OnePlus, cazada haciendo trampas con el OnePlus 3T en AnTuTu

El OnePlus 3T habría hecho trampas en las pruebas de rendimiento

Que las pruebas de rendimiento no son ninguna muestra infalible de la potencia de un teléfono es un hecho. Pero de ahí a que OnePlus se haya tomado la libertad de alterar el funcionamiento de su buque insignia, el OnePlus 3T, para mostrar resultados falseados en aplicaciones de la talla de AnTuTu Benchmark hay un trecho.

Desde el foro de desarrolladores más popular del mundo, XDA-Developers, han sacado a la luz las trampas que OnePlus ha estado llevando a cabo con el sucesor del OnePlus 3 para subir sus puntuaciones en aplicaciones como AnTuTu o GeekBench. En lugar de conformarse con el rendimiento que de por sí ofrece el procesador Snapdragon 821, incorporado en el OnePlus 3T, la compañía asiática habría configurado su buque insignia para que aumente su rendimiento al máximo en cuanto detecta que se está realizando una prueba de rendimiento.

Así, el OnePlus 3T ha estado todo este tiempo ofreciendo unos resultados de rendimiento muy superiores a los que realmente tiene en el uso cotidiano del día a día. Pese a que aplicaciones como AnTuTu sitúan al buque insignia de OnePlus por delante de móviles como el Moto Z, el Xiaomi Mi 5s o el Asus ZenFone 3, todos estos resultados acaban de quedar en entredicho.

Imagen frontal de OnePlus 3T

3T OnePlus

Nota de análisis

85
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 6.0
    Tamaño 5.5 pulgadas
    Resolución 1920x1080
    Cámaras 16/16 mpx
    Capacidad 3300 mAh
    Memoria Interna 64 GB, 128 GB
  • Análisis (85)

    Hemos probado el OnePlus 3T, y en este análisis os contamos nuestras opiniones del último móvil del fabricante que estrenó el lema del "flagship-killer".

La acusación que han vertido desde XDA-Developers está respaldada por pruebas que, efectivamente, muestran que el OnePlus 3T altera el rendimiento máximo de su procesador dependiendo de si detecta o no que se está llevando a cabo un benchmark. En cuanto la interfaz del teléfono (tanto la versión de Hydrogen OS como la de Oxygen OS desde la actualización de Nougat) detecta que el usuario ha iniciado una prueba de rendimiento, automáticamente el procesador pasa a llevar al límite sus posibilidades durante todo lo que dura la prueba. Después, vuelve a la normalidad.

Pero OnePlus no es la única compañía salpicada por la polémica, ya que desde este mismo foro han descubierto que Meizu ha estado haciendo exactamente lo mismo con su buque insignia, el Meizu Pro 6.

En el caso de la compañía de Carl Pei, la gráfica que aparece a continuación no deja ningún lugar a dudas: los resultados de color naranja representan las cifras que el OnePlus 3T obtiene en una prueba convencional de la aplicación de GeekBench, mientras que los resultados de color rojo son los que el teléfono ofrece cuando se ejecuta esta misma prueba en secreto, sin que el sistema operativo sepa que se está realizando un benchmark.

Los resultados reales del OnePlus 3T en las pruebas de rendimiento de benchmark

La diferencia entre una y otra prueba salta a la vista. Frente a los 1.890 puntos que alcanza el 3T en la prueba de un núcleo de la aplicación de GeekBench, la prueba "oculta" revela que la puntuación real del teléfono no pasa mucho más allá de los 1.870 puntos. Puede parecer una diferencia insignificante, pero son las cifras que al fin y al cabo hacen que un teléfono ocupe la primera, la segunda o la tercera posición en la lista de los móviles más potentes del mercado.

Estos han sido los móviles más potentes de 2016 según AnTuTu

OnePlus reconoce las trampas, y asegura estar trabajando para solucionarlo

Tal y como señalan los autores de la investigación, OnePlus ha reconocido las trampas que ha estado haciendo en las pruebas de rendimiento y ha anunciado que ya está trabajando para solucionarlo. Dice la compañía que las futuras versiones de OxygenOS no incorporarán la función que hace que el rendimiento aumente por encima de lo normal al detectar una prueba de benchmarks.

La compañía se excusa en que, de cara a ofrecer una mejor experiencia en los juegos, el procesador del OnePlus 3T aumenta por encima de lo habitual su rendimiento máximo a la hora de ejecutar aplicaciones que requieran una mayor potencia gráfica. Pero al mismo tiempo parecen reconocer que es una táctica injusta en las pruebas de rendimiento, y de ahí que confirmen que esta función no afectará a los benchmarks a partir de las próximas actualizaciones de OxygenOS.

¿Y qué hay del resto de los fabricantes? Es evidente que marcas de la talla de Xiaomi, Huawei o Samsung también luchan por abrirse un hueco en los TOPs de aplicaciones como AnTuTu, pero desde XDA-Developers señalan que, más allá de OnePlus y Meizu, han comprobado que ningún otro fabricante lleva a cabo este tipo de trampas para mejorar sus resultados.

OnePlus 3, análisis y opinión

[Más información: Investigación de XDA-Developers]