Estudio Baseline: Google quiere curar todas las enfermedades

Estudio Baseline: Google quiere curar todas las enfermedades antes de que se produzcan, mediante el estudio de las biomarcas.

Imagina que, en un futuro próximo, vas a la consulta médica a hacerte un chequeo anual, y el médico te ofrece el siguiente diagnóstico: dentro de un año desarrollarás un cáncer de piel, en un par de años padecerás una arritmia cardíaca, y en menos de tres años serás diabético.

Pero no hay ningún problema, porque esas enfermedades aún no se han producido. Bastará con someterte a un tratamiento de prevención, acompañado de dieta y ejercicio, para olvidarte del asunto y mantener una salud envidiable.

Ese es el objetivo del Estudio Baseline, el nuevo megaproyecto científico de Google: prevenir todas las enfermedades, antes de que se produzcan.

Estudio Baseline: Google pretende curar todas las enfermedades

Mediante el análisis masivo de datos extraídos del cuerpo humano, gracias a la potencia de proceso de sus miles de servidores almacenados en sus centros de datos, Google pretende detectar los trazos, el germen de cualquier enfermedad.

El cambio en una molécula o un gen que avise sobre el desarrollo de un cáncer, una cardiopatía o una enfermedad crónica, como la hipertensión o la diabetes, en el preciso instante en que se inicia, para tratarla a tiempo, cuando es más sencillo erradicarla.

Es un proyecto inmenso y revolucionario, porque tal como reconoce Andrew Conrad, el biólogo molecular encargado de coordinar el Estudio Baseline, "el cuerpo humano es muy complejo y conocemos muy poco sobre la relación entre el ADN, las enzimas y las proteínas, y cómo los factores ambientales influyen en ellos".

Andrew Conrad es un prestigioso biólogo famoso por desarrollar un test del SIDA barato y aplicable a un gran volumen de muestras de sangre. Fue contratado por Google en 2013, y durante estos dos años ha estado formando un equipo de entre 70 y 100 científicos expertos en los campos de la bioquímica, la fisiología, la óptica y la biología molecular, para llevar a cabo el Estudio Baseline.

 

Así se hacen las pruebas

Con ayuda de las escuelas médicas de las universidades de Duke y Stanford, los científicos del Estudio Baseline han comenzado a realizar este verano todo tipo de pruebas médicas a 175 individuos voluntarios. En el futuro, se extenderán a miles de personas.

Hablamos de muestras de tejidos, análisis de orina, de sangre, lágrimas, saliva, escáneres, radiografías, análisis completo de su genoma, historial genético de su familia, y pruebas de biotecnología avanzada que implican registrar las moléculas que hay en el interior de sus células, bajo distintos estados de estrés, ejercicio, o alimentación. El análisis más exhaustivo que se ha llevado a cabo del cuerpo humano.

La novedad de estas pruebas es que se estudiarán tanto a individuos sanos como a enfermos. El objetivo es obtener un molde del ser humano completamente sano, para que cualquier mínima alteración dé pistas sobre el inicio de una enfermedad.

Estudio Baseline, Google pretende curar todas las enfermedades

Son pruebas muy caras que sólo se pueden permitir, en muestras masivas de individuos, empresas como Google. Por suerte, su precio ha descendido con los años. A principios del año 2000, secuenciar el genoma de un individuo costaba 100 millones de dólares. Hoy cuesta 1000 dólares.

Además, el Laboratorio de Ciencias Vivas de Google X está desarrollando gadgets wearables que permitirán obtener nuevos datos biométricos hasta ahora nunca medidos, gracias a los medidores del pulso cardíaco o del óxigeno en sangre. El doctor Conrad ha confirmado que utilizarán las lentillas inteligentes presentadas hace unos días para detectar la diabetes a través de las lágrimas.

Desde un primer momento, Google desea evitar conflictos asociados a la privacidad. Empleados de las mencionadas universidades, ajenos a Google, eliminarán cualquier información de datos privados como nombres o números de la Seguridad Social, para que los datos médicos sean completamente anónimos.

 

El sueño del Estudio Baseline

Cada persona analizada generará una inmensa cantidad de datos médicos, que deben interpretarse. Para ello el Estudio Baseline empleará la inmensa potencia de proceso de los miles de servidores disponibles en los centro de datos de Google.

Analizando secuencias de ADN, disposición de moléculas y células, y cruzando los datos de todos los individuos entre sí, el Estudio Baseline espera encontrar patrones llamados biotrazas, que permitan detectar cuándo se va a desarrollar una enfermedad. Un cambio en una molécula, en una secuencia en ADN, el germen divino de las patologías humanas. El origen de la vida y de la muerte, en definitiva...

Tal como hemos comentado al principio, estas biotrazas permitirán detectar cualquier enfermedad antes de que se produzca, mediante un chequeo anual o semestral. La curación será sustituida por la prevención, que es mucho más barata y menos traumática.

Pero hay que tener los pies en el suelo. El Estudio Baseline es un proyecto a largo plazo. "Antes solíamos decir que curaríamos el cáncer en unos pocos años", confiesa el doctor Conrad. "Hemos aprendido a no decir esas cosas nunca más".

Con proyectos como Project Loon, para llevar Internet a todo el mundo, o Estudio Baseline, Google nos muestra su perfil más humanitario y filantrópico.

Gana miles de millones de euros al año, sí, pero tiene intención de invertirlos, una parte al menos, en proyectos arriesgados y valientes, casi utópicos, que beneficiarán a toda la Humanidad. Nos felicitamos por ello.

[Fuente: The Wall Street Journal]