¿Venderías a tu bebé para comprarte un iPhone 5S?

¿Venderías a tu bebé para comprarte un iPhone 5S?

Actualizado: Sigue con nosotros en directo la presentación de Apple de sus nuevos iPad 5 y iPad mini 2, a partir de las 19:00 horas en España.

Cada vez que Apple anuncia un nuevo producto, las noticias sobre hechos disparatados para conseguirlo se suceden. En esta ocasión, y con motivo de la salida del iPhone 5S al mercado, ya se han dado noticias tan sorprendentes como el pago de 10.000 dólares en una puja en eBay por un modelo de 16 GB en color champagne.

Pero hay quienes van más allá, y es que se ha conocido, que una pareja desempleada de Shanghai irá a juicio por vender a su bebé para comprar a cambió un iPhone.

El periódico Shanghai´s Jiefang Daily ha informado que la pareja ya comenzó a anunciar la venta de dicho bebé en el mes de Junio de este mismo año 2013. En estos anuncios online, anunciaban la venta de su hija a un precio de alrededor de 6.030 euros.

Después de su nacimiento, la venta fue exitosa, y la hija fue intercambiada por dicha suma de dinero, alegando ahora los padres que pretendían lo mejor para ella, dándole la posibilidad de criarse con una familia que tuviera un poder adquisitivo mayor, y así pudiera darle una buena educación.

Pese a que los padres afirman que vendieron a su hija para mejorar su seguridad, y no para hacer negocio con ella, extractos de la tarjeta de crédito de pocos días después, demuestran ese dinero se gasto, al menos parcialmente, en la compra de un iPhone.

Pero no crean que este es un caso aislado. Ya el año pasado, siete personas fueron encarceladas en China debido a su relación con la venta del riñón de un chico de 17 años cuyos beneficios fueron destinados a la compra de un iPad y un iPhone.

En definitiva, está claro que la salida al mercado del iPhone 5S ha causado furor, y no cabe duda de que algunos harían "lo imposible" por poder adquirir el último modelo de iPad o iPhone de turno. En ocasiones se pierde la noción de donde está el límite.

Imagen: flickr de Ryan Tir