Un nuevo material permite que los neumáticos se autoreparen

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Un nuevo material permite que los neumáticos se autoreparen

Un grupo de científicos del Leibniz Institute for Polymer Research y la Dresden University of Technology en Alemania, en colaboración con la Tampere University of Technology de Finlandia ha desarrollado un proceso de producción de caucho que permite fabricar neumáticos que se autoreparan en caso de sufrir pinchazos.

En la actualidad, las ruedas de los vehículos se hacen mediante un procedimiento denominado vulcanización, que consiste en calentar la goma cruda junto con azufre u otros compuestos, con la finalidad de que se formen enlaces cruzados entre las cadenas de polímero del material para que se vuelva más duro y resistente al frío. Sin embargo, esta técnica tiene el inconveniente de que una vez que estos enlaces se rompen, no pueden repararse. 

Pero este equipo de investigadores ha encontrado una solución a este problema. Para ello, han modificado químicamente la goma añadiendo un compuesto de carbono y nitrógeno que aporta durabilidad a al caucho, manteniendo su elasticidad, y a la vez permite que el neumático se autorepare en caso de sufrir una rotura. 

Para comprobar la eficacia de su descubrimiento, en las pruebas de laboratorio practicaron cortes en ruedas fabricadas siguiendo su nuevo método y comprobaron que se reparaban solas a temperatura ambiente. Además, en caso de que el caucho fuera calentado a 100º durante diez minutos, el proceso de regeneración del neumático se aceleraba. En caso de añadir otros agentes al caucho, como el sílice o carbono negro, el poder de autoreparación demostraba ser aún mayor.

Después de ocho días de haber sido arregladas, las ruedas podrían soportar una presión de 52 bar, mucho más alta que la recomendada para conducir un coche. 

También hay otras alternativas para no tener que sufrir nunca más cambiando una rueda. En el siguiente vídeo puedes ver el iFlex desarrollado por Hankook Tire, un neumático que no tiene aire y no se puede pinchar.

[Fuente: American Chemical Society