Parche anticoagulante con microagujas ayuda a tratar trombos

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Parche con microagujas anticoagulante

De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, cada año mueren entre 60.000 y 100.000 personas en el país por coágulos formados por condiciones conocidas como trombosis venosa profunda o embolias pulmonares, con 10 a 30% muriendo en el primer mes de diagnóstico.

Los coágulos se forman cuando las proteínas en el plasma y las plaquetas se espesan causando una masa. A veces pueden aparecer espontáneamente, pero a menudo son el resultado de lesiones o cirugías.

Ahora, un nuevo parche desarrollado por investigadores en Carolina del Norte podría ayudar a combatir los trombos de una manera novedosa.

El parche cuadrado tiene una serie de microagujas en su parte inferior. Cada aguja consiste en el péptido ácido hialurónico (HA) y el fármaco Heparina.

El HA es una sustancia que se encuentra en el cuerpo humano, especialmente en los ojos y las articulaciones, y se aplica a menudo en la piel como una crema hidratante o para curar heridas.

La heparina es un anticoagulante usado para prevenir coágulos sanguíneos.

Desarrollan una cápsula para tratar la hemofilia.

Las agujas están diseñadas de tal manera que cuando se elevan los niveles de trombina en la sangre, una enzima causante de coágulos, éstas se descomponen y liberan la heparina en el cuerpo.

"Cuanto más trombina hay en el torrente sanguíneo, más heparina se necesita para reducir la coagulación", dice Yuqi Zhang, coautor principal del estudio. "Así que creamos un parche desechable en el que cuanto más trombina hay en el torrente sanguíneo, más Heparina es liberada", añadió.

Parche anticoagulante

Para probar su invención, investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill administraron a ratones una inyección de Heparina o el nuevo parche.

Seis horas más tarde, se les inyectó trombina para provocar coágulos. Quince minutos después de eso, el 80% de los ratones que recibieron la inyección habían muertos, mientras que todos los que recibieron el parche seguían vivos.

"Vamos a mejorar aún más la cantidad de carga de la droga en el parche", dijo Jicheng Yu, el otro coautor principal del documento. "La cantidad de heparina en un parche puede ser adaptada a las necesidades específicas de un paciente y reemplazada diariamente, o menos frecuente, según sea necesario", dijo.

El equipo de investigación está buscando financiación para continuar con los ensayos preclínicos del parche.