Una seda de araña artificial tan resistente como la natural

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Científicos han creado una seda de araña artificial

La seda de araña es una de las telas más resistentes -y a la vez flexibles- que existen en el mundo. Dado que estas cualidades podrían resultar muy beneficiosas para el ser humano, un grupo de científicos se ha puesto manos a la obra y ha sido capaz de crear una seda de araña artificial que tiene prácticamente las mismas características que la natural.

La nueva seda de araña sintética es igual de resistente que la que crean estos pequeños arácnidos y también cuenta con una alta flexibilidad, aunque en este último punto los creadores de este nuevo material señalan no han podido ser tan precisos como lo hacen las arañas.

El proyecto comenzó en 2010 bajo la financiación de la National Sciencie Foundation de los Estados Unidos, y no ha sido hasta ahora que los científicos han podido crear un producto sintético que se asemeje lo suficiente a la seda original.

Fuentes de la investigación aseguraron que: "Dado que las arañas son territoriales y producen pequeñas cantidades de seda, cualquier aplicación industrial de la seda de araña requiere la producción de spidroins [proteínas] recombinantes y fibras artificiales".

Los spidroins son proteínas de la seda de araña que contienen levadura, bacterias y células de insectos, por ello resulta muy complicado crear un material prácticamente similar y el sintético no puede contener todas sus propiedades. Este es el pie que flojea de la investigación y por ello la seda de araña natural, incluso tras este descubrimiento, sigue siendo mucho más perfecta que la sintética.

Este insecto es capaz de conducir a un robot con los olores

La seda de araña creada por los científicos podrá ser utilizada con todo tipo de fines industriales si a partir de ahora empieza a producirse en masa, ya que podría resolver determinados problemas que tienen las empresas para unir materiales o crear estructuras más resistentes de algunos productos seleccionados.

Lo cierto es que determinados materiales naturales como la seda de araña podrían tener usos para la industria o la innovación tecnológica, por ello resulta bastante normal que científicos de todo el mundo intenten copiar este tipo de elementos para crearlos en masa de forma artificial.

[Fuente: Revista Nature (PDF)]