Modifica la película según tu estado de ánimo

Cine

Cuando ya parecía que en materia de cine estaba todo inventado (3D, 4D, efectos especiales...) ahora también podemos tener finales alternativos según nuestro estado de ánimo. Sí, lo has leído bien, aunque parezca de ciencia ficción ya existe una nueva tecnología capaz de detectar nuestras emociones y variar el contenido de la película en función de éstas.

Es más que probable que alguna vez te hayas encontrado en la situación de tener que estar sentado en la butaca del cine cuando la película que estás viendo te resulta un auténtico aburrimiento. Pues bien, con este nuevo sistema este tipo de circunstancias pueden no volverse a repetir.

La nueva tecnología, en la que trabajadores de la Universidad de Plymouth están trabajando en la actualidad, utiliza diferentes tipos de sensores que son capaces de captar las emociones de los espectadores y variar escenas o incluso el final del film, de acuerdo a las emociones subconscientes del público.

El método es tan sencillo como poco práctico; antes de comenzar la proyección, los espectadores son sometidos a una especie de reconocimiento físico para conocer así cuales son sus constantes en estado de relajación. Se monitorizan así, el ritmo cardíaco, los cambios musculares, la actividad cerebral o el grado de transpiración de los individuos. Posteriormente se proyectará la película mientras que los espectadores permanecen conectados a un ordenador que seguirá midiendo las reacciones físicas de las personas según transcurra la proyección y que irá variando de contenido según las reacciones de los asistentes. Si el usuario sufre una fuerte sensación de tensíon, las escenas irán relajando, o viceversa.

Ya se han comenzado a realizar las primeras pruebas con un grupo de voluntarios. Según Alexix Kirke, investigador de la Universidad de Plymouth que trabaja en el desarrollo del proyecto “Un gran medio me ha contado, y creo que hay futuro para esto”. La técnica, de ser llevada al ámbito comercial, tendría que sufrir algún tipo de modificación, ya que no resulta muy cómodo estar conectado a un ordenador mientras se está viendo una película.