Música, cine, juegos, ebooks... El nuevo ocio en la nube

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Música, cine, juegos, ebooks... El nuevo ocio en la nube.

La nube está en todos los sitios. No, no hablamos de esos cumulonimbos que merodean sobre nuestras cabezas cuando salimos a la calle. Hablamos de la otra nube.

Para muchas personas, es un ente abstracto difícil de entender. Pero en realidad es muy sencillo. En su forma más simple la nube es un conjunto de tecnologías que permiten utilizar un dispositivo remoto como si fuese un dispositivo local. Digamos que es como un ordenador virtual y lejano a nuestra disposición, y por tanto podemos hacer, de forma remota, lo que hacemos en un ordenador local. Por ejemplo, guardar nuestros ficheros, como hacemos con DropBox o Gdrive, y nuestros correos, como en Gmail. También ejecutar programas, como Picasa o Flickr, que te permiten editar y retocar fotos directamente desde el navegador. O Google Docs, un procesador de textos en la nube.

En los últimos meses hemos visto proliferar servicios enfocados al ocio que dan acceso a películas, música, videojuegos o ebooks, pagando una cuota.

Ocio en la nube

Las ventajas de usar la nube son abundantes. No tienes que descargar nada, puedes disfrutar de cualquier contenido al instante, y tienes acceso a miles de películas, juegos, o temas musicales que ocuparían mucho espacio en formato físico. Tu hardware local carece de importancia, tu sólo necesitas una pantalla, la potencia de proceso la pone la nube. Así que podrás jugar a juegos de última generación en un PC de hace 10 años, o en un smartphone, por ejemplo. Si en el futuro todos los programas se ejecutan en la nube, no tendrás que actualizar tu ordenador, smartphone o consola.

En el otro lado de la balanza, la nube exige estar conectados de forma permanente a Internet, y la mayoría de los servicios punteros necesitan una conexión muy rápida.

Vamos a echar un vistazo a las nuevas propuestas del ocio en la nube. Divertirse con una buena película, escuchar música o leer un buen libro, sin descargarlo, y sin que sea tuyo. ¿Es éste el ocio que buscamos?

Mejores webseries y series online gratis en Internet

La música en streaming noquea a iTunes

Desde la creación del estándar MP3, el negocio de las discográficas ha cambiado por completo. En los últimos diez años iTunes, la tienda de música digital de Apple, ha sido la reina indiscutible... hasta ahora. Ya a principios de 2014, por primera vez las ventas de canciones digitales cayeron un 5.4%. Y esta tendencia se ha mantenido a lo largo del año. Según Vox.com, sólo 5 álbumes han conseguido vender más de 500.000 copias en Estados Unidos, en lo que llevamos de año. En 2013, 11 álbumes habían alcanzado esa cifra.

¿La culpa? Los servicios de música en la nube, a través de streaming.

Música en la nube

Pagar para comprar temas sueltos parece que ya no está de moda. Ahora tiene más éxito suscribirse a un servicio con una cuota mensual y abrir el acceso a millones de canciones que podrás escuchar donde quieras, sin límites, sin descargas, a través de streaming. Lo posees todo, y no posees nada. Es un alquiler permanente... hasta que dejas de pagar. Entonces pierdes todos tus derechos.

Poco a poco, la música en la nube le está ganando terreno a las ventas digitales. La puntilla han sido las nuevas cuentas gratuitas que permiten escuchar millones de canciones gratis durante unas horas al mes, o sin límites con publicidad.

Spotify es el servicio de referencia. Dispone de cuentas de uso gratuito, incluso a través del smartphone, mientras que el servicio Premium cuesta 9.99€ al mes. Además permite descargar música para escucharla sin Internet.

No obstante, alternativas como Deezer, con 30 millones de canciones, y opciones como la posibilidad de subir tu biblioteca personal, le están ganando terreno.

Rdio y Xbox Music también funcionan muy bien. Esta última ofrece venta de canciones.

Accesible desde tu ordenador y smartphone Android, Google Play Music tiene un modo en streaming, pero no ofrece alternativa gratuita, y prioriza la venta de álbumes y temas. No obstante, Google te deja subir gratuitamente tus canciones a su nube, para que las escuches donde quieras. Amazon hace lo mismo por medio de Amazon Music, una app para iOS, Android, PC, Mac, y otros dispositivos, también con acceso web, que te permite subir hasta 250 canciones propias a la nube de Amazon.

