El lector de huellas del iPhone 5S da problemas a Apple

El lector de huellas del iPhone 5S causa problemas a Apple

Hace apenas unas horas te mostrábamos los últimos datos filtrados sobre el esperadísimo iPhone 5S, cuyas especificaciones finales van saliendo a luz. Entre sus supuestas innovaciones más deseadas se encuentran un lector de huellas dactilares, y una antena NFC. La tecnología NFC permite la comunicación inalámbrica de corto alcance con un intercambio de datos de forma rápida y sencilla entre dos dispositivos situados en la cercania. Algunos smartphones como el Samsung Galaxy S4 o el Sony Xperia Z ya la incorporan, y parece que Apple también está dispuesta a adoptarla.

Pero es el lector de huellas dactilares el que más está dando que hablar. Al parecer estaría situado junto al botón Home y permitiría proteger el smartphone y desbloquearlo sin necesidad de introducir claves o realizar gestos. Además podrían utilizarlo las apps en todo tipo de transacciones comerciales, acceso al banco, y otras funciones. Si finalmente se confirma su inclusión en el nuevo iPhone 5S, sin duda sería un buen gancho publicitario para atraer a futuros compradores. Pero las noticias apuntan a que la inclusión de este nuevo elemento no va a ser sencilla, pues está provocando retrasos en la producción del iPhone 5S.

Según informa DigiTimes, que a su vez cita fuentes de la industria, Apple está teniendo problemas con la fabricación del chip de reconocimiento de huella dactilares, y con el chip del driver LCD. Para un supuesto lanzamiento en septiembre, tal como se ha venido rumoreando, la producción de dichos chips debería haberse iniciado a gran escala a finales de junio o principios de julio como muy tarde. Sin embargo dichas fuentes aseguran que no comenzará, como mínimo, hasta finales de julio. Recordemos que Apple compró en 2012 la compañía encargada de desarrollar el lector de huellas, AhthenTec, por casi 400 millones de dólares. Sin embargo está siendo fabricado por TSMC y montado por Xintec. Un desarrollo a cuatro bandas que dificulta la velocidad de producción.

Estos problemas podrían motivar el retraso de al menos 3 millones de unidades de iPhone 5S, que no estarían listas hasta final de año. Por tanto el lanzamiento del nuevo smartphone de Apple podría realizarse con un número más limitado de unidades, que encarecería su precio y lo haría aún más apetecible.