Uber y NASA se unen para crear el coche volador en 2020

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Uber y NASA se unén para cear el coche volador en 2020

Cada vez es más común oír hablar que grandes compañías están interesada en el desarrollo de drones o coches eléctricos, inteligentes, autónomos o, incluso, voladores que faciliten nuestra manera de transportarnos en el futuro. Quizás ya no esté tan lejos como pensábamos. El proyecto del vehículo volador de Uber, Elevate, ha aparecido hoy de nuevo con una serie de anuncios sobre dónde aparecerá por primera vez, quién trabajará en él y cuál será su aspecto cuando finalmente despegue.

Durante el discurso del jefe de productos de Uber, Jeff Holden, en la Web Summit de Lisboa, ha anunciado que la compañía añadirá una tercera ciudad, Los Ángeles, a su lista de lugares donde espera poder abrir su servicio de taxis aéreos para el año 2020. La ciudad de las estrellas se une a Dallas y Dubai como ciudades anunciadas en las que Uber trabajará en este programa.

El mismo Holden también ha destacado que Uber ya ha firmado un Acuerdo de Ley Espacial con la N.A.S.A. para crear un nuevo sistema de control del tráfico aéreo para este tipo de naves. No contentos con la primicia, Uber lanzó un video producido con brillantez para demostrar cómo se vería el uso de su servicio de taxi aéreo desde la perspectiva de una madre trabajadora que solo quiere llegar a casa con sus hijos.

Es la primera vez que Uber presenta su plan para llevar el viaje compartido a los cielos, pero el proyecto aún enfrenta obstáculos significativos. El tipo de avión que Uber imagina para transportar pasajeros de azotea en azotea es eléctrico, autónomo y con la capacidad de despegar y aterrizar verticalmente (VTOL), no existe todavía. Por lastima para Uber, ni siquiera la infraestructura para soportar tal vehículo es viable hoy en dia. Los expertos sugieren que la ingeniería y la regulación pertinente probablemente obstaculicen que los autos voladores despeguen de tal manera.

Lo último en drones de Amazon

Al menos 19 compañías están desarrollando planes de automóviles voladores. Estos incluyen fabricantes aeronáuticos como Boeing y Airbus, o pequeñas startups como Kitty Hawk, propiedad del fundador de Google, Larry Page.

Mientras tanto, Uber ha logrado grandes avances en la asociación con un puñado de firmas de fabricantes de aviones, y reguladores para facilitar sus posibilidades de desarrollar un servicio de taxis voladores. Holden deja caer que se anunciarán más alianzas en el futuro, especialmente con los fabricantes.

Holden, ya ha sugerido que incluso sin un producto demostrable, Uber Elevate está más cerca de lo que mucha gente piensa: "Ha habido un gran progreso. Ha sido un proceso muy interesante lograr que nuestros socios de fabricación de vehículos estén alineados con las especificaciones de rendimiento, de modo que estén construyendo vehículos que se alineen con lo que necesitamos para que Elevate tenga éxito. Así que hay mucho progreso”.

Uber aircraft

Trabajar codo con codo con el equipo de la N.A.S.A es un gran negocio para Uber ya que permite la participación de Uber en el proyecto de administración de tráfico no atornillado (UTM) de la N.A.S.A., que se introdujo por primera vez en 2015 para regular el tráfico de drones.

La compañía pretende comenzar a operar una flota de naves de vuelo bajo alrededor del aeropuerto Dallas-Fort Worth, mientras trabaja con los controladores de tráfico aéreo para evitar invadir la rutas de vuelo comerciales, en un intento de probar el sistema UTM de la N.A.S.A. "La N.A.S.A. está muy centrada en lograr la adopción de UTM. Uber está realmente tratando duro para poner en producción este nuevo sistema de tráfico aéreo" declaró Holden.

El acuerdo no implicará ninguna transferencia de dinero, pero permitirá a Uber y la N.A.S.A. intercambiar tecnología y experiencia. La compañía de ride-hail ya tiene fichado a Mark Moore, un veterano de la N.A.S.A. y experto en VTOL, para ayudar a ejecutar el proyecto Elevate.

Uber airport

Holden también quiso compartir que la decisión de expandir el proyecto de los taxis aéreos de Uber a Los Ángeles, una ciudad de perpetuo embotellamiento, era natural. "Es una de las ciudades más congestionadas en el mundo de hoy, no tienen infraestructura de transporte masivo. Este tipo de enfoque nos permite implementar a bajo costo un método de transporte masivo que en realidad no empeora el tráfico".

Los cargos electos de la ciudad han firmado un acuerdo aunque Uber dice que llevará a cabo reuniones comunitarias para escuchar las preocupaciones de los residentes sobre el ruido, la contaminación y el acceso. Uber también tiene firmado un acuerdo con un propietario local, Sandstone Properties, para desarrollar plataformas de lanzamiento en la azotea para un avión VTOL.

La compañía predice que un viaje de una hora y media en coche desde L.A. hasta el Staples Center, podría llevar menos de 30 minutos usando una combinación de taxis voladores y coches comunes. "Los Ángeles es el campo de pruebas perfecto para esta nueva tecnología, y espero verla crecer en los próximos años", declaró Eric Garcetti, el alcalde de la ciudad, en un comunicado proporcionado por Uber.

Ionity, los fabricantes quieren ver despegar el coche eléctrico

El jurado está deliberando sobre si un sistema VTOL urbano podría hacer una contribución apreciable a un sistema de transporte de próxima generación, o si simplemente sería una vía de escape para que los súper ricos eviten la congestión a nivel de la calle.

Holden predice que las tarifas serán tan bajas, que en realidad será más barato volar con Uber que tener su propio automóvil. "Si hacemos esto, tienes que creer que vamos a obtener un precio muy bajo". Holden predice que las tarifas serán tan bajas, que en realidad será más barato volar con Uber que tener su propio automóvil. Aspecto que ya nos suena familiar, pues la misión de la compañía ha sido durante mucho tiempo lograr el final de la propiedad personal del automóvil.

Hoversurf, el revolucionario coche volador con alas plegables

Hay muchos escépticos que dicen que no vale la pena perseguir el sueño de los automóviles voladores, especialmente los que funcionan con electricidad. "Obviamente, me gusta volar", dijo recientemente Elon Musk en una entrevista a Bloomberg. "Pero es difícil imaginar que el taxi volador se convierta en una solución factible". También afirmó que le preocuparía que las naves cayeran del cielo y matara a alguien.

Holden desestimó el comentario de Musk como "una declaración aleatoria, al azar". "Hemos estudiado ese aspecto cuidadosamente y creemos que si es factible", dijo Holden. "Hicimos el trabajo duro para poder construir Skyports, y podemos obtener el rendimiento operativo para mover decenas de miles de vuelos diarios por ciudad".

Cuando te paras a pensar lo que Uber está proponiendo, es realmente asombroso. Decenas de miles de vuelos por día. Aviones eléctricos autónomos que sobrevuelan desde nuestro techo hasta la azotea de tu oficina por tan solo 20 dólares. Es un pensamiento bastante "rosa". La visión de Uber, aunque sea prometedora, aún no está clara, pero están convencidos de que su camino estará libre de turbulencias.

[Fuente: The Verge]