Microsoft ya está en la junta directiva de la Fundación Linux

Microsoft ya está en la junta directiva de la Fundación Linux

¿Eres un programador y un defensor del open-source, que ha luchado contra viento y marea frente a las licencias de software desde que Richard Stallman proclamara su famoso manifiesto del software libre hace 30 años? Entonces esta noticia tiene un impacto similar al anuncio de que el presidente del Real Madrid se ha hecho socio del F.C. Barcelona. O al revés.

Real Madrid vs. F.C. Barcelona, Boston Celtics vs. Los Angeles Lakers, Linux vs. Windows. Enemigos irreconciliables cuya rivalidad se pierde en la noche de los tiempos. Una rivalidad que ya lo es menos, al anunciarse que Microsoft se ha convertido en Socio Platino de la Fundación Linux. Lo que significa que tiene un puesto en la junta directiva de la Fundación, con capacidad para votar y vetar propuestas relacionadas con el software libre.

Sí, a más de uno le habrá estallado la cabeza...

Por qué el pingüino Tux es la mascota de Linux

Ha sido el propio director ejecutivo de la Fundación Linux, Jim Zemlin, el que ha intentado explicar cómo ha acabado Microsoft en la mesa de las decisiones de la Fundación Linux. Microsoft ha entrado en la junta porque se ha convertido en Socio Platino de la Fundación Linux, un título que se obtiene cuando es admitido como miembro, y además abona medio millón de dólares. Microsoft se une así a otros miembros de la directiva como son Cisco, Huawei, IBM, Intel, Oracle, Qualcomm o Samsung.

Jim Zemlin reconoce que a mucha gente le resultará chocante que Microsoft sea miembro de la Fundación Linux, y entiende que a muchas pequeñas compañías y programadores también miembros de la Fundación les moleste que haya sido admitida. Pero está seguro de que lo aceptarán en poco tiempo cuando vean que hoy en día uno de los más activos desarrolladores de Linux.

Desde la década de los años 70 del pasado siglo, con el lanzamiento de software propietario como MS-DOS, Windows o Microsoft Office, Microsoft siempre ha sido visto como el gran enemigo de Linux y del software libre. Pero tal como el propio Zemlin reconoce, la compañía de Redmond ha dado un giro radical tras la llegada de Satya Nadella.

En poco más de dos años Microsoft ha creado una versión de Ubuntu compatible con Windows 10, ha comercializado servidores SQL manejados con Linux, ha convertido en open-source casi toda su plataforma .NET, y ha apoyado muchos proyectos open-source, incluido Red Hat. Es por tanto, un miembro de la Fundación Linux con pleno derecho. Aunque escueza...

Es el nuevo signo de los tiempos, en donde hasta las certezas inmutables dejan de serlo... ¿Qué será lo próximo? ¿Donald Trump presidente de Estados Unidos? Oh, espera...

[Fuente: ITPro]

Las tres distribuciones Linux más seguras