Ladrones no podrán cortar dedos para acceder a un iPhone 5S

Huella dactilar con logo de Apple

Después que expertos en seguridad biométrica aconsejaran no utilizar el lector de huellas del nuevo iPhone 5S de Apple ya que no es totalmente claro cómo se utiliza la información dactilar, qué tipo de software la gestiona y en caso de un robo, no hay chance alguno de desligarla de nuestro nombre porque las huellas son imborrables e irrepetibles, más de uno especuló acerca de los usos poco santos de las huellas.

Según un artículo de Mashable, las preocupaciones han oscilado entre el temor que el gobierno quisiera robar las huellas de los dueños de este tipo de teléfonos para espiar y acumular información ciudadana -en una especie de proyecto PRISM- y el terror que los ladrones terminen cortando el dedo o la mano de una persona con un iPhone 5S para acceder a la información contenida en el teléfono y a los parámetros de seguridad del mismo.

Los temores no son totalmente infundados: hace algunos años, se conoció el caso de un hombre en Malasia que perdío la punta de uno de sus dedos porque los ladrones lo necesitaban para encender el coche que le robaron. Y nunca faltarán leyendas urbanas o escenas en una película que muestren la pérdida de una extremidad como consecuencia de un robo. 

A quienes tenían este último temor en mente, expertos en tecnología táctil dan un parte tranquilizador. El lector de huellas dactilares de Apple o Touch ID, escanea las huellas con frecuencias radiales para detectar las capas que se encuentran directamente bajo la epidermis, o la piel. Este sistema requiere que el dueño del smartphone -y, por consiguiente, de la huella- tenga los dedos completos.

En conclusión, no sirve de nada cortar un dedo para acceder a los contenidos del sensor, ya que el sistema se dará cuenta cuando las capas de la huella utilizada estén muertas

A pesar de estas declaraciones, aún no es claro si el sistema del lector de huellas ofrece total seguridad frente a una contraseña tradicional. Otros informes aseguran que es posible copiar las huellas dactilares de una superficie con elementos tan comunes como una barra de plastilina o como el Súper Agente 86, que con sólo soplar sobre el lector de huellas tuvo acceso al ordenador del villano de turno.

O lo que es peor: que el sistema sea tan malo que le da acceso a cualquiera, o que el sistema sea tan bueno, que restrinja el acceso incluso al propietario. En dado caso, aún hay bastante tiempo para considerar hacerse con un iPhone 5S o con su contraparte low cost, que no ofrecen la economía indicada por sus nombres

En caso de comprar un iPhone 5S, ¿utilizarías el lector de huellas dactilares?