Volkswagen Passat GTE, probamos este híbrido enchufable

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Volkswagen Passat GTE, toma de contacto de su tecnología

El coche eléctrico está llamando desde hace tiempo a las puertas del mundo automovilístico, pero todavía estamos lejos de asistir al momento en que esas puertas se abrirán para cambiar para siempre el mundo del motor tal y como lo conocemos hoy en día. Mientras eso sucede, Volkswagen nos sorprende con el Passat GTE, un híbrido enchufable en el que conviven un motor de combustión y un motor eléctrico.

La marca alemana Volkswagen empezó a tantear con eso del concepto de coche híbrido hace ya más de cuatro años, y el primer Passat GTE no se presentó hasta el año 2014. El que nosotros hemos probado es el último Volkswagen Passat GTE, el coche que combina un motor de combustión (un 1.4 TSI, gasolina, de 156 CV) con un motor eléctrico (de 85 kW) cuya batería permite recorrer hasta 50 kilómetros sin gastar un solo litro de combustible.

Hemos pasado una semana con este coche de Volkswagen, pero en esta toma de contacto del Passat GTE no os vamos a hablar tanto del rendimiento del motor, del paso por curva del coche o de la comodidad de los asientos, sino que nos vamos a centrar en la parte tecnológica. Porque si de algo va bien servido este coche, es de tecnología.

La versión GTE del Volkswagen Passat

Empecemos por hacer las presentaciones. El que nosotros hemos probado es el Passat Variant GTE, que se diferencia del Passat GTE en que, en este caso, hablamos del modelo familiar de la marca (de ahí el nombre de "Variant"); todo lo demás es idéntico en ambos coches. Estamos hablando de un coche cuyo precio arranca en los 47.730 euros, y estaréis de acuerdo con nosotros en que lo que más incógnitas despierta es el funcionamiento de su sistema híbrido. Pero en adelante hablaremos de eso, y de mucho más.

El Passat GTE recorre hasta 50 kilómetros en modo cien por cien eléctrico

La base del Passat GTE es un Passat de toda la vida, en el sentido de que bajo el capó se esconde un motor de combustión (uno de gasolina bastante ágil, con 156 CV de potencia) que nos permite ir del punto A al punto B haciendo uso del combustible que tengamos en el depósito. Pero ya os hemos dicho que este coche es híbrido, y eso significa que también podemos circular con el motor eléctrico.

El E-Mode

Justo a un lado de la palanca de cambios (en toda la gama es automática, DSG de seis velocidades) tenemos un botón, el de "E-Mode", que nos permite exprimir el aspecto más híbrido de este coche: si lo pulsamos, podemos conducir en modo cien por cien eléctrico, dejando que sea la batería de 9,9 kWh la que alimente nuestro recorrido, o podemos hacerlo en el modo híbrido, en cuyo caso el coche recurre a uno u otro motor en función de las necesidades de la conducción.

Los diferentes modos de conducción eléctrica del Passat GTE

Si dejamos activado el modo "Hybrid", lo normal es que por ciudad toda la conducción se haga con el motor eléctrico. Pero es que incluso en carretera, el motor de combustión tan solamente entrará en funcionamiento cuando necesitemos realizar una incorporación o un adelantamiento rápido; por lo general, siempre será el motor eléctrico el que se encargue de realizar las pequeñas correcciones necesarias para mantener la velocidad en llano.

El cuadro de instrumentos digital de Volkswagen

Dado que el coche está tan insonorizado, el cambio en marcha del motor eléctrico al motor de gasolina (o viceversa) ni se nota: la única forma de saber que has pasado de un motor a otro pasa por fijarse en el cuadro de instrumentos (el cual, por cierto, es cien por cien digital). Ahí, en la esfera de la izquierda, la línea azul de "% Power" muestra la potencia que estamos utilizando del motor eléctrico; cuando esa potencia supera el cien por cien, entra en marcha el motor de combustión.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

A no ser que hagas todos los días el mismo camino por ciudad, sin salir en ningún momento a la autopista, lo más recomendable en este Passat GTE es dejar siempre activado el modo híbrido para que sea el coche el que decida qué motor activar en cada situación. De esta forma, te olvidas de tener que andar toqueteando botones mientras conduces, y dejas que sea el coche el que se encargue de la gestión de los motores.

