Reglas mnemotécnicas y trucos para mejorar la memoria

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Reglas mnemotécnicas y trucos para mejorar la memoria

El cerebro humano es la obra cumbre de la Naturaleza. Ninguna tecnología puede igualarlo... por ahora.

Los superordenadores más potentes del mundo apenas alcanzan la potencia de proceso de un pequeño roedor, ocupan una sala entera y requieren 10 millones de vatios de potencia para funcionar. Un cerebro humano cabe en una caja de zapatos y consume 20 o 30 vatios a pleno rendimiento.

Es un órgano tan asombroso como desconocido. ¿Por qué nos olvidamos de cosas recientes pero recordamos con detalle datos aprendidos hace décadas que no necesitamos? ¿Cómo se podría aplicar ésto para mejorar la memoria?

Soy una persona olvidadiza. Tengo que apuntar los cumpleaños de mis sobrinos y hacer una lista de la compra antes de ir al supermercado, para no olvidarme de nada. Pero si alguien me pregunta cuáles son las bases nitrogenadas del ADN y cómo se emparejan, responderé al instante: la adenina se empareja con la timina y la guanina con la citosina. Es un dato que aprendí en la escuela, y no he vuelto a usar en mi vida. ¿Por qué no se me olvida?

Mientras nos explicaba el funcionamiento del ADN, mi profesor de Ciencias Naturales nos dijo: "¿Queréis que os cuente un truco para recordar las bases del ADN? Aprended esta frase: Adelantamiento Temerario, Guardia Civil". La primera letra de cada palabra recuerda a una base y se empareja con la siguiente: Adenina-Timina, Guanina-Citosina.

No tengo ni idea de por qué ocurre, pero cuando pienso en el ADN me viene a la memoria la frase, y al instante recuerdo los nombres y la relación de las bases del ADN. Sin yo saberlo, mi profesor de Ciencias me estaba enseñando una sencilla regla mnemotécnica para aprender información compleja: convertir los datos en frases sencillas de recordar.

Hay otras muchas, así que vamos a descubrir trucos para mejorar la memoria para recordar información importante: desde una fórmula matemática antes de un examen a la contraseña del router o la fecha del cumpleaños de tu suegra. Para que no te eche en cara que te has olvidado de ella...

Reglas mnemotécnicas para mejorar la memoria

Reglas mnemotécnicas y trucos para mejorar la memoria

Aún no conocemos por completo los mecanismos que regulan la memoria, pero sí sabemos que hay factores que ayudan a reforzar los recuerdos, o que actúan como un disparador para recordar algo. Seguro que hay cierto olor o una melodía concreta que dispara un recuerdo en tu cerebro, sin que tu lo hayas ordenado.

Existen trucos para mejorar la memoria que permiten archivar un recuerdo complicado, como un número muy largo o una lista de nombres.

Regla de la longitud de las palabras

Esta regla mnemotécnica o truco para memorizar mejor se usa cuando tienes que memorizar un número muy largo.

Cada número se cambia por una palabra que tenga ese número de letras. Por ejemplo, si tienes que memorizar el número 372, se buscan palabras relacionadas que tengan 3, 7 y 2 letras. Es más efectivo cuando el número es muy largo.

Imagina que deseas memorizar el número 3527251634. Basta con que recuerdes esta frase: Muy ancho el planeta es, mares y océanos hay aquí. La primera palabra tiene 3 letras, la segunda 5, la tercera 2, etc. Así obtienes el número automáticamente.

Regla de la fábula

Este es uno de los trucos para mejorar la memoria más sencillos. Consiste en inventarse una historia que contenga la información que quieres memorizar. Para el cerebro es más sencillo recordar la historia. 

Imagina que necesitas recordar el número 3120947945137. Nos inventamos un guión que contenga dichos números:

3 hermanos quedaron a las 12:09 y acudieron a la calle de la Memoria, portal 47. Subieron a la planta 9 y llegaron hasta un piso con 45 ventanas. Llamaron 137 veces a la puerta.

