La subida de temperatura en el Ártico: "hay algo que está mal, muy mal"

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
La subida de temperatura en el Ártico alerta a los expertos

Las palabras de Andrew Freedman, un editor especializado en contenidos científicos, han dado la vuelta al mundo entero: "Hay algo que está muy, muy mal con el clima del Ártico", sentenció hace algunos días Freedman desde su cuenta oficial de Twitter tras darse a conocer el último registro de temperaturas en esta remota parte del planeta.

Y no es para menos: lo que era un fenómeno que tan solamente se daba en el Ártico una vez en cada década se ha convertido en un problema que ya se ha repetido tres veces en los últimos 12 meses. Nadie sabe cómo explicar este repentino cambio de tendencia -un cambio que, en realidad, de "repentino" tiene poco: la Tierra nos estaba enviando señales desde hace mucho tiempo-, pero a la hora de buscar a los culpables todos los dedos coinciden en señalar al mismo sitio: el cambio climático.

Estamos hablando, por supuesto, de la subida de la temperatura en el Ártico. Pero no nos referimos al hecho de que la temperatura en el Polo Norte haya subido en los últimos años, cosa que no debería coger por sorpresa a nadie, sino al significativo dato de que esta subida de temperatura no parece tener fin. La consecuencia directa de esta situación es que la extensión de hielo en el Ártico ha registrado en enero de 2017 su mínimo histórico para este mes del año, y no parece que la llegada del invierno vaya a poner freno a esta escalada de temperaturas.

La gráfica que muestra la evolución de la extensión del hielo en el Ártico durante todos los meses desde el año 1979 es el mejor ejemplo de la gravedad de la situación. Desde medios como Kuac.org se han hecho eco de unas cifras oficiales del National Snow and Ice Data Center que revelan que en este pasado mes de enero ha habido unos 258.998,81 kilómetros cuadrados de extensión de hielo menos en el Ártico que en el mismo mes del año pasado.

"Las ridículamente elevadas temperaturas que se han registrado en el Ártico durante los meses de octubre y noviembre del año pasado se salen de las gráficas de los datos que hemos registrado en los últimos 68 años", ha señalado Jennifer Francis, un investigador de la Universidad Rutgers (Nueva Jersey, Estados Unidos) que se encarga de estudiar el comportamiento del Ártico.

Cuando se dice que en el Ártico se está dando un fenómeno que antes solamente se repetía una vez cada diez años, a lo que hace mención es a la subida de temperaturas en esta zona del planeta durante el invierno. La temperatura puede aumentar durante algún mes del invierno, pero lo que no es normal es que este año la temperatura en el Polo Norte haya crecido durante tres meses seguidos.

La gráfica que muestra la extensión de hielo en el Ártico desde el ano 1979

El problema reside en que la subida de temperaturas que se está viviendo ahora mismo en el Ártico ya no respeta ni las diferentes épocas del año. Hace meses que el Polo Norte arrancó oficialmente su particular invierno, una época en la que la superficie del hielo normalmente recupera una buena parte del terreno que ha perdido durante el resto del año.

Este año está ocurriendo todo lo contrario: no solamente no se está recuperando terreno de hielo, sino que incluso se están derritiendo más kilómetros cuadrados todavía. En noviembre del pasado año 2016 ya empezaron a saltar todas las alarmas tras detectarse que la temperatura media había aumentado en 2,2ºC en unas fechas en las que lo lógico es que la temperatura empezara a caer de forma gradual.

El siguiente gráfico, el cual muestra la progesión de la extensión del hielo en el mundo entero, debería terminar de convencer del problema incluso a los más escépticos.

La extensión del hielo en todo el mundo en las últimas décadas

Tal y como explica Antonio Ruiz de Elvira en El Mundo, es cierto que la temperatura media global del aire de los últimos años ha aumentado en toda la Tierra, pero desde luego lo ha hecho mucho más en el Ártico que en las partes más centrales del planeta. Si en tierra firme ya estamos sufriendo los problemas de uno de los responsables del cambio climático, lo que nos espera si siguen creciendo las temperaturas en estas frías zonas del planeta puede ser todavía peor.

[Fuente del tweet: Andrew Freedman en Twitter | Más información detallada: ClimateCentral.org]