Nuevo tratamiento para curar las fracturas de huesos graves

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Curar huesos rotos

Nuestro organismo puede curar con facilidad las fracturas pequeñas, pero las lesiones más graves, como las roturas de huesos más grandes, presentan más dificultad en su reparación.

Para proporcionar un tratamiento más eficaz que permita hacer frente a las fracturas más graves, un equipo de investigadores de la Universidad KU Leuven en Bélgica ha desarrollado un nueva terapia que ayuda al hueso a cicatrizar más rápido y de manera óptima.

Tradicionalmente, cuando se produce una rotura de gravedad y se observa que el hueso no cicatriza, los médicos utilizan un implante biológico fabricado con células vivas que promueve la reparación ósea.

 

Regeneración ósea

Sin embargo, estas células tienen muy pocas posibilidades de sobrevivir debido a que en la fractura no encuentran los nutrientes y el oxígeno que necesitan. "En muchas ocasiones, sólo el 30% de las células de los huesos implantados sobrevivirá a los primeros días", explica el profesor Geert Carmeliet.

Esto sucede porque los vasos sanguíneos situados alrededor de la fractura también han sido dañados. Al no haber una irrigación de sangre adecuada, el oxígeno y los nutrientes no llegan a las células que componen el implante. 

Lo que han hecho estos científicos es idear un sistema de acondicionamiento previo que garantice la supervivencia de las células que se van a implantar. Esta técnica consiste en desactivar el sensor de oxígeno PHD2 antes de introducirlas en el paciente. 

Este hidrogel ayuda a regenerar los tejidos y los huesos

Como resultado, las células activan un mecanismo dual de defensa. Por un lado, almacenan combustible de emergencia en forma de glucógeno, que es un depósito de azúcar. Por otro, empiezan a usar glutamina, un ácido con el que producen más antioxidantes. Gracias a estos mecanismos, las células se preparan para sobrevivir a la implantación.

Esta técnica de reprogramación puede aumentar la tasa de supervivencia de las células óseas del 30 al 60%, lo que se traduce en una regeneración más rápida y efectiva de los huesos.