Nuevos datos asocian el consumo de azúcar con la depresión

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Nuevos datos asocian el consumo de azúcar con la depresión

Desde hace años sabemos que consumir azúcar en exceso esta relacionado con el padecimiento de enfermedades como la diabetes, la obesidad, y diversas dolencias inflamatorias. Por si esto no fuera suficiente, un estudio que ha durado 22 años relaciona el consumo de azúcar con enfermedades mentales como la ansiedad y la depresión.

La University College London del Reino Unido ha estudiado durante 22 años los hábitos alimenticios de más de 8.000 adultos, y ha constatado que los hombres que tomaban más de 67 gramos de azúcar al día (el doble del consumo recomendado) sufrían depresión o ansiedad en un porcentaje un 23% mayor que aquellos que tomaban una tasa inferior de azúcar.

Este dato no se aplica a las mujeres porque los datos obtenidos no fueron concluyentes.

El estudio también constató que aquellos que reconocían haber consumido menos azúcar en años posteriores mantenían estables los niveles de estas enfermedades mentales, lo cual refuerza la conclusión de que el azúcar está relacionado con ellas.

La doctora en epidemiología a cargo del estudio, Anika Knuppel, aclara que estos datos no afirman que el consumo excesivo de azúcar produzca ansiedad o depresión, porque se basan en datos de consumo ofrecidos por los pacientes, y está demostrado que las personas recordamos mal las cantidades de azúcar u otros productos que consumimos. Es un estudio que nos da una indicación, pero no es una prueba.

Nuevos datos asocian el consumo de azúcar con la depresión

Descubre el azúcar oculto en los alimentos industriales

Otros expertos también han relacionado el azúcar con la depresión en sus propios experimentos. James Gangwisch, psicólogo de la Universidad de Columbia, ha constatado que las mujeres postmenopáusicas que han consumido azúcar en exceso, padecen más depresión que otras que no lo han hecho. Su explicación es que las comidas dulces suben el nivel de azúcar en sangre muy rápido pero también desciende casi inmediatamente. Este cambio brusco genera estrés en nuestro cuerpo, que responde segregando hormonas como el cortisol y la adrenalina, que con el tiempo pueden producir ansiedad o depresión.

Otro estudio con ratas alimentadas con un alto nivel de grasa y azúcar ha comprobado que su cerebro producía una menor cantidad de una proteína llamada BDNF, que en niveles bajos en humanos se asocia a la depresión.

En conclusión, aunque aún no hay pruebas definitivas de que el azúcar produzca depresión, si hay indicios de relación entre ambos. Una razón más para no abusar de su consumo, y optar por consumir alimentos que nos hacen más inteligentes.

[Fuente: Quartz]

Alternativas al azúcar que puede que no conozcas, en Amazon