Las vacaciones de verano nos protegen de los infartos, según la ciencia

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
vacaciones de verano

Un equipo de investigadores de la Universidad de Upsala en Suecia ha llevado a cabo un estudio que revela que el descanso de las vacaciones de verano nos protege de sufrir infartos. 

El período de parón estival en el trabajo no solo nos ayuda a dejar aparcado el estrés y cargar las pilas: además de los beneficios psicológicos que suponen las vacaciones, la ciencia ha demostrado que también nos reporta importantes beneficios para la salud. De acuerdo con los datos que manejan estos científicos suizos, durante el descanso veraniego se produce un descenso de la cifra de ataques al corazón. Por el contrario, y aunque pueda parecer paradójico, en las navidades aumenta el número de infartos.

Como seguro que ya sabes, el estrés actúa como desencadenante de un ataque al corazón, incrementando el riesgo de sufrir un infarto o accidente cerebrovascular hasta un 50%. Por tanto, estos científicos consideraban que en las vacaciones de verano, época de descanso y relax por excelencia, debería registrarse un descenso de este tipo de problema en la salud de los pacientes.

Planifica tu viaje estas vacaciones con las guías más vendidas de Amazon España

Para llevar a cabo el estudio, el equipo ha analizado el historial médico de un total de 156.690 personas adultas que fueron ingresadas por un infarto de miocardio en los hospitales suecos entre los años 2006 y 2013. Además, prestaron especial atención a momentos temporales señalados, como los fines de semana, los lunes, las navidades y las vacaciones de verano. 

Los resultados fueron bastante claros: las personas que están descansando durante el mes de julio tienen un riesgo un 8% más bajo de padecer un ataque al corazón. Por el contrario, esta cifra es un 7% más alta de lo normal durante las navidades y el año nuevo. Aunque el peor dato es para los lunes: el inicio de la semana laboral supone un incremento de los infartos del 17%.

Crean un software que puede predecir cuándo fallará el corazón

"La manera en que hemos acordado en sociedad los periodos de trabajo y descanso está bien alineada con nuestro reloj biológico interno, esto es, con el ritmo circadiano", explica John Wallert, uno de los miembros del estudio. "Así, es muy poco probable que nuestro reloj biológico interno sepa si hoy es lunes o domingo. Sin embargo, y de los participantes evaluados, aquellos que todavía estaban empleados tuvieron la mayor tasa de infarto de todos, en torno a un 20%. Este y otros hallazgos podrían influir en la futura política de salud pública. Pero eliminar la rutina de la semana laboral sería, muy probablemente, demasiado drástico".

[Fuente: ABC]