Si desayunas poco o nada, estás perjudicando tus arterias

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
desayuno

Si todavía no te tomas el desayuno en serio, ha llegado el momento en que le prestes atención a la primera comida del día. De acuerdo con los resultados de un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), desayunar poco o nada es malo para tus arterias y multiplica el riesgo de sufrir lesiones ateroscleróticas. 

La investigación, que ha sido publicada en la revista científica The Journal of American College of Cardiology (JACC), efectúa un seguimiento a largo plazo de más de 4.000 participantes de mediana edad mediante técnicas de imagen. El objetivo del trabajo consistía en observar la acumulación de grasas en las paredes de las arterias, llamadas placas ateroscleróticas, así como evaluar la progresión de lesiones ateroscleróticas latentes, teniendo en cuenta factores moleculares y ambientales, como la alimentación o la práctica de deporte. 

Una de las tareas del equipo ha consistido en analizar la relación entre tres patrones de desayuno y los riesgos cardiovasculares que pueden conllevar. El 20% de los individuos tomaba un desayuno con alto valor energético (20% de las calorías diarias), el 70% tomaba un desayuno con bajo valor energético (entre el 5 y el 20% de calorías diarias), y un 3% no tomaba nada o comía muy poco (menos del 5% de calorías diarias).

El chocolate negro con aceite de oliva reduce el riesgo cardiovascular

Los resultados del estudio revelan que un desayuno que tenga menos del 5% de las calorías diarias recomendadas (100 calorías para una dieta de 2.000) duplica las posibilidades de padecer aterosclerosis. En las ecografías vasculares observaron una presencia hasta 1,5 veces mayor que el número de placas ateroscleróticas y una afectación de hasta 2,5 veces más en las personas que no tomaban desayuno frente a las que consumían un alto valor energético.

"No desayunar podría ser un verdadero marcador o incluso un factor de riesgo para las fases iniciales de la enfermedad aterosclerótica", concluye José María Ordovás, coautor del trabajo.

[Fuente: Agencia Sinc]