Todos los smartphones nuevos podrían llevar contraseña en UK

La policía británica pide que todos los smartphones nuevos vengan con una contraseña por defecto en el Reino Unido.

El robo de smartphones es un problema de seguridad que crece año tras año.

Afortunadamente, las empresas de telefonía y los desarrolladores de sistemas operativos han ido añadiendo medidas de protección como Localiza mi iPhone o My Xperia, que permiten rastrear un smartphones robado o perdido, y borrar su contenido de forma remota, o incluso destruirlo, si no puedes recuperarlo.

Sin embargo, la policía británica está convencida, con buen criterio, que mucha gente no usa los servicios de protección si no se lo dan todo hecho, es decir, si no están activados por defecto.

Algo que no ocurre con dichos servicios de localización, pues exigen que crees una cuenta y verifiques tu identidad.

Según informan en Digital Trends, la Policía Metropolitana del Reino Unido lleva dos años intentando convencer a Samsung y a Apple para que todos los smartphones nuevos vengan con una contraseña o PIN instalado por defecto en la pantalla de bloqueo.

Por supuesto, su uso sería voluntario. El usuario podría en cualquier momento acceder a la configuración del smartphone y desactivar el bloqueo por contraseña. Pero las autoridades están convencidas de que los usuarios son más propensos a usar un PIN, si ya viene activado por defecto.

El antirrobo universal para móviles, listo en 2015

Según datos de la Unidad de Crímenes con Dispositivos Móviles de la policía metropolitana, el 60% de los smartphones no usan contraseña en la pantalla de bloqueo, lo que permite a cualquier ladrón tener acceso a todos sus datos.

El inspector jefe Bob Mahoney no explica por qué en estos dos años no han podido convencer a Samsung y Apple para que añadan esta protección extra. No obstante, asegura que tanto el gobierno británico como los fabricantes están escuchando sus propuestas, y cada vez hay mayor convencimiento de que esta medida debe ponerse en práctica.

En sus investigaciones han detectado que existen grupos criminales que compran exclusivamente móviles robados sin proteger, para extraer sus datos, y muchos de ellos acaban en la otra punta del mundo en cuestión de días, para extraer direcciones de correo, datos personales, tarjetas, cuentas bancarias y otra información que después se usa para robar, enviar spam, o extorsionar.