Batvox, mucho más que verificar por la voz

Batvox

 

Batvox es una aplicación gestada y fabricada en España y de la que se está hablando mucho en el último mes, ya que ha permitido a la policía francesa comprobar si el ex Ministro de Hacienda francés, Jerome Chauzac, estaba evadiendo impuestos. La prueba inculpatoria ha sido una llamada telefónica de Chauzac. Batvox se ha encargado de examinarla y finalmente ha dictaminado que contenía el ADN sonoro del político.

A grandes rasgos, el programa estudia la “firma biométrica” de cada individuo.  Podríamos decir que se trata de una especie de electrocardiograma de la voz (ya que dibuja las curvas de las huellas vocales). La denominación del programa hace referencia a la traducción española del término: “Murciélago-voz”, en honor a las hembras murciélago, que al parecer son capaces de distinguir sin fallo el grito de cada una de sus crías.  Batvox compara dos voces tomadas de soportes distintos y determina, con casi un 100% de éxito, si pertenecen o no a la misma persona.

El sistema nació hace casi diez años en la Universidad Politécnica de Madrid, pero su creciente éxito hace que ya se emplee en cien proyectos internacionales, repartidos entre treinta y cinco países. Agnitio, la pequeña empresa que lo produce y comercializa, tiene su sede en Madrid, y está lanzando ahora una segunda aplicación, llamada Kivox, que identifica las voces de los clientes telefónicos de los bancos y los centros de llamadas. Su apuesta de futuro es una aplicación para móviles Iphone y Android, la Kivox Mobile, que esperan colocar en el mercado estadounidense.