Música en la nube

La música en la nube ha terminado triunfando porque ha sabido adaptarse, con las cuentas gratuitas con publicidad y la opción de descargar parte de lo que escuchas.

Las tiendas de ventas digitales tendrán que evolucionar. Los rumores de que Amazon y Apple lanzarán su propio servicio de música en streaming son cada vez más persistentes.

 Cine a la carta

El mercado del alquiler y venta de películas y series ha seguido una evolución paralela al de la música, pero aquí la posición de las distribuidoras es muy diferente, lo que perjudica al consumidor.

Las ventas en DVD y Blu-ray continúan bajando, pero al contrario de lo que ocurre en el negocio discográfico, las distribuidoras de cine españolas (incluyendo las filiales multinacionales) ponen muchas dificultades a los servicio en la nube, con un reparto de dividendos difíciles de asumir. Esa es la causa de que Netflix o el servicio de vídeo de Amazon aún no estén disponibles en nuestro país. Y la piratería también es una elevada razón de peso.

Pese a ello, en los últimos meses hemos visto una proliferación de servicios de cine en streaming, tanto por suscripción como en venta, gracias al auge de los smartphones y las tablets, que permiten ver una película o una serie en cualquier sitio.

Las principales cadenas de televisión ofrecen películas y series de forma gratuita, a través de plataformas como MiTele, AtresPlayer o RTVE. La posibilidad de ver las noticias o los capítulos de la semana a la hora que tu quieras, cada vez gana más adeptos.

Ocio en la nube

No obstante, aquí no encontrarás los filmes de estreno o las series punteras. Para ello tienes que recurrir a los servicios de pago.

Podemos dividirlos en dos grupos. Por un lado están los videoclubes clásicos que te permiten alquilar o comprar. El alquiler suele realizarse en streaming, pero a veces también se descarga. Uno de los más conocidos es Google Play Movies. También se han consolidado mucho, por su facilidad de acceso, los videoclubes de las consola Sony (PlayStation Store Películas) y Xbox (Xbox Video).

No obstante, para encontrar verdaderos servicios en la nube hay que recurrir a plataformas especializadas. La más popular es Wuaki.tv, de origen español pero comprada por el gigante japonés Rakuten, que la ha exportado al Reino Unido y otros países. Wuaki.tv dispone de alquiler y venta tradicionales pero también de una opción llamada Wuaki Selection. Por 6.99 € al mes tienes acceso ilimitado a cientos de películas y series. No son las últimas novedades pero es contenido de calidad, con shows de reciente emisión como House of Cards, The Walking Dead o Sherlock. Además se renuevan cada mes. Las apps de Wuaki son compatibles con Chromecast, por lo que puedes seleccionar películas o series en tu móvil, y retransmitirlas directamente en tu tele, aunque no tenga conexión a Internet (de eso se encarga Chromecast).

Ocio en la nube

Otros videoclubes online disponen de servicios en la nube basados en suscripción. Filmin está especializada en películas indie y cine español. Acumula más de 7.000 títulos por 8 € al mes.

Yomvi, Nubeox, Total Channel y Magine combinan contenido de diferentes canales de pago, desde Canal + a FOX, SyFy o Disney XD en suscripciones mensuales que rondan los 10 € al mes.

Todas estas propuestas han proliferado gracias al auge de los smartphones y las tablets, así que disponen de apps para iOS y Android que te permitirán disfrutarlas en cualquier lugar. También podrás hacerlo en cualquier PC, a través del navegador.

Movistar Series promete estrenos 24 horas después que en USA

 Los ebooks suben al cielo

Los libros digitales se unen a la música y el cine. En los últimos años, las tiendas de ventas de ebooks, como Tienda Kindle, Casa del Libro, Lecturalia a Todoebooks han copado el mercado. Pero desde el año pasado ya es posible leer ebooks en la nube, sin descarga, y utilizar sistemas de suscripción que te dan acceso ilimitado a miles de libros.

Nubico, creado por Telefónica y Círculo de Lectores, es el servicio de lectura en la nube más consolidado. Por 8.99€ al mes entras en una biblioteca de más de 7.000 títulos, listos para leer en tu e-reader, dispositivo móvil u ordenador, sin descargarlos. Aunque también te permite descargar lo que estés leyendo, y disfrutarlo sin Internet. Acepta 5 dispositivos simultáneos, para que le saque provecho toda la familia.

