Demandan a Microsoft por daños al actualizar a Windows 10

Demandan a Microsoft por pérdida de datos al actualizar Windows 10

Microsoft lanzó Windows 10 en julio de 2015, y después de un año, comenzó a ofrecer a los usuarios de Windows 7 y 8 una actualización gratuita. La compañía trató de obligar a los clientes a actualizar sus equipos a través de tácticas agresivas, incorporando spam en los ordenadores o bloqueando las actualizaciones de seguridad en PC con chips de Intel y AMD.

La batalla entre empresa y consumidores ha generado aún más polémica desde que hace unos días se conociese que un grupo de personas de Illinois ha presentado una demanda colectiva a Microsoft. Alegan que al actualizar a Windows 10 han perdido sus datos y el hardware se ha dañado, llegando a destruirse el disco duro. Además se quejan de que después de instalar el sistema operativo no había manera de retroceder a la versión anterior.

Los portátiles con Windows 10 mejor valorados en Amazon

Stephanie Watson, la principal demandante del caso, afirma que ella nunca eligió actualizar Windows 10 y que, cuando lo hizo por las presiones que ejercía Microsoft en los ordenadores, perdió todos los datos que tenía guardados de su trabajo. Tuvo que pagar las reparaciones del sistema para intentar recuperarlos pero al final no se consiguió, por lo que no le quedó más remedio que comprar un terminal nuevo.

Howard Goldberg, otro de los autores de la demanda colectiva a Microsoft por los problemas al actualiazar Windows 10, asegura que actualizó a Windows 10 después de soportar seis meses de spam constante que siempre rechazaba. Al cambiar de versión, el proceso falló y tuvo que repetir la operación tres veces hasta que se dañó seriamente su PC. Él también tuvo que pagar la reparación de su bolsillo.

Galería de fotosLos mejores programas gratis para Windows 10 ver las 13 fotos

Según los informes presentados, "se acusa a Microsoft de no haber elaborado con responsabilidad la actualización de Windows 10". Los abogados esperan elevar el perfil del proceso a una demanda de mayor calado que reúna a todos los usuarios de Estados Unidos perjudicados por el paso de Windows 7 a Windows 10 dentro de los primeros 30 días.

La posición de Microsoft es que la demanda carece de sentido, ya que la actualización no era obligatoria; la compañía asegura que ofreció soporte gratuito durante el año que duró el programa, además de ofrecer la opción Rollback para volver a la versión anterior antes de los 31 días. "El usuario que actualizaba a Windows 10 disponía de herramientas como el soporte al cliente gratuito y 31 días para retroceder a su antiguo sistema operativo. Creemos que las reclamaciones de los demandantes carecen de fundamento", declaraban desde la compañía.

La demanda colectiva por los problemas al actualizar a Windows 10 no es la primera que sufre Microsoft y, si el tribunal da la razón a los consumidores, la empresa tendrá que abonarles 5 millones de dólares por daños y perjuicios.

[Fuente: Regmedia]