Te resultará más sencillo recordar esta historia que el número concreto.

Regla de la cadena 

Es una variante de la anterior. Se trata de inventar una historia excéntrica y sin sentido, que permita enlazar una palabra con la siguiente. Como más raro sea el cuento, mejor. Seguro que no te acuerdas de la anciana de pelo gris con la que te cruzaste hace cinco minutos, pero recuerdas el rostro de la mujer de pelo morado que viste el mes pasado.

Imagina que tienes que recordar las palabras pendrive, tijeras, bonsai, médico, auriculares. Creamos esta historia: el pendrive se fue a la discoteca a bailar y allí ligó con la señorita tijeras, que se bebió dos copas de más y sin querer cortó las ramas del bonsai. Acudió al médico y éste le curó mientras escuchaba música por los auriculares.

Reglas mnemotécnicas para mejorar la memoria

Regla de la primera letra

Ya la hemos presentado en la introducción. Se basa en coger la primera letra de las palabras que quieres recordar, y usarla para construir una frase más sencilla. Funciona mejor cuando esta primera letra no se repite.

Por ejemplo, imagina que deseas memorizar las provincias de Andalucía:  Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. Debemos formar una frase coherente con la primera letra de cada provincia: Ana Compró Café en Grano, Huevos, Jamón y Muchos Salchichones.

Si usas palabras chocantes o graciosas, como Salchichón, será aún más fácil de recordar. La primera letra de cada palabra te ayuda a recordar la provincia, y la frase completa asegura que no te olvidas de ninguna. Una forma muy eficaz para recordar cosas y un truco para mejorar la memoria muy efectivo.

Regla de las palabras inventadas

Consiste en inventarse una o dos palabras formadas por la primera letra o las primeras sílabas de la información que se desea recordar. Por ejemplo, imagina que quieres memorizar las provincias de Castilla y León: Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora. Lo transformamos en la secuencia Abulepa Saseso Vallamora. Apréndetela y te ayudará a recordarlas.

Como en la regla mnemotécnica anterior, es muy útil para no olvidarnos de ninguna.

Regla de los lugares

Este truco se basa en asociar información a los lugares de una ruta conocida. Imagina que tienes que ir al supermercado a comprar huevos, detergente, tomates, desodorante y aceite. Asócialos a una ruta que hagas a diario: tengo que pasar por el banco para coger huevos y aceite, cruzo la calle hasta el kiosco de los tomates (es rojo), y paso por la limpia farmacia a por desodorante y detergente (aunque en realidad vas al supermercado).

También funciona con las habitaciones de tu casa, si las vas recorriendo mentalmente en un orden y metiendo uno o varios objetos relacionados en cada una.

Regla de las integrales

Cuando tienes que memorizar fórmulas matemáticas o derivadas, resulta útil una variante de la regla de la Primera Letra. Imagina que tienes que memorizar esta fórmula:

Con cada letra formamos una palabra en una frase coherente: un día vi una vaca menos el rabo (la integral) vestida de uniforme.

un día vi: udv

una vaca menos el rabo: uv - ∫

vestida de uniforme: vdu

Juntamos todo:  ∫ udv = uv - ∫ vdu

Regla de la palabra pinza

Es uno de los trucos para mejorar la memoria más complicados de poner en práctica, pero si lo dominas puedes memorizar información muy compleja y sin relación entre sí.

Comienza buscando una palabra que rime con los números del 1 al 10 o los días de la semana. Es la palabra pinza. Por ejemplo:

uno - tuno

dos - tos

tres - traspiés

cuatro - teatro

etc.

Debes aprenderte estas rimas.

Imagina que debes memorizar las palabras Letonia, deltoides y cadmio. Comienza por el número uno. Su palabra pinza es tuno. Imagina un tuno tocando una melodía bajo el balcón de su amada. Visualizas la pandereta y en ella tiene grabada la palabra Letonia. Es importante visualizar la escena con todo detalle: el balcón, el rostro del tuno, su cuerpo, el detalle de la ropa, la capa, y la pandereta, con la palabra Letonia escrita.

