Partículas radiactivas de origen desconocido recorren Europa

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Reactor nuclear

El control sobre la energía nuclear y sus peligros parece estar en entredicho. Al histórico accidente de Chernóbil le sucedió de forma más reciente el de Fukushima, y ahora la seguridad de esta forma de producir energía está siendo cuestionada. Por si fuera poco, de forma anormal se ha detectado un incremento de partículas radiactivas en toda Europa.

El material detectado es Yodo-131, con ciclo de vida de unos ocho días. Esto significa que el incidente nuclear que lo ha lanzado a la atmósfera debe haberse producido hace poco. Sin embargo, no hay noticias referentes a ningún accidente en un reactor nuclear en Europa ni tampoco en una planta de yodo.

Según los expertos, si se tienen en cuenta las corrientes de aire y los lugares en los que se ha detectado un aumento de partículas radiactivas, su origen es algún punto de Europa del Este. En distintas zonas de Noruega y Polonia se dio primero la voz de alarma, hace más de una semana. En estos días, la radiactividad ha llegado a Francia, el norte de España y Reino Unido.

Que exista cierta continuidad en las emisiones, de más de una semana, significa que la fuga de elementos radiactivos puede seguir produciéndose. De lo contrario, acabado su ciclo de vida, el Yodo-131 jamás habrá llegado más allá de Centroeuropa.

Qué es el invierno nuclear y por qué debemos tenerle mucho miedo

Este isótopo tiene diversos usos en medicina, el campo donde más se recurre a él. No es demasiado peligroso en pequeñas cantidades. Una exposición más prolongada al yodo-131 sí que podría generar cáncer de tiroides y otras enfermedades parecidas.

Las autoridades noruegas están investigando el suceso para determinar el origen de la radiación, que pese a no ser peligrosa hace palpable la dejadez con la que se manejan estos compuestos en algunos lugares. La seguridad nuclear no sólo afecta al país que acoge el reactor, sino a todo el continente. Una explosión tiene capacidad para contaminar miles de kilómetros, una catástrofe similar a la de Chernóbil.

[Fuente: Barents Observer]