completamente falsos sobre el chocolate

[Más información: Publicación oficial del Gobierno de Francia]