La palabra pinza del número dos es tos. Imagina a un fumador tosiendo mientras echa humo por la boca. Te acercas a ella y miras en su interior. En la campanilla está escrita la palabra deltoides. Repite con todos los números que necesites.

Cuando quieras recordar una palabra recuerda su número, y al momento recordarás su palabra pinza. Te vendrá a la memoria la imagen y al revivirla, visualizarás la palabra escondida en la pandereta, la campanilla, etc. La clave es visualizar bien la escena, con todo detalle, cuando la memorizas.

El ambiente adecuado

Se sabe que existen ciertas condiciones ambientales que favorecen la memoria, y ayudan a recordar información con más facilidad.

Diversos estudios han demostrado que escuchar música clásica mejora la memoria y el aprendizaje. Este tipo de música dinamiza la actividad de los genes implicados en la memoria, el aprendizaje, la secreción y el transporte de la dopamina, una molécula que disminuye la presión arterial y protege la mucosa intestinal. En el caso del cerebro, la dopamina fortalece la comunicación neuronal.

Otra secilla forma de memorizar mejor y mejorar la memoria a corto plazo es echarse una siesta de unos 45 o 60 minutos. Por ejemplo, antes de estudiar para un examen. Investigadores de la Universidad de Saarland (Alemania) han demostrado que las personas que se habían echado una siesta previa, memorizaban más palabras que otras que no lo habían hecho.

Reglas mnemotécnicas para mejorar la memoriaEstá reforzando la memoria

Se positivo

Seguro que has oido hablar de los placebos: medicinas o remedios que no hacen absolutamente nada, pero que producen beneficios en el organismo porque nuestro cerebro cree que curan de verdad. Muchos médicos atribuyen esta propiedad a la homeopatía.

El efecto contrario también funciona: hay casos documentados de indígenas americanos que han fallecido a los pocos días de que el chamán de la tribu les haya echado una maldición o les haya pronosticado su muerte. El único poder era la autosugestión.

También se sabe que una mentalidad positiva ayuda a curar más rápido todo tipo de enfermedades. Nuestra forma de pensar afecta a nuestro cuerpo, para bien o para mal. Y como parte de él, a nuestro cerebro. Si repites constantemente "no puedo aprender esto", "no soy capaz de memorizar esta lección", "voy a suspender mañana", el cerebro rinde peor e incluso despierta la ansiedad y el estrés que bloquea aún más la memoria.

Antes de memorizar algo importante, repite varias veces en voz alta "tengo buena memoria" o "es fácil recordar esto". Pensamientos positivos que reducirán la ansiedad y conseguirán que tu cerebro rinda al 100%.

Adorna los recuerdos

Aunque estés estudiando matemáticas o un aburrido texto antiguo, lo recordarás mejor si lo asocias a imágenes o peliculas. Mientras memorizas asocia el contenido a una foto, un dibujo, o una secuencia de una pelicula que esté relacionado. Cuando debas recordarlo esa imagen te vendrá a la memoria y te será más fácil recuperar la información asociada.

Extrae lo esencial y haz resúmenes

Si estas aprendiendo un texto largo subraya lo más importante, y céntrate sólo en eso.  Repite y repite para memorizarlo. La repetición es la clave para retener información.

Haz también resúmenes y esquemas, escribiéndolos a mano. Al escribir una idea la memoria la retiene mejor. Los resúmenes sirven para ayudar al cerebro a extraer los datos, al recordarlos. Es como lanzar un cubo al pozo y sacar agua.

Independientemente de la regla mnemotécnica o los trucos para mejorar la memoria que elijas poner en práctica, la clave para que funcione es practicar. Úsala varias veces en diferentes situaciones y ya verás cómo te resulta útil.