GTE

A diferencia de lo que estamos acostumbrados a ver en los motores de toda la vida, es hora de empezar a asumir que el modo eléctrico puro no resulta en absoluto eficiente a altas velocidades (para que os hagáis una idea, los récords de autonomía de coches cien por cien eléctricos se baten a velocidades de 40 km/h), y la combinación del motor de combustión con el motor eléctrico puede acabar resultando mucho más eficiente de cara al consumo que llevar solamente uno de los dos motores siempre encendidos.

Dice Volkswagen que este Passat GTE consigue medias de 1,8 litros a los 100 km (ya sabemos lo relativo de los datos oficiales de consumos), y en cualquier caso tan solamente podremos acercarnos a esa cifra si dejamos que el motor eléctrico se encargue de las situaciones en las que no resulte eficiente recurrir al motor de combustión. Pero ni es eficiente ir siempre con el motor eléctrico, ni mucho menos lo es conducir siempre con el motor de gasolina.

Desarrollan un sistema de carga instantánea para los coches eléctricos

Pero, además de esos dos modos (el eléctrico puro y el híbrido), también tenemos un tercer modo de conducción: el de cargar la batería utilizando el motor de combustión. Pero no nos referimos a regenerar energía, cosa que el coche hace siempre (y más cuando das un toque hacia atrás en la palanca de cambios, activando el (único) modo más agresivo de regeneración, el que retiene de forma muy notable en cuanto sueltas el acelerador), sino a cargar la batería mientras conduces.

Es un modo que no resulta demasiado recomendable para el día a día (eleva bastante el consumo de combustible), pero no está de más saber que, en algún caso excepcional, siempre podremos cargar la batería en marcha sin necesidad de buscar un enchufe.

¿Y cómo se carga la batería del motor eléctrico?

Passat GTE, el híbrido enchufable

Pero si hablamos de cargar la batería, lo que no podemos pasar por alto es la característica más llamativa de este Volkswagen Passat GTE: el puerto de carga que se esconde delante, en la parrilla, justo a un lado del logotipo de la marca.

Este puerto de carga es el que nos permite cargar a través de un cable la batería que el Passat GTE esconde en el maletero. Precisamente también ocultos en el maletero, Volkswagen nos ofrece de serie los dos cables que necesitaremos para la carga: el Mennekes-Mennekes, el que tiene la carga más rápida de los dos, y el cable que se puede conectar al enchufe de toda la vida.

Detalle del puerto de carga del Passat GTE

El cable Mennekes-Mennekes lo podremos utilizar cuando -por ejemplo- queramos dejar el coche cargando en el aparcamiento de un centro comercial (los cuales cada vez tienen más plazas reservadas para la carga de coches eléctricos) o incluso en nuestro garaje (si nos decidimos a instalar una Wallbox con este conector). ¿Y cuánto tarda la carga completa con este cable? Depende de muchos factores, pero está entre las dos y las dos horas y media.

¿Cuánto gasta un coche eléctrico?

El otro cable, el que se conecta al enchufe de toda la vida, es bastante más lento cargando y la espera hasta tener la batería al cien por cien puede llevar más de cuatro horas. Pero aún así es importante llevarlo siempre con nosotros, ya que algunos puntos de carga -además de que casi siempre incluyen un enchufe convencional- no tienen toma Mennekes sino la llamada salida Tipo 1 (como la del Nissan Leaf, por ejemplo), lo que no nos deja otro remedio que utilizar el cable convencional si queremos cargar la batería.

Ubitricity, o cómo convertir farolas en puntos de carga de coches

En esta semana que hemos pasado probando el Passat GTE, hemos comprobado que, tal y como ya nos temíamos, la infraestructura de puntos de carga públicos está todavía muy, pero que muy verde. Pese a que puede parecer que en las grandes ciudades cada vez se apuesta más por lo eléctrico, la realidad (todavía) es muy diferente.

