SpaceX logra el sexto lanzamiento y aterrizaje de un Falcon 9

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
SpaceX logra el sexto lanzamiento y aterrizaje del Falcon 9

La corporación aeroespacial de Elon Musk, SpaceX, ha logrado completar con éxito el sexto lanzamiento de su cohete Falcon 9, consiguiendo además que una vez más este aterrize sin ningún problema sobre una plataforma marina, y demostrando nuevamente que es posible reutilizar los cohetes espaciales ahorrando así una gran cantidad de dinero por cada lanzamiento.

Después de despegar a las 01:26 (EDT) de Cabo Cañaveral (Florida), el Falcon 9 logró con éxito completar el lanzamiento de un satélite de comunicaciones japonés, el JCSAT-16, en la órbita geostacionaria de transferencia (GTO). Una GTO es básicamente una órbita elíptica que lleva al satélite a más de 32.000 kilómetros de altura respecto a la superficie de la Tierra.

Se trata de una maniobra extremadamente difícil debido a la alta velocidad que requiere y la cantidad de combustible necesario durante el lanzamiento. De este modo, el Falcon 9 vuelve a demostrar la efectividad de su sistema en dos fases que permite reutilizar el cohete logrando que este aterrice, mientras su parte superior continúa el resto del trayecto, aunque por ahora solo se han usado cohetes nuevos.

La propulsión en ambas fases se encadena para lograr alcanzar la velocidad orbital, contando el cohete principal con nueve motores (de ahí el nombre Falcon 9), y es capaz de llevar cargas de hasta 22.800 kilogramos a la órbita baja de la Tierra, y de hasta 8.300 kilogramos hasta la GTO, según afirma SpaceX.

SpaceX aterriza el Falcon 9 en una plataforma marina

La clave de este sistema de dos fases para llegar a la órbita reside, como comentaba, en el hecho de que SpaceX diseñó la primera fase para que fuese reutlizable. Gracias a su diseño específico, la compañía puede reducir costes drásticamente abriendo la puerta a la posibilidad para el transporte al espacio, logrando un viaje más eficiente.

En el lanzamiento de este domingo 14 de agosto se utilizó un Falcon 9 Full Thrust, que cuenta con un aumento del 30% en su rendimiento respecto a la versión del mismo del año 2013, el cual era un 60% más pesado. Por ahora, la compañía está acumulando los cohetes de primera fase que han sido utilizados hasta ahora, y se prevé que dentro de poco empiecen a reutilizar los modelos de misiones anteriores.

[Fuente: The Verge]