Carga tu iPhone con dos palillos con IMTI

IMTI: Carga tu iPhone con dos palos si fueras un cavernícola

El artista suizo Ramon Marc ha presentado IMTI, un gadget de carga con fricción para el iPhone al más puro estilo del hombre de las cavernas haciendo fuego.

Hasta día de hoy hemos creído que naturaleza y conectividad eran prácticamente incompatibles.

La imposibilidad de cargar nuestros gadgets en la naturaleza han hecho que tuviésemos que depender de un uso limitado de éstos o de la adquisición de baterías complementarias.

De ese concepto nace IMTI, un cargador manual para el iPhone que actúa como lo hacían nuestros antepasados: por medio de la fricción de dos superficies para generar energía.

Este dispositivo es sobre todo una metáfora del día a día, pues Ramon Marc compara nuestra necesidad de estar conectados a la de los cavernícolas con el fuego.

Somos nómadas digitales, afirma su creador, quien define a la sociedad como “personas que utilizan la tecnología sin necesidad de una ubicación fija”.

Marc, además se refiere al acto de cargar la batería a través del IMTI como un ritual por sí mismo que engloba libertad, autonomía y responsabilidad” y la curiosa paradoja del “equilibrio entre estar y no estar conectado”.

Tal y como se puede apreciar en el vídeo, sencillamente sólo tenemos que conectar el dispositivo a nuestro iPhone y empezar a girar el bastón de madera como si de un fuego en pleno bosque se tratase.

Un artista consigue pintar con luz gracias a una impresora 3D

“Todo nuestro conocimiento se basa en Internet”, afirma Ramon Marc, acostumbrado ya a jugar con la metáfora tecnológica en muchos de sus trabajos artísticos. “Somos libres a través de nuestros smartphones y éstos son nuestros compañeros más valiosos”.

El artista continúa afirmando que “cuando se trata de vivir con nuestros gadgets, nos olvidamos de lo que cuestan, su duración y la vida útil que tienen”

IMTI es más una manifestación artística que una solución a tus problemas de batería, (algo que tiene una solución a un coste muy reducido) pero merece la pena reflexionar sobre ello.

[Fuente: IMTI - Ramón Marc]