Cargando la batería del Passat GTE en un centro comercial

Partimos de la base de que el coche eléctrico todavía está visto -incluso en las grandes ciudades- como algo excepcional, algo fuera de lo común, y rara vez encontraremos más de dos, tres o cuatro puntos de carga juntos en un mismo sitio. Lo normal es que en lugares transitados como los centros comerciales haya tan solamente uno o dos puntos de carga para un aparcamiento en el que, por lo general, pueden caber varios miles de coches por planta. Por lo tanto, las probabilidades de que te encuentres todos los puntos de carga ocupados nada más llegar son muy altas.

Es cierto que con aplicaciones como Electromaps uno puede organizarse los viajes rutinarios para pasar siempre cerca de algún punto de carga, pero ni siquiera eso es garantía de que podamos cargar el coche: las probabilidades de que necesitemos una tarjeta de socio concreta, de que el punto de carga no funcione o de que tengamos que esperar a que venga alguien a activar la corriente son muy, pero que muy elevadas. Al menos en Madrid y alrededores.

De nuevo, en este apartado entra en juego la gran ventaja del Passat GTE: incluso aunque no consigas cargar la batería, siempre tendrás la tranquilidad de que vas a poder llegar a tu destino recurriendo al motor de combustión.

Es hora de pasar al interior

Explicados todos los aspectos tecnológicos de la conducción, la autonomía de la batería y su respectiva carga, quizás ya es hora de que nos acomodemos dentro de este Passat GTE para conocer todas las tecnologías que esconde en su interior. Ponte cómodo en el asiento del conductor, porque vamos a empezar por el cuadro de instrumentos.

Este Passat tiene un cuadro de instrumentos cien por cien digital

Desde hace algunos años, los coches de Volkswagen de más alta gama incorporan un cuadro de instrumentos cien por cien digital. Lo que tenemos detrás del volante no es un simple cuadro con dos o tres instrumentos fijos, sino que el cien por cien de su superficie corresponde a una pantalla que, además, es completamente personalizable.

A la izquierda del cuadro de instrumentos está el consumo, a la derecha la autonomía y en el centro, el navegador

Todo lo que ves en esta pantalla se puede modificar con un par de toques desde los mandos del volante. Puedes poner en el instrumento de la izquierda (el de la potencia del motor eléctrico, las revoluciones y la carga de la batería) tu media de consumo desde la salida, mientras que en el instrumento de la derecha (el de la velocidad) puedes tener -por ejemplo- siempre visible la autonomía restante. Y en el centro, si quieres, puedes ver el navegador (incluso lo puedes agrandar).

Pese a que pueda parecer muy evidente, hay que destacar lo realmente bien que se ve esta pantalla en cualquier circunstancia: incluso con el reflejo del sol entrando directamente por la ventanilla, los instrumentos se ven exactamente igual de bien que en cualquier otro coche con un cuadro convencional. La tecnología de esta pantalla es sencillamente espectacular.

El navegador: la versión Discover Pro viene repleta de funciones

Discover Pro

Pero pasemos del cuadro de instrumentos al navegador. En este Passat GTE tenemos el sistema de navegación Discover Pro -a día de hoy incluido en el precio del coche mediante la oferta exclusiva de equipamiento-, y se trata del sistema de más alta gama que podemos equipar en el navegador de un coche de esta marca. Dado que tiene muchísimas funciones, lo mejor será que lo analicemos por dos partes: primero Car-Net, y después todo lo demás.

Car-Net: noticias, información del tiempo, estaciones de carga...

Las opciones que hay en el apartado de Car-Net

Lo primero de lo que merece la pena hablar en este apartado es de Car-NetEl Passat GTE es un coche conectado, y se puede conectar a Internet de dos formas: introduciendo una tarjeta SIM en la guantera (esta opción depende de la versión) o compartiendo la conexión de datos de nuestro móvil (tanto desde Android como desde el iPhone). Una vez esté conectado a la red, tendremos a nuestra disposición un enorme abanico de funciones en el navegador.

