Así es el HTC 10, renovación para seguir en lo más alto

Presentación HTC 10

HTC sabía que para seguir en lo más alto se necesitaba un cambio de rumbo respecto a la política de lanzamientos recientes de sus últimos topes de gama, y se presagiaba que con su nuevo smartphone las cosas iban a cambiar. Se olía, se sentía que el nuevo buque insignia de los taiwaneses quería apuntar alto sin quedarse por detrás en términos de eficiencia y tecnología punta, y tras la presentación de su nuevo HTC 10 se han confirmado esas sensaciones.

Sí, por el camino se pierde el nombre que ha adornado los teléfonos de gama alta de la firma en los últimos tiempos, y a los recordados HTC One M8 o M9 hay que dar la bienvenida al HTC 10 así, simplemente. Renovación de nombre pero también de diseño, de tecnología, y ello a la última vanguardia.

Diseño a la vanguardia

El HTC 10 se siente un terminal bonito, que si bien no sorprende por su diseño sí que ha conseguido dar una serie de pasos al frente que lo hacen ciertamente apetecible. Quizás el cambio más transgresivo en su diseño lo encontramos en la desaparición de la rejilla frontal para los altavoces BoomSound, algo que consigue que el dispositivo se sienta más limpio y elegante.

La otra gran novedad llega con el sensor de huellas dactilar situado en la zona frontal bajo la pantalla, una novedad ya exigida para los tiempos actuales. Por ahí también vemos la presencia de un puerto USB del tipo C y todo dentro de unas dimensiones que, sin ser muy comedidas, nos dejan un HTC 10 bastante compacto con dimensiones de 145,9x71,9x9,0mm con 161 gramos de peso.

Salto tecnológico: resolución QHD y procesador Snapdragon 820

Otro salto cualitativo del HTC 10 viene con la pantalla. Por fin los taiwaneses han dado el salto a la resolución QHD (2560x1440) y ello viene acompañado de un incremento de la diagonal de pantalla hasta los 5,2 pulgadas, en vista del crecimiento exponencial de esta característica por la tendencia del mercado. La densidad de la pantalla es de 565ppp, y se vuelve a apostar por tecnología IPS Super LCD5. La parte frontal viene protegida con Gorilla Glass.

Si nos fijamos en el corazón del HTC 10 no nos llevamos sorpresas. El terminal apuesta por un procesador snapdragon 820, el mismo que calzan dispositivos de la competencia como el LG G5 o Xiaomi Mi5. A ello le acompañan 4GB de RAM, y entre 32/64GB de almacenamiento interno ampliable hasta los 2TB por microSD.

HTC 10

Quick Charge 3.0 y salto cualitativo de su cámara

La batería crece a 3000mAh con compatibilidad con carga rápida Quick Charge 3.0, lo que consigue cargarse hasta el 50% de su capacidad en sólo 30 minutos. La capa de personalización HTC Sense 7 se ampara en Android 6 Marshmallow, y parece que se sentirá tan fluida y optimizada como anteriores terminales de la firma.

En el apartado de la cámara vemos un gran empujón. El HTC 10 incluye una cámara principal de 12MP con señor UltraPixel y con asistencia láser en el enfoque. Incluye estabilizador óptico de imagen, apertura focal f/1,8 y consigue grabar vídeo a 4K. La cámara frontal para selfies es de 5MP, también con estabilizador óptico, apertura máxima de f/1,8 y graba vídeo a FullHD.

Precio y disponibilidad

El HTC 10 estará disponible en los principales mercados de todo el mundo a partir de primeros de mayo, y lo hará bajo 4 gamas de colores: Carbon Grey, Nimbus Cloud, Topaz Gold y Camelia Red, es decir, variantes de colores como el dorado, plateado, rojo y negro. Su precio de puesta a la venta será de 799 euros.

Imagen frontal de HTC 10

10 HTC

Amazondesde 391,43VER OFERTAS

Nota de análisis

86