Nubico

No están las ultimísimas novedades, pero si hay muchos títulos recientes, y clásicos de gran calidad. Nubico además dispone de tienda de ebooks y e-readers.

Otra opción es 24 Symbols. Su catálogo supera los 15.000 títulos, y su suscripción es de sólo 5 € al mes, si te apuntas un año. También acepta la descarga para la lectura offline. Presume de una activa comunidad para obtener recomendaciones. Además permite acceder a la mayoría de su catálogo gratis, a cambio de un poco de publicidad.

Las suscripciones de ebooks han comenzado a poner nerviosos a las tiendas, hasta el punto de que la propia Amazon ha estrenado un sistema similar, llamado Kindle Unlimited. Por 9.99€ al mes puedes leer la friolera de 700.000 ebooks y 7.000 audiolibros, aunque no están las novedades ni los títulos de algunas editoriales. Pero hay sagas con mucho tirón como la de Harry Potter, El Médico, o los tebeos de Mortadelo y Filemón.

Kindle Unlimited

Los ebooks con suscripción en la nube son bienvenidos por los lectores compulsivos, pero no son tan rentables como en otras formas de ocio. Una canción puedes escucharla en 5 minutos y una película en hora y media, y disfrutar de ellas mientras haces otras cosas. En cambio un libro te puede durar días y necesita atención exclusiva, así que en una suscripción mensual no te va a dar tiempo a leer demasiados. Aún así es una opción necesaria porque ofrece una alternativa a la compra individual.

Videojuegos en la nube: la revolución

El ocio en la nube alcanza su máxima expresión en propuestas como PlayStation Now u Onlive.

Tal como hemos comentado, la filosofía de estos servicios se basa en ejecutar los juegos en servidores remotos, y tu los controlas desde tu casa. El servidor recoge tus movimientos con el mando, los aplica al juego, graba un vídeo en tiempo real y te lo envía. Así que en realidad tu estás viendo un vídeo de tu partida, pero como todo es en tiempo real, tienes la sensación de que estás jugando en tu consola u ordenador local.

La gran ventaja es que como tu sólo recibes vídeo, basta con un dispositivo con pantalla para jugar. Esto significa que puedes jugar a juegos de PS4 en una tablet o móvil, o a juegos de PC punteros con los detalles al máximo en un ordenador de hace diez años.

Sin embargo para que el juego no vaya a saltos y todo sea fluido, necesitas una conexión a Internet muy rápida, y con muy poca latencia.

Onlive ya lleva unos meses en funcionamiento en Estados Unidos. Por 10 dólares al mes juegas a cientos de títulos en la nube, pero se echan de menos las novedades.

PlayStation Now inicia su fase beta en Estados Unidos con juegos de PS3 que se podrán jugar en la PS4, la PS3, la portátil PS Vita, o en televisores Sony Bravia. Aún no se han facilitado precios, pero habrá suscripciones, alquileres y ventas. A Europa llegará posiblemente en 2015.

Ocio en la nube

Microsoft ofrecerá un servicio similar a través de Xbox.

El ocio en la nube ya es un realidad, y ha llegado para quedarse. Es un cambio cultural, porque por primera vez estamos disfrutando de todo nuestro ocio audiovisual (cine, música, videojuegos, lectura) sin poseerlo, por medio de suscripciones. Es una dependencia total hacia los proveedores de contenido: si cierran o cambian las condiciones de uso, nos quedamos sin nada. Lo mismo ocurre si dejamos de pagar las suscripciones. O si Internet se estropea, o nos lo cortan.

¿Podremos vivir sin una habitación llena de libros, sin nuestra colección de películas favoritas, o de videojuegos al lado de la consola? ¿Estamos asistiendo al fin de los formatos físicos?
Aún es demasiado pronto para sacar conclusiones. También los discos de vinilo se extinguieron y ahora venden más que nunca porque los audiófilos añoran el sonido analógico y el coleccionismo.

Quizá dentro de unos años echemos de menos nuestros libros en papel, nuestros CDs y DVDs, y regresen de nuevo de su ostracismo. Pero ahora la nube reina. ¿Es lo que queremos?