Reglas mnemotécnicas para mejorar la memoria

Implantes cerebrales aumentarán la capacidad de memoria

Trucos para mejorar la memoria y mantener el cerebro en plena forma

Independientemente de que uses o no reglas nemotécnicas para reforzar la memoria, hay una serie de consejos que sirven para cuidar mejor nuestro cerebro, y con ellos mejorar su funcionamiento. Esto se traduce en una mayor capacidad para recordar las cosas, para razonar o para tomar las decisiones correctas.

¿Cuántas memorias existen?

Es importante saber que no existe la memoria como tal. Se sabe que hay diferentes sistemas de retención que son independientes. Pacientes operados del cerebro han perdido la memoria a corto plazo (no recuerdan la salida del cine), pero mantienen intacta la memoria a largo plazo.

  • Memoria sensorial: es la información que nos proporcionan nuestros sentidos. Hoy hace frío y cuando salga a la calle tendré que abrigarme, esa camisa está desteñida y hay que comprar otra, etc.
  • Memoria a corto plazo: información que recibes y que se recuerda sólo durante uno o dos minutos. Un número de teléfono, un recado, una conversación, etc. Es limitada y se llena si recibe mucha información a a la vez.
  • Memoria a largo plazo. Almacena información durante décadas, y no se sabe si tiene un límite.

Dormir es el mejor ejercicio

Mientras que los músculos de nuestro cuerpo exigen que nos movamos y hagamos ejercicio para mantenerlos en forma, el motor regulador del cerebro es el descanso nocturno. Aunque un adulto puede llevar una vida normal durmiendo 5 o 6 horas, mantener el cerebro en plenitud exige dormir al menos 7 u 8 horas. El sueño refuerza la memoria, hace que los recuerdos se asienten, y filtra todo aquello que no necesitamos.

Como hemos comentado, la siesta de media hora también es un excelente truco para mejorar la memoria, especialmente si debes realizar actividades intelectuales por la tarde, como trabajar o estudiar.

El estrés a raya

Otro factor que afecta negativamente a la memoria es el estrés. Se ha demostrado que las personas estresadas retienen peor el aprendizaje, e incluso lo olvidan por completo a las pocas horas.

Relájate, medita, desconecta, y reduce la ansiedad antes de estudiar para un examen o trabajar en un proyecto profesional complicado. Un buen truco consiste en cerrar los ojos y realizar 8 o 10 respiraciones lentas y profundas, exhalando el aire muy despacio, para relajar el cuerpo.

Haz ejercicio

El cerebro necesita horas de sueño para recargar las pilas, pero también oxígeno para optimizar su actividad celular. El ejercicio físico favorece la circulación de la sangre y la oxigenación de las células del cerebro.

Evita las distracciones

Para hacer su trabajo, la memoria necesita concentración. No esperes aprender esas fórmulas matemáticas o los elementos de la tabla periódica si al mismo tiempo estás leyendo los mensajes del móvil o viendo la televisión. Quizá puedas hacerlo, pero tardarás más o se olvidarán antes.

Esto también se aplica al entorno de trabajo. El desorden, el amontonamiento de objetos en la mesa del despacho o de estudio, distrae la mente y evita que se concentre en la tarea de memorizar. Intenta que la mesa en la que trabajas o estudias esté lo más despejada posible. De hecho, vacíala por completo. Lo mismo se aplica a la sala, en la medida de lo posible.

Entrenamiento

Las sopas de letras, el Sudoku, los videojuegos de puzzles y retos mentales ayudan a mantener la memoria en forma. Pero no hace falta recurrir a ellos para ejercitarla. Cualquier momento es bueno para poner a la memoria a trabajar. Por ejemplo, mientras estás visitando una web recuerda los nombres propios o las marcas que te encuentres, y luego intenta rememorarlos todos.

Las reglas mnemotécnicas y los trucos para mejorar la memoria son sencillos de aplicar y está demostrado que funcionan. Elige los que más te gusten y, sobre todo, practica una y otra vez. Sólo así serán efectivos.

[Fuente: WikipediaAula Fácil, PsicoZurbaran]