Las personas transmiten felicidad por el olor

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
personas transmiten felicidad por olor

Podemos reconocer que una persona es feliz por su amplia sonrisa, por sus gestos o porque se está riendo continuamente. Sin embargo, hasta ahora, no había una forma científicamente correcta de identificarla. Un grupo de investigadores de la Universidad de Koc en Estambul, Turquía, y el Instituto de Psicología Aplicada de Lisboa, Portugal, afirma que la felicidad puede olerse y contagiarse

El estudio asegura que la felicidad genera sustancias que aparecen en el sudor y esa señal la huelen las personas que se encuentran cerca.

Pero no sólo eso. Las pruebas aseguran que, al oler la felicidad, nos sentimos más felices. "El sudor humano producido por una persona que está contenta induce a un estado similar en alguien que huele este olor", afirma Gun Semin, coautor de la investigación. 

En estudios previos, este grupo de investigadores había descubierto que las emociones negativas, como el miedo o la pena, pueden comunicarse a través del sudor. Teniendo estas pruebas como base, este grupo de científicos recogió muestras de 12 hombres jóvenes después de que cada uno de ellos viera vídeos diseñados para que se sintieran felices. 

Harvard envía vía iPhone el primer olor desde París a NY

A su vez, 36 mujeres fueron expuestas a los olores que transmitían los hombres mientras se monitorizaban sus reacciones. Y es que, al parecer, las chicas tienen un sentido del olfato mejor que el de los chicos, y además son más sensibles a cualquier tipo de señal emocional. 

Las expresiones faciales de ellas al oler el "sudor feliz" mostraban una actividad en los músculos faciales que se considera que representa la felicidad. 

Sin embargo, los investigadores no lograron demostrar cuál es la naturaleza de los componentes químicos del sudor. "Lo que es interesante es que sugiere que una emoción positiva puede comunicarse", señala Dalton. 

Los expertos aseguran que, tras demostrar que la felicidad se puede oler, el siguiente paso es averiguar cuál es la diferencia en las sustancias químicas entre el sudor del miedo y el sudor feliz que median en dichos efectos. Esto abriría la puerta al estudio de lo que está pasando a nivel mecánico.

Si, a pesar de todo, prefieres estar infeliz, pero seco, te recomendamos el tratamiento de Perspirex.