ibVPN, las ventajas de usar una red privada virtual

ibVPN, las ventajas de usar una red privada virtual.

Los hábitos de vida de la nueva sociedad de la información están cambiando nuestra forma de exponernos al mundo.

Todo lo que hacemos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, tiene un reflejo en la Red, lo queramos o no. En Internet leemos las noticias, nos relacionamos, estudiamos, trabajamos, jugamos, opinamos, y disfrutamos de nuestro ocio, entre otras muchas cosas.

Tendemos a pensar que en la Red todo es gratis, pero en realidad tiene un alto precio: nuestra privacidad. Los navegadores, el correo, las apps, las redes sociales, los servicios de Internet no cuestan dinero, cierto, pero el precio a pagar es que nuestros movimientos son registrados y rastreados, y esa información se utiliza para crear un perfil de nuestros hábitos y enviarnos publicidad personalizada, o vender nuestros datos al mejor postor.

ibvpn

Si nos paramos a pensar qué es lo que los demás pueden saber de nosotros en un sólo día de acceso a la Red, el resultado es escalofriante: desde la hora en que nos levantamos y acostamos a nuestros gustos, ideas políticas, relaciones sentimentales y personales, dónde compramos, qué compramos, qué descargamos, qué bancos utilizamos, dónde trabajamos, el horario de trabajo, cuando nos vamos de vacaciones, y un sinfín de datos más.

Quizá no te importe que los demás sepan tus gustos o aficiones, pero esa informarción puede costarte tu trabajo, tus amistades o tu pareja. Incluso la libertad.

Y eso es sólo lo que exponemos voluntariamente. ¿Qué saben de nosotros los espías gubernamentales, las redes de spam y el software espía que nos monitorean de forma ilegal?

El problema es aún más grave cuando hablamos del tráfico de una empresa y sus empleados.

La obligación de proteger nuestra privacidad no es una opción, ni un capricho. Es una necesidad vital. Y la forma más eficaz de hacerlo es por medio de una red privada virtual o VPN.

¿Qué es una Red Privada Virtual?

Cuando nos movemos por Internet tenemos asociada una dirección IP única que nos identifica en cualquier actividad que llevemos a cabo. Además, nuestra conexión no está codificada. Cualquier persona con unos mínimos conocimientos puede ver lo que hacemos. Por no hablar de los registros que llevan a cabo las webs que visitamos y las apps que usamos.

Estas miradas indiscretas se bloquean con una red privada virtual o VPN, que ofrecen servicios como ibVPN.

Una red privada virtual es un túnel blindado que protege nuestra conexión de los peligros y las miradas de Internet. Toda la información que manejamos está encriptada, y se aisla de Internet mediante técnicas de tunneling. Este túnel encriptado por el que circulan nuestros datos se conecta a un servidor VPN ofrecido por una empresa especializada, que es el que actúa como escudo y el que se conecta directamente a Internet para dar salida a nuestra conexión. Puedes verlo más claramente en este esquema:

Red virtual privada

La tunelización y encriptación protegen nuestros datos de las miradas de los hackers, espías y curiosos. Al acceder a Internet de forma indirecta, a través de un servidor VPN, no desvelamos nuestra dirección IP original, e incluso podemos cambiarla a voluntad, usando otro servidor VPN ubicado en otro pais. Esto nos permite evitar ser rastreados, y al mismo tiempo podemos eludir la censura, filtros de Internet, bloqueos regionales, y otras limitaciones asociadas a la dirección IP.

¿Qué usos tiene una red privada virtual?

Una red privada virtual o VPN tiene muchas aplicaciones, tanto a nivel particular como profesional. La encriptación y tunelización te garantiza que ningún hacker o espía puede ver lo que estás haciendo, ni acceder a tus datos. Toda la información está codificada con algoritmos militares como Blowfish 256 bits o AES. Muy útil si se trata de la conexión de una empresa, eres un autónomo que no quieres dar pistas a la competencia, o trabajas en sectores como el periodismo, investigación, etc. O quizá viajas a menudo a países en donde hay censura en Internet. O te conectas desde redes WiFi públicas y gratuitas.

