Un iPhone 5 podría ser el causante de la muerte de una mujer

iPhone 5S, riesgo mortal

Un iPhone 5 habría causado la muerte de una mujer en China el pasado jueves por electrocución. Ma Ailun, una mujer de 23 años que se trabajaba como azafata para China Southern Airlines y que se encontraba preparando su boda para el mes de agosto, trató de contestar una llamada en su móvil mientras se estaba cargando.

La hermana mayor de la víctima publicó el sábado en el sitio de microblogging chino equivalente a Twitter, Sina Weibo, que su hermana trató de contestar su teléfono mientras estaba conectado y posteriormente se desplomó al suelo.

Agregó que quienes tuviesen un iPhone debían tener cuidado de no contestar llamadas mientras el móvil se estuviese cargando y que esperaba una respuesta por parte de Apple. El mensaje se convirtió en contenido viral, alcanzando más de 3.000 "retuiteos"

Aunque es poco probable que una descarga eléctrica hubiese sido la causante de la muerte, algunos expertos han afirmado que cualquier dispositivo es peligroso mientras se está cargando y que si el cable del cargador tiene algún desperfecto el voltaje puede llegar hasta 220 V, una alta carga para cualquier ser humano.

Los comunicados oficiales de la policía china aseguran que la mujer presenta signos de corriente eléctrica en su cuerpo y que la causa de su muerte fue una alta descarga eléctrica. El teléfono y el cargador original han sido decomisados y serán sometidos a una serie de pruebas para determinar la responsabilidad de los dispositivos en el accidente. 

Apple emitió un comunicado en el que lamenta la muerte de la mujer y le envía las condolencias a su familia, y aseguran además que cooperarán completamente con la polícia en la investigación correspondiente. 

Lamentablemente, éste no es el único incidente con el que ha tenido que lidiar Apple relacionado con baterías y cargadores defectuosos. Hace poco, el distribuidor norteamericano Best Buy se vio obligado a retirar miles de baterías del MacBook Pro del mercado, ya que presentaban un alto riesgo de combustión y explosión. 

Más recientemente, también hemos conocido el caso de un Samsung Galaxy S3 que explotó dentro del pantalón de una mujer, causando quemaduras de tercer grado en su pierna.