Porque más allá de los mapas o la información del tráfico, que son funciones que el navegador ya ofrece de serie, desde el apartado de Car-Net podemos echar un vistazo a las noticias, ver el tiempo en cualquier parte del mundo o buscar estaciones de carga próximas a nuestra ubicación, entre otras opciones.

La aplicación de Car-Net

Pero Car-Net es también el nombre al que responde la aplicación oficial de Volkswagen para móviles (disponible en Android y en iOS). Cuando compras un coche como este Passat GTE, la marca te ofrece un año gratuito de suscripción a Car-Net (después son unos 80 euros al año), y lo que te permite esta app es controlar funciones del coche directamente desde el móvil.

Además de regular la temperatura, ver dónde está el coche o configurar alertas para cuando alguien supera una determinada velocidad en la carretera, esta aplicación también permite gestionar la carga de la batería. De esta forma, puedes activar o desactivar manualmente la carga con un click, así como también configurar horas concretas durante la noche para que se ponga en marcha el cargador.

Y si conectas el móvil, tienes muchas más funciones en el navegador

Conectar un móvil al Passat

El Volkswagen Passat GTE también se puede conectar con nuestro móvil. Si queremos exprimir al máximo las funciones del navegador, podemos conectar nuestro móvil Android o nuestro iPhone (eso sí: en ambos casos tiene que ser por cable, no por Bluetooth) para controlar desde la pantalla del navegador buena parte de las funciones de nuestro teléfono.

"Ok, Google" ya funciona en los coches con Android Auto

Las funciones del móvil a las que tendremos acceso desde el navegador dependen del sistema operativo de nuestro teléfono, pero incluyen desde lo básico -hacer llamadas o reproducir música mediante Spotify o Google Play Music, por ejemplo- hasta, por ejemplo, escuchar en voz alta un mensaje que hemos recibido por WhatsApp.

Android Auto en el Passat

Cada sistema operativo funciona de una forma diferente cuando se conecta el móvil al coche: Android (después de que hayamos instalado la aplicación oficial de Android Auto) lo que hace es mostrar una pantalla de inicio en el navegador que incluye la hora, la fecha, las notificaciones entrantes y una lista de accesos directos a las aplicaciones más útiles; iOS, por su parte, muestra directamente una pantalla con todas las aplicaciones que se pueden utilizar desde el coche.

El botón del reconocimiento de voz del volante

Además, buena parte de las funciones del teléfono se pueden controlar por voz. Si mantenemos pulsado el botón del reconocimiento de voz que hay sobre el volante, podremos dar las mismas órdenes de voz que utilizaríamos en el teléfono tanto a través de Google Now (en el caso de los móviles Android) como mediante Siri (en el caso de los iPhone).

Asistentes a la conducción: una ayuda en los viajes rutinarios

Algunos de los asistentes a la conducción de Volkswagen

Para no extendernos demasiado en este análisis tecnológico del Passat GTE, y dado que las tecnologías de asistencia a la conducción que incorpora este modelo ya venían en versiones anteriores, vamos a limitarnos a mencionarlas de pasada antes de ir directos al apartado de conclusiones:

  • ACC (Control de Crucero Adaptativo). Es el control de crucero de toda la vida acompañado de la tecnología de un radar que está en todo momento emitiendo señales para comprobar si hay tráfico delante. De encontrarse con un coche que circula más despacio, el control de crucero adapta la velocidad automáticamente para mantener la distancia de seguridad que previamente hayamos especificado desde los mandos del volante.
  • Lane Assist. A partir de una velocidad de 60 km/h, es el coche el que se encarga de detectar las líneas de la carretera para mantener el vehículo en el carril. Cuando estemos conduciendo, notaremos que el volante realiza pequeñas correcciones para seguir en el carril, aunque en las curvas un poco más cerradas este sistema no es capaz de seguir la trayectoria de la calzada.
  • Traffic Jam Assist. Es una combinación de las dos tecnologías anteriores, y consiste en que el coche se puede mover por sí solo en los atascos sin necesidad de que tengamos que acelerar, frenar o girar el volante. Si lo activamos en un atasco, el coche se encargará de acelerar y frenar respetando la distancia de seguridad con el vehículo que tengamos delante, así como también se mantendrá en todo momento dentro de su carril.