Por supuesto, a nivel particular con una red privada virtual nadie sabrá las páginas que visitas, dónde compras, a qué bancos accedes, o qué te descargas.

ibVPN

Al acceder a Internet a través de un servidor VPN, tu dirección IP queda oculta y por tanto nadie puede rastrear tus movimientos. Nadie sabe dónde vives y si se trata o no de la misma persona o conexión, ya que puedes cambiar de servidor VPN siempre que quieras, y con ello de dirección IP. Ni Google ni Facebook ni ninguna tienda o servicios podrán crear un perfil publicitario de tu persona, ni registrar tus hábitos.

Además al poder elegir la dirección IP de un país determinado, podrás saltarte la censura y los bloqueos regionales de determinadas webs o de servicios de streaming como Netflix, Hulu, videojuegos online, redes P2P, etc.

Como seguramente habrás deducido, usar una red privada virtual tiene un hándicap. Añade un intermediario al proceso de conexión, y por tanto reduce la velocidad de acceso a Internet. Hoy en día el software VPN ha evolucionado mucho y esta reducción de velocidad no es muy elevada, pero es un factor a tener en cuenta. Por eso hay que probar el rendimiento de las VPN que usemos, antes de comprometernos con una.

La propuesta de ibVPN

Utilizar una red privada virtual es sencillo, cualquier persona puede hacerlo. Sin embargo la tecnología para encriptar la conexión y los servidores VPN que actúan de escudo debe proporcionarla una empresa especializada. Hay servicios VPN gratuitos, pero tienen hándicaps. Son lentos porque suelen estar saturados, sus opciones de personalización son escasas, tienen límites de velocidad y descarga, y a veces incluyen publicidad o rastrean la navegación para ofrecer publicidad personalizada.

Es por eso que conviene plantearse contratar los servicios de un empresa especializada como ibVPN, que garantiza la máxima velocidad y rendimiento, muchas opciones de personalización, servicio técnico, no tiene publicidad, no rastrea y no guarda registros de las actividades de sus usuarios. Todo ello con planes a partir de 3€ al mes, asequibles para todo el mundo.

ibVPN es una firma de seguridad especializada en redes privadas virtuales con más de 11 años de experiencia, medio millón de clientes y más de 23.000 usuarios activos.

ibVPN

Posee más de 100 servidores VPN en 39 países, que los usuarios pueden utilizar libremente, sin restricciones. Cambia de uno a otro según tus necesidades o la velocidad de acceso que requieras. Si usas con frecuencia las redes P2P, dispone de servidores especializados para esta tarea ubicados en Holanda, Luxemburgo, Rusia o Lituania.

Su software funciona en cualquier sistema operativo (Windows, Linux, OS X, Android, iOS, etc) y protege todo tipo de conexiones, incluso las que no están preparadas para ello, como las conexiones de consolas, Chromecast, etc:

ibVPN red privada virtual

ibVPN dispone de software especializado que te permite configurar tu red privada virtual de forma automática, sin apenas intervención, en cuestión de minutos. Utiliza los algortimos de encriptación más potentes y no tiene limitaciones de ancho de banda, descarga o tráfico. No tiene publicidad, no rastrea la actividad de sus clientes y no guardar ningún registro de sus movimientos. Los únicos datos que monitoriza son la hora de conexión, servidor VPN usado, y ancho de banda, como medida de protección contra el spam, y sólo durante 7 días.

ibVPN ofrece dos servicios diferentes: ibVPN e ibDNS, con distintos objetivos.

La red privada virtual ibVPN

Se trata del servicio principal, que se ajusta al concepto de red privada virtual que hemos explicado a lo largo del artículo. En función del plan que contrates, tienes acceso a entre 75 y 95 servidores VPN situados en 39 países de todo el mundo. Te conectas al que tu elijas y tu dirección IP quedará camuflada como una dirección del país en donde esté ubicado el servidor VPN.

ibVPN red virtual privada

La conexión se tuneliza y encripta usando el potente algoritmo Blowfish de 256-bit. Servicios críticos como el acceso al banco, Seguridad Social, pagos en tiendas, etc, se encripta a través de AES o SSL de 256 bit.

