Tecnología RFID para hacer papel inteligente y conectado

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
papel inteligente

El papel es un objeto común y de uso cotidiano que destaca por su versatilidad y sus infinitas aplicaciones. Sin embargo, aunque se puede utilizar para muchas cosas, en el mundo conectado en el que vivimos en la actualidad podemos echar en falta que sea inteligente y se pueda comunicar con otros objetos.

Para superar este inconveniente, un equipo de investigadores de la Universidad de Washington, la Universidad Carnegie Mellon y Disney Research ha desarrollado un sistema para crear papel inteligente que se puede comunicar e interconectarse con otros dispositivos. 

Esta tecnología se llama PaperID y permite dibujar interfaces funcionales inalámbricas sin batería en el papel. Está basada en la identificación por radiofrecuencia (RFID por sus siglas en inglés), un sistema de almacenamiento y recuperación remoto de datos que utiliza dispositivos denominados etiquetas o tags RFID. Esta tecnología se emplea principalmente con el objetivo de identificar objetos mediante ondas de radio.

Lo que han hecho estos científicos es aplicar esta técnica para dotar al papel de capacidades de detección que le permitan responder ante diferentes comandos y conectarse con el universo digital.

Esto se consigue mediante etiquetas RFID que se dibujan o se imprimen sobre el papel, creando interfaces interactivas y ligeras que pueden hacer cualquier cosa: encender o apagar un dispositivo, iniciar o terminar acciones, controlar la velocidad y el ritmo de la música, interactuar con la iluminación o crear un sistema de participación en concursos o exámenes, entre otras muchas aplicaciones.

Etiqueta RFID en papel

Se puede interactuar con las etiquetas RFID de siete maneras diferentes: cubriéndolas, tocándolas, deslizando el dedo de una a otra lateralmente, tocándolas de manera giratoria, deslizando el dedo hacia arriba, moviéndolas con la mano o pasando la mano por encima. Este amplio abanico de métodos de interacción ofrece muchas aplicaciones potenciales para esta tecnología. 

Además, PaperID tiene la ventaja de que es muy rápido de aplicar y muy barato de fabricar. Las etiquetas RFID se pueden imprimir fácilmente o dibujarse con un rotulador especial y los investigadores estiman que cada una puede tener un coste de unos 10 centavos de dólar (unos 9 céntimos de euro).

Este papel de grafeno para las paredes genera electricidad

"Esta técnica se puede extender más allá del papel a una amplia gama de materiales y escenarios de uso", asegura Alanson Sample, científico de Disney Research. "PaperID ofrece una nueva manera de enlazar los mundos reales y virtuales a través de interfaces gestuales ubicuas y de bajo costo".