Los peores errores del traductor de Google

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Los peores errores del traductor de Google

El traductor de Google, el servicio de traducción automática de Google, ha cumplido ya diez años. Toda una década facilitandonos la vida y permitiéndonos entender cualquier texto de Internet sin importar el idioma en el que esté escrito. Pero los algoritmos del traductor, como todo, no son infalibles. “La traducción automática es un sistema muy complejo, el sentido de las palabras depende del contexto en el que se emplean” dicen desde el servicio de prensa de Google.

De vez en cuando las malas traducciones incluso se convierten en noticia. A principios de este año saltó la polémica entorno al traductor de Google porque, al parecer, “Federación Rusa” en ucraniano significa “Mordor” en ruso. Y no es el único error políticamente sensible. En el año 2010, Google tradujo “USA is to blame, Russia is to blame, Obama is to blame, Medvédev is to blame” (todos son culpables) como: “Estados Unidos no tiene la culpa, Rusia tiene la culpa, Obama no es culpable, Medvédev es culpable”.

El traductor de Google también llegó a poseer el poder de la transfiguración. Al traducir “Lady Gaga” desde el malayo a cualquier otro idioma se convertía en “Britney Spears”. Lo mismo con Heath Ledger y Tom Cruise o con Samsung y Sony Ericsson. Con todo, hay errores que duelen más que otros. Nos referimos a las malas traducciones que logran trascender al ordenador y se materializan en carteles graciosos de alguna tienda de barrio o de algún chiringuito de playa.

Galería de fotosLas peores traducciones de títulos de películas al españolver las 11 fotos

Por ejemplo, un cartel que pide “turn off showers” (cerrar/apagar las duchas) junto a una piscina se tradujo como “vuelta lejos chaparrones”. Este tipo de fallos de traducción son bastante comunes, especialmente allí donde el cliente es extranjero. Rótulos, pósters, anuncios… la huella de Google Translate está en todas partes.

Los más sonados fracasos, errores y cierres de Google

Las traducciones literales son un riesgo, sobre todo para los más sensibles a la ortografía. Esta utilidad de Google ha abierto un nuevo mundo de posibilidades, pero también nos ha regalado algunas “joyas” que, como mínimo, aceleran el pulso del lector. Otros errores de traducción, como esta sugerencia de “men are men, and men should clean the house” por “men are men, and woman should clean the house” son menos graciosos, pero nos recuerdan que todavía queda mucho algoritmo que perfeccionar