Así es el fondo de emergencia que nos protege de la IA

IA

La Inteligencia Artificial tiene muchas ventajas para la sociedad, como por ejemplo detectar a tiempo enfermedades que de otra forma resultan mortales. Sin embargo, existe la posibilidad de que se convierta en un peligro, motivo por el que el MIT y Harvard han creado un fondo de emergencia para proteger a la humanidad de los riesgos de la IA.

Si la Inteligencia Artificial se vuelve demasiado inteligente, puede copiar los vicios y defectos del ser humano. Es lo que preocupa al Instituto Tecnológico de Massachusetts y a todas las instituciones y empresas que colaboran con este fondo de emergencia.

De momento son 27 millones de dólares los recaudados por el MIT y Harvard para combatir posibles defectos en el desarrollo de la inteligencia artificial. De ellos, 20 corresponden a los fundadores de eBay y LinkedIn, que acaban de desembolsar 10 millones cada uno.

Más que prepararnos para una posible guerra contra robots humanoides, algo que queda para la ciencia ficción, lo que personas como Elon Musk quieren es evitar que en la programación de la IA se introduzcan elementos que puedan hacerla tomar decisiones perjudiciales para el conjunto de la humanidad.

“Uno de los desafíos más importantes es cómo logramos asegurarnos de que las máquinas que entrenamos no perpetúan y amplifican los mismos problemas que plagan a nuestra sociedad” son las palabras de Joi Ito, director del Media Lab del MIT.

Las mejores aplicaciones para aprender a programar gratis

El tacto con el que hay que manejar todo lo relacionado con esta nueva tecnología se debe a que aún no sabemos de qué será capaz. El aprendizaje profundo permite la creación de programas informáticos capaces de entrenarse contra humanos sin que estos se den cuenta, derrotándolos una y otra vez en juegos de estrategia.

Otro de los objetivos de este fondo de emergencia es la concienciación social. No será fácil convencer a todo el mundo de los beneficios que a largo plazo tiene la Inteligencia Artificial, sobre todo cuando cada vez son más los puestos de trabajo convencionales que son sustituidos por robots. A varias décadas vista incluso podríamos estar ante toda una revolución laboral en cuanto a número de trabajos automatizados.

[Fuente: Recode]