Entre otras cosas, ibVPN elimina los filtros de censura, los bloqueos regionales, permite acceder servicios de streaming con Netflix o Pandora en otros países, protege contra los hackers y el software espía, y evita el rastreo de actividades.

Su software incluye funciones que reconectan automáticamente a otro servidor VPN si por cualquier razón nos desconectamos del actual, e incluso es capaz de apagar el ordenador si se produce un fallo de conexión. Todo ello para que nuestros datos no queden expuestos.

Su cliente ibVPN All-in-one es compatible con todos los sistemas operativos y está disponible en versión iOS y Android, para que también puedes proteger tu conexión móvil:

ibVPN móvil

Acceder a la red privada virtual de ibVPN es muy sencillo. En este vídeo puedes ver cómo se entra en la VPN y se conecta a un servidor de Irlanda. Vemos cómo la dirección IP cambia a una irlandesa en cuestión de segundos:

ibVPN ofrece cuatro protocolos diferentes de configuración de la red privada virtual. Debes elegir uno u otro en función de tus necesidades:

  • PPTP: Es el menos seguro de todos y exige una configuración manual, pero es el más rápido y muy compatible con todo tipo de dispositivos y conexiones. Resulta útil cuando realizas tareas de baja peligrosidad, por ejemplo navegar en una red WiFi pública en una cafetería.
  • L2TP: es algo más seguro que PPTP, pero más laborioso de configurar.
  • SSTP: Es el más dífícil de bloquear, por eso se usa mucho en países con censura como China y países árabes. Sin embargo sólo funciona con Windows y Linux, no acepta iOS ni OS X. Puede conectarse a TCP a través del puerto 443, así que es compatible con los routers más exigentes.
  • OpenVPN: es el protocolo VPN más seguro y estable, y soporta aceleración por hardware para ralentizar lo mínimo posible la conexión.

ibVPN también es compatible con los routers con tecnología DD-WRT, que permiten configurar una VPN desde el propio router. La ventaja de esto es que cualquier dispositivo conectado al router quedará protegido, incluso aunque no esté preparado para ello.

El servicio ibVPN incluye también ibDNS, que explicamos a continuación.

ibDNS, tu dirección IP inteligente

Si no necesitas proteger tu privacidad pero quieres romper las limitaciones y la censura de determinadas webs o servicios de Internet, entonces necesitas una dirección IP inteligente que cambie según tus necesidades, mientras sigues usando tu dirección real. Eso es lo que ofrece ibDNS.

Camuflando la dirección IP con la de otro país puedes eliminar la censura de servicios con Google o Twitter en ciertos países, las webs de torrents, o los servicios de streaming. ibDNS elimina los bloqueos regionales de más de 190 plataformas de música y televisión, incluyendo Netflix, Hulu, Pandora, HBO Go, y un largo etcétera que sólo emiten en determinados países:

ibVPN

Y el acceso está disponible a través de todo tipo de dispositivos, con cualquier sistema operativo: Windows, OS X, iOS, Android, consolas, etc.

Esto es algo que también puedes llevar a cabo usando ibVPN, pero la ventaja de utilizar ibDNS es que no usas encriptación ni redireccionamiento, y por tanto no reduces la velocidad de conexión, usas el 100% de lo que te ofrece tu ISP. Recuerda, eso sí, que ibDNS no activa una red privada vitual, y por tanto no protege tu conexión, sólo elimina bloqueos regionales y censura.

Planes personalizados

Tanto ibVPN como ibDNS están disponibles en diferentes planes personalizados en función de que uses uno o varios dispositivos conectados a Internet al mismo tiempo. También tienes la posibilidad de elegir sólo servidores de países específicos. Hay descuentos por planes anuales, y puedes pagar usando más de un docena de sistemas diferentes, desde tarjeta de crédito a PayPal o Bitcoins. Puedes probarlos gratis durante seis horas, sin compromiso.

Con precios a partir de 3€ al mes, realmente merece la pena plantearse contratar una red privada virtual profesional, que nos ofrezca el máximo rendimiento sin limitaciones, registros ni publicidad. Es hora de comenzar a valorar nuestra privacidad como se merece. Un derecho fundamental al que no deberíamos renunciar con la facilidad con la que lo hacemos.

ComputerHoy.com para ibVPN