Wiko lanza en España sus primeros smartphones Android

Wiko

La marca Wiko, filial europea del cuarto fabricante de móviles más importante de China, se ha posicionado en poco tiempo como uno de los principales fabricantes de móviles, por detrás de las ya populares marcas Huawei y ZTE, y también de TCL, una firma menos conocida en nuestro país. Esta multinacional, con sede en Shenzhen y dedicada en exclusiva a la fabricación de teléfonos móviles, ha expandido rápidamente su negocio en su país de origen, pero también más allá de sus fronteras. En 2012 logró vender 25 millones de terminales en todo el mundo, y este año pretende superar esa cifra, lo que le ha llevado a expandirse a otros países, como España y Francia, donde comenzó su andadura. Aquí ha logrado situarse en el tercer puesto del ranking, alcanzando una cuota de mercado del 10,5% durante los siete primeros meses de 2013, lo que nos da un claro indicativo de que sus dispositivos darán mucho que hablar.

Para su distribución en España se ha aliado con la empresa SPC Telecom, que ha cosechado un gran éxito dentro de nuestras fronteras. Y, para subir de posición en nuestro mercado, Wiko tiene varias estrategias. Por un lado, comercializar smartphones competitivos en tecnología, calidad y precio, para lo que 600 de sus más de 1.000 empleados se encuentran dedicados al área de I+D. Por otro, ofrecer un servicio post-venta eficiente, tanto a clientes finales como a distribuidores. Para ello, garantiza la reparación de los ternimales en un plazo de entre 5 y 7 días, lo cual implica un importante despliegue, y también ofrece bastante confianza a los consumidores y a su canal de distribución.

Cink Five, primer modelo en España

Para irrumpir en nuestro país, el fabricante ha elegido el smartphone Wiko Cink Five, un terminal bastante completo en lo que a tecnología se refiere, gobernado por el sistema operativo Android 4.1.2 (Jelly Bean) y con un competitivo precio de 199 euros.

Wiko Cink Five

Su diseño evoca claramente a la gama mas alta de los Samsung Galaxy y, aunque en su interior hay grandes diferencias, lo cierto es que este modelo es bastante completo y potente. Cuenta con un procesador Quad Core a 1.2 GHz, 1 Gb de RAM, memoria interna de 4 Gb (ampliables a 32 con micro SD) y una pantalla IPS de 5 pulgadas con resolución de 1.280 x 720 píxeles.

Tecnología muy completa

Además, dispone de una potente cámara trasera con un sensor retroiluminado de 8 megapíxeles, con tecnología OmniBSI+, flash led y sistema de autofoco, que permite grabar vídeo con un tamaño de hasta 1.920 x 1.088 píxeles. También dispone de una cámara frontal de 2 megapíxeles para videoconferencias y un sistema de sonido 3D.

Wiko Cink Five

En el apartado de conectividad, el Wiko Cink Five ofrece GPRS, EDGE, 3G, HSPA, WiFi 802.11n, Bluetooth 4.0 y USB OTG. Para completar, incluye funciones Dual SIM, lo que le abre las puertas al mercado de los entornos profesionales basados en la filosofía BYOD (Bring Your Own Device).

Por ahora, Wiko sólo ha lanzado este modelo en España y, aunque no es tan potente como los smartphones de gama alta de otros fabricantes, en teoría podría satisfacer sin problemas las necesidades del gran público, en un momento en el que la economía de los españoles impide afrontar cómodamente la empresa de "casarse" con un operador durante dos años para tener un teléfono funcional.