El iPhone X supera al Galaxy S8 en los benchmark, ¿es de verdad tan potente?

La potencia del Apple A11 Bionic, a examen y comparativa.

Con el nuevo iPhone X ya presentado, llega la hora de las comparativas. Si hay una caracterísica del nuevo móvil en la que éste se presta a ello, es en el procesador, el Apple A11 Bionic, según parece el más potente fabricado hasta la fecha. Es un motivo de orgullo para la compañía, que no ha escatimado en elogios hacia sus ingenieros.

La comparativa más evidente es entre el Apple A11 Bionic del iPhone X y el Snapdragon 835, el segundo SoC más potente del mundo a día de hoy. También es lógico incluir al Exynos 8895 que equipa el Samsung Galaxy S8 en la mayoría de sus versiones, entre ellas la que se vende en España.

Por ahora, de lo poco que disponemos del A11 es de la información que el fabricante ha querido facilitar y, por suerte, de un Benchmark filtrado a través de la aplicación Geekbench, una de las más populares al medir el rendimiento de los SoC.

La clasificación elaborada por dicha app no sólo dice que el iPhone X es el móvil más potente a día de hoy, sino que incluso machaca y casi llega a doblar a la competencia. Sin embargo, hay que tener pensamiento crítico y plantearse ¿qué hay de cierto en esto? Lo analizamos.

iPhone X

iPhone X Apple

Nota de análisis

93
  • Especificaciones

    Sistema operativo IOS 11
    Tamaño 5.8 pulgadas
    Resolución 2436x1125
    Cámaras 12/7 mpx
    Capacidad 2716 mAh
    Memoria Interna 64 GB, 128 GB, 256 GB
  • Análisis (93)

    La opinión de ComputerHoy: en nuestro análisis del iPhone X te contamos qué nos ha parecido este móvil después de haber estado utilizándolo a fondo. Pulsa sobre el enlace que hay debajo para leer la review completa.

Los procesadores, mucho más que simple potencia

Un procesador móvil es el "cerebro" del dispositivo. Se encarga de garantizar que todo funcione, que lo haga bien y que lo haga de forma fluida. No sólo proporciona la potencia, los GHz necesarios para mover aplicaciones y procesos, sino que se encarga del funcionamiento de componentes tan dispares como la cámara o la pantalla, de ahí que compañías como Qualcomm sean líderes en tecnología a nivel mundial.

Este proceso es caro, por eso sólo los fabricantes más importantes se pueden permitir producir sus propios chips. Apple lo hace, Samsung también, al igual que Huawei o Xiaomi, pero poco más. Es alta tecnología.

Quizás quieres cambiar tu iPhone pero no gastar más de 1.000€: echa un ojo a los reacondicionados de Amazon

Cuando valoramos el rendimiento de un procesador, solemos caer en el error -y aquí entonamos el mea culpa- de centrarnos en exceso en la pura potencia. Por suerte para todos, los desarrolladores de aplicaciones de Benchmarking como GeekBench ven mucho más allá: también puntúan todos esos campos en los que interviene un chip, como la calidad de la pantalla o el procesado de las imágenes de la cámara, pasando por la conectividad y otros aspectos.

A la luz de esta variedad de puntos a valorar, debemos reexaminar al detalle el Benchmark del Apple A11 Bionic que equipa iPhone X y compararlo con otros dispositivos, empezando por supuesto por el Samsung Galaxy S8, aunque no quedándonos ahí.

 

Casi 10.000 puntos: parece que el A11 Bionic arrasa incluso a los mejores Android

Echemos un vistazo a los números. Si vamos a la web de Geekbench, podemos acceder a golpe de click a los resultados de cientos de pruebas realizadas a todos los móviles del mercado. Si nos fijamos en la que se ha filtrado del "iPhone 10,5", vemos que su puntuación global es de 9.959 en el modo multinúcleo.

En comparativa, el S8 con Exynos 8895 palidece, y es que este smartphone "sólo" alcanza los 6.495 puntos, bastante más por ejemplo que el Xiaomi Mi 6 con Snapdragon 835. Éste móvil chino llega hasta los 5.990. Aquí puedes consular la clasificación de Android, el top de los más potentes.

La diferencia es sustancial. Hablamos de práticamente un tercio más de potencia, suficiente para marcar el paso durante toda una generación. Android está en problema, en particular los fabricantes que dependen de que Qualcomm se saque de la chistera una obra maestra para 2018.

No obstante, una vez más debemos poner un pero: miremos con lupa los números. Hemos dicho que un SoC no es sólo capacidad, memoria y GHz y que los Benchmark, lo saben, así que...¿es realmente el iPhone X tan potente? ¿De dónde salen esos resultados?

5 aspectos en los que el iPhone X debería mejorar para ser perfecto

Los cimientos del dominio del iPhone X sobre la competencia

HDR, cámara, reconimiento de voz o facial son sólo algunos de los aspectos que mide una prueba de rendimiento como la de Geekbench. Evidentemente, no sabemos del todo cómo funcionan, al igual que es poco probable conocer al detalle el funcionamiento de un chip. Es la fórmula de la Coca Cola de los móviles.

Lo que sí vemos es lo que nos quieren contar, que es bastante. Por ejemplo, se pueden consultar los resultados del Apple A11 Bionic en cuanto a rendimiento desgranados según la parcela valorada por el benchmark. En la siguiente imagen se aprecian algunos de los más importantes. El resto están disponibles aquí.

Como se puede ver, la capacidad de procesado es impresionante. En apartados como la cantidad de palabras que puede asimilar el reconicimiento de voz o el HDR, su puntuación es elevadísima. El punto de esta clasificación es que ambos aspectos no son precisamente lo que el usuario de base "entiende por potencia" pero sí que tienen mucho que ver.

Nadie quiere que un móvil se ralentice cuando tiene que procesar la foto que acaba de hacer o que no sea capaz de reproducir un vídeo en alta resolución de forma fluida. Para eso, es necesario un muy buen procesador, y el A11 lo es, a tenor de los resultados.

Estos son los móviles con Snapdragon 835 que puedes comprar ahora mismo

La pega que se le puede poner a los resultados del A11 Bionic de Apple es que, en comparación con la competencia, los números son un poco engañosos. Cimienta su dominio sobre características mencionadAs como el HDR o el reconocimiento de voz, cuya pregunta lógica es ¿cómo de importantes son para el usuario?

Para contrastar, veamos qué puntos obtiene el S8 (izquierda) o el Mi 6 (derecha) en los mismos apartados. Se aprecia que, aunque también se llevan lo suyo, están a bastante distancia del A11. Son por ejemplo 5.000 puntos de diferencia en el HDR.

Si crees que el iPhone X va a ser muchísimo más potente que el Galaxy S8 o que el Huawei P10, quizás te lleves una decepción, al menos en cuanto a la experiencia de usuario. No tiene por qué ser mucho más "rápido" a la hora de abrir aplicaciones o jugar a juegos. Es el problema que tiene el quedarse sólo con la puntuacion global obtenida en el Benchmark.

En líneas generales se puede decir que sí, el A11 les da un revolcón a todos los rivales, pero con matices no en cuanto a rendimiento -que está fuera de toda duda- sino en cuanto a la interpretación que damos a los mismos. Demasiado optimismo puede llevar a error a los usuarios que desconocen exactamente qué es "potencia" en un procesador.