Los humanos no servimos para conducir coches que se conducen solos

Por supuesto, sobra decir que estas tecnologías no son en absoluto un sustituto a nuestra conducción. Estas ayudas tecnológicas oscilan entre el nivel 1 y el nivel 2 de conducción autónoma (hay cinco niveles en total), lo que quiere decir que el conductor sigue siendo el total y único responsable de todo lo que suceda en la carretera. De hecho, si -por ejemplo- quitamos las manos del volante durante un buen rato mientras el coche circula por sí solo en la autopista, el sistema empezará a emitir alertas hasta que pongamos de nuevo las manos sobre la dirección.

Además de las ayudas a la conducción por carretera, en este Passat GTE disponemos también de otros asistentes muy interesantes tales como Area View (para ver en el navegador una imagen en 360º de todos los obstáculos que tenemos a nuestro alrededor) o Side Assist (detecta el tráfico que tenemos a nuestro alrededor para avisarnos en caso de que iniciemos un adelantamiento cuando haya un coche acercándose por el otro carril).

El Passat GTE es un paso intermedio para los que todavía no quieren dar el salto al eléctrico puro

Volkswagen Passat GTE, conclusiones tras la prueba tecnológica

Llegamos al final de esta toma de contacto con el Passat GTE de Volkswagen habiendo conocido un poco más a fondo todo lo relacionado con la tecnología que esconde este coche. Esta prueba, sumada al análisis a fondo de nuestros compañeros de AutoBild.es, debería despejar cualquier incógnita que pudierais tener sobre este coche.

Entonces, ¿para quién sería recomendable este Volkswagen Passat GTE? Desde luego, el perfil del cliente de un híbrido enchufable es alguien que, aún estando interesado por los coches cien por cien eléctricos, todavía no se ve listo como para dar el salto al eléctrico puro. Este Passat GTE es, a fin de cuentas, el paso más intermedio que podemos encontrar entre un coche con motor de combustión y un eléctrico.

Hasta aquí llega nuestra prueba del Passat GTE

Es evidente que, con sus 9,9 kWh de batería (frente a los 30 kWh del Nissan Leaf o los 35,8 kWh del e-Golf, y eso por no hablar de los 100 kWh del Tesla Model X), el Passat GTE no nos va a permitir olvidarnos de pasar por la gasolinera; tan solamente podríamos llegar a prescindir de la gasolina entre semana si viviéramos y trabajáramos en el centro de la ciudad, haciendo menos de 10 o 15 kilómetros en cada recorrido sin salir a la autopista. Pero os podréis estar preguntando: para un caso así, ¿no sería mejor un e-Golf o incluso un e-Up?

Sí y no. El e-Golf y el e-Up, a día de hoy, tan solamente podrían entrar a formar parte del garaje de la gran mayoría de las personas como un segundo coche: nadie se plantearía tener como único coche un e-Up que --según cifras oficiales- ofrece hasta 160 kilómetros de autonomía, ya que eso limita por completo cualquier viaje fuera de la ciudad. Por lo tanto, lo más probable es que acabarías teniendo en el garaje dos coches: uno diésel/gasolina y otro eléctrico puro como el e-Golf o el e-Up.

Conclusiones tras nuestra prueba tecnológica del Passat GTE

El Passat GTE, en cambio, mezcla lo mejor de cada concepto en un mismo coche. Con su pequeña batería ofrece autonomía suficiente para conducir en el día a día por la ciudad y, si tienes que hacer un viaje largo, pone a tu disposición un motor convencional con el que te puedes olvidar por completo de la batería. Si es o no una inversión rentable, eso ya es algo que cada uno deberá decidir calculadora en mano sabiendo que su precio parte de los 47.730 euros.

Galería de fotosSiete coches buenos y baratosver las 7 fotos

Artículo publicado originalmente en TICBeat.com