Primeras impresiones: Vibe Z, el nuevo peso pesado de Lenovo

Lenovo Vibe Z la joya de Lenovo

En una esquina del inmenso Hall 3 del Mobile World Congress de Barcelona, sacando pecho para destacar ante sus gigantes vecinos Sony y Nokia, encontramos el stand de Lenovo.

En él, además de encontrar los nuevos modelos de Yoga Tablet, también nos topamos con un más que interesante phablet de la marca asiática: el Lenovo Vibe Z.

A pesar de su considerable tamaño, el Lenovo Vibe Z no da la sensación de serlo una vez lo tienes en la mano.

Sí, es cierto que el uso de su pantalla de 5,5” no resulta especialmente sencillo de utilizar con una mano, pero este Lenovo aporta algunos trucos en la manga para ayudarte en ese aspecto y el tamaño de su pantalla es realmente cómodo para navegar por la Red.

Pantalla del phablet Lenovo Vibe Z

Comencemos por el rendimiento que ofrece el Lenovo Vibe Z, porque los datos que ya conocíamos están muy bien, pero el movimiento se demuestra andando. Puestos a reproducir vídeos FullHD, el procesador Quad Core Snapdragon 800 con una frecuencia de 2,2 Ghz, el chip gráfico Adreno 330 que integra y sus 2 Gb de RAM han sido más que suficientes para mostrar, con todo lujo de detalle, colores vivos y bien definidos en su pantalla IPS de 1920x1080 y una densidad de 400 ppp.

Además, su batería de 3000 mAh te asegura horas de entretenimiento sin la angustia de estar cerca de una conexión eléctrica.

Una de las cosas que se aprecia al sostenerlo en la mano es el relativo poco peso, teniendo en cuenta el tamaño del phablet.

Los de Lenovo han conseguido ensamblar todos los componentes en tan solo 147 gramos y 7.9 mm de grosor. Esto se agradece ya que de lo contrario, su silueta totalmente cuadrada nos haría pensar que estamos sosteniendo un ladrillo. Por suerte, el Vibe Z está lejos de ofrecer esa sensación, aunque también es cierto que no resulta demasiado ergonómico, ni se adapta a la forma de la mano.

Cámara del phablet Lenovo Vibe Z

Otro aspecto destacable es su cámara trasera con un sensor de 13 Mp y una apertura f/ 1.8 que asegura imágenes más luminosas en entornos con muy poca luz.

También incluye diversos modos automáticos de captura, con los que te aseguras de obtener siempre la mejor foto posible. La cámara delantera cuenta con unos nada despreciables 5 Mp. Pero lo realmente interesante lo encontramos en su galería de fotos.

En el vídeo podéis ver una muestra de lo que es capaz de realizar la opción Beauty: modificar el color de la piel, eliminar arrugas, estilizar la silueta de la cara o realzar el tamaño de tus ojos, directamente desde la galería y sin necesidad de instalar cualquier otra app.

 

Además de esta app que te permitirá retocar las fotos, también se incorporan de forma nativas otras apps de seguridad y optimización, para compartir archivos de forma casi instantánea o para sincronizar tus archivos en la nube.

 

En conclusión, hemos tenido muy buenas sensaciones con este phablet, el cual esperamos que Lenovo tenga a bien comercializar muy pronto en nuestro país.