Nuevo iPhone5

Nuevo iPhone 5 de Apple

Periódicamente, los fabricantes convocan presentaciones de las novedades de sus productos. Apple no. Apple hace la “Keynote”. Así que este, como cada año, todas las miradas (y conexiones) se han dirigido a la Keynote durante unas horas. A la expectación habitual de estos eventos de Apple, hoy se sumaba cierto regusto “morboso”. Es la primera desde la muerte de Steve Jobs (aunque la anterior ya no la hiciera él), y se ha hecho después de conocer el reciente liderazgo de Samsung y de Android en un campo que, en su tiempo, estuvo en manos de la compañía de Cupertino. Tampoco se ha podido pasar por alto la guerra legal en la que los coreanos y los estadounidenses están inmersos desde hace ya tiempo. Por eso la presentación del nuevo Iphone 5 era, si cabe, más importante.

Como siempre, los momentos previos sirvieron para agitar de un lado a otro del mundo los distintos rumores y filtraciones sobre cómo sería el nuevo iPhone 5, calentando así a la fiel audiencia. Algunas de las predicciones, como que el nuevo iPhone (iPhone 5 oficialmente) vendría equipado con una pantalla retina de 4” y iOS 6, se han cumplido. Otras, han caído dentro de la sorpresa, aunque muy en la línea de la compañía. Básicamente, si tienes un iPhone 4 o 4S, ninguno de elementos complementarios (nos referimos al cable, al tamaño de la tarjeta SIM o la funda, por citar algunos ejemplos) te servirán para el 5. Nada. Todo es nuevo, diferente e incompatible. Pero vayamos por pasos en cuanto a las novedades.

No es lo mismo

El iPhone 5 es, a primera vista, más largo y algo más fino. También es más ligero y, al igual que su predecesor, cuenta con una carcasa de aluminio de una pieza. La pantalla, efectivamente, tiene una diagonal de 4”, con tecnología retina, lo que supone que ahora tendrá cinco filas de iconos en lugar de cuatro. Ha heredado la fragilidad del modelo anterior, con la desventaja de que no te servirá su funda protectora (si ya tenías uno y pensabas gastarte casi 700 euros en cambiar al nuevo modelo) y tendrás que comprarte otra.

Otro de los elementos que más cuida Apple en su iPhone es la cámara. Aunque no será muy diferente de la del 4S, sí contará con novedosas funciones, como la de las fotos panorámicas, hacer fotos al tiempo que se graba vídeo en HD y, ahora, usar Facetime por datos, además de por WiFi, como se hacía con el anterior. También tiene un micrófono más (pasa de dos a tres) y mejora la potencia de los altavoces.

Aunque lleva conectividad LTE (4G), parece que esta no estará disponible en España. El procesador también cambia, de un A5 a un A6. El doble de rápido, según Apple, y mucho más eficiente a la hora de jugar o reproducir vídeos. Además, la batería también se ha optimizado para que sea más duradera. Si, como parece, el iPhone 5 está pensado para convertirse en un todo-en-uno del ocio, esa batería será un buen aliciente para los jugones de consola. Las cifras aportadas apuntan a 10 horas de funcionamiento.

Como comentábamos, el conector, que antes era de 32 pines, ahora es de 8 y, evidentemente, no te sirve el de tu viejo iPhone. Apple ha anunciado que sacará un adaptador para aprovechar los cargadores que ya tengan los usuarios pero, mientras eso llega, habrá que conformarse.

Quizá, uno de los rumores más comentados era la posibilidad de que iPhone 5 incorporara iOS6. Y así ha sido. El nuevo sistema operativo de la compañía viene incorporado al nuevo terminal. Así, iCloud toma un mayor protagonismo en el teléfono, integrado con muchas de sus aplicaciones como la de Foto, Vídeo, iTunes (que también sufre cambios) y otros. También Facebook viene integrado de serie y, en estos momentos, el catálogo de aplicaciones de la App Store es de 700.000. Todo un arsenal para complementar el iPhone 5 con casi cualquier función extra, útil o no. Otro aspecto destacado es que la compañía ha decidido integrar su propio sistema de Mapas gracias a un acuerdo con TomTom.

Ahora lo que toca es esperar, al menos en España, a que el próximo día 28 de septiembre se ponga a la venta.