Primeros vuelos de las libélulas cyborg por control remoto

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
libelula cyborg

El pasado mes de enero, un equipo de ingenieros de la compañía de I+D Charles Stark Draper Laboratory, en colaboración con el Instituto Médico Howard Hughes, empezó a trabajar en el desarrollo de insectos robóticos vivos por control remoto al más puro estilo de la serie Black Mirror. En concreto, se trata de libélulas cyborg denominadas DragonflEye (en inglés, libélula y ojo) que son el resultado de la fusión de alta tecnología con insectos vivos. 

Son libélulas reales ligeramente modificadas mediante bioingeniería que incorporan una mochila con elementos electrónicos, compuesta por una cámara, sensores y una célula solar que le proporciona la energía necesaria para funcionar. El dispositivo interactúa con el sistema nervioso modificado del insecto, de tal forma que es posible manejar su dirección de vuelo por control remoto. 

Pasados seis meses desde el inicio del proyecto, ahora el laboratorio nos muestra un vídeo con las libélulas cyborg en acción. Puedes verlo a continuación.

Los científicos explican que, a diferencia de otros ensayos con insectos cyborg, para la creación de las DragonflEye no se sustituyen los sensores ni los músculos del animal, sino que se emplean electrodos ópticos que inyectan comandos de dirección directamente en el sistema nervioso de las libélulas mediante pulsos de luz. Gracias a esto, el insecto conserva intactas sus habilidades de vuelo, y los investigadores únicamente controlan la dirección.

Los 5 mejores drones con cámara por menos de 100 € de eBay

De momento el proyecto se encuentra en su fase inicial. Los investigadores esperan poder integrar más sensores en la mochila de las libélulas que permitan recabar datos de lugares remotos a los que los drones convencionales no tienen acceso. Las aplicaciones de estos insectos cyborg son muy amplias, ya que se pueden emplear en el ámbito de la vigilancia, el salvamento o la polinización controlada, entre otros muchos ejemplos.

No te pierdas la tienda de drones de Amazon España

No obstante, dado que se trata de la manipulación genética de un ser vivo, entorno a este tipo de experimentos surge un debate ético entre los detractores y los defensores de la técnica: hay quienes consideran que es una atrocidad y maltrato animal en toda regla, mientras que otros piensan que su aplicación puede ayudar a salvar vidas.

[Fuente: IEEE Spectrum]