Por qué Apple se equivoca al atacar la fragmentación en Android

La fragmentación de Android y la solución propuesta por Google para las actualizaciones.

Las actualizaciones de Android no llegan tan rápido como deberían, y esto es un problema de sobra conocido por Google, por los fabricantes y también por los usuarios. En ocasiones se demoran meses o incluso años en un bucle desesperante en el que el cliente siempre tiene las de perder. Sin embargo, la situación no justifica el ataque de Apple hacia la fragmentación de Android que tuvo lugar en la WWDC 2017.

Durante la keynote de presentación de iOS 11 por parte de Apple, la compañía se burló de la tasa de actualización de dispositivos Android a Nougat, la penúltima versión del sistema operativo. Según ellos apenas el 7% de los móviles Android se han actualizado, mientras que más del 90% de los iPhone corren ya iOS 10.

Los datos son parcialmente correctos y en Google lo sabe, pero ¿está justificado el ataque de Apple? La respuesta es un rotundo depende: si se dirige a los fabricantes de dispositivos sí, pero no si es a Google. Veamos por qué.

Cómo funcionan las actualizaciones de Android

De entrada hay que aclarar que las actualizaciones en iOS y Android funcionan de forma bastante distinta. Apple es quien desarrolla su sistema operativo y lo adapta a sus dispositivos, los suyos y los de nadie más. Esto hace mucho más veloces las actualizaciones, que llegan apenas unos meses después de haber completado su desarrollo.

En Android la cosa cambia. Sí, es Google quien crea el sistema operativo, pero la mayoría de dispositivos que lo equipa son propiedad de terceros. Es tarea de Samsung, LG, Xiaomi y demás empresas el adaptarlo, instalarlo y vender luego los aparatos, algo que escapa al control de Google.

Claro que Google puede meter prisa para que las actualizaciones sean lo más rápidas posibles, pero no puede forzar a Samsung a sacar todos sus nuevos móviles con Nougat, Android O u otra versión, la que toque. Ahí entran en juego las llamadas capas de personalización.

Hay pocos Pixel en Europa, pero algunos de ellos están disponibles en Amazon España

Estas capas son ni más ni menos que el lavado de cara que los fabricantes dan a Android para hacerlo genuino y adaptarlo a sus dispositivos. ¿Es necesario? Según ellos sí, ya que de otra forma algunas características del hardware de sus móviles -como las dobles cámaras- no funcionarían a la perfección. Es una afirmación cogida con pinzas a estas alturas de 2017. 

Un buen ejemplo de otra forma de hacer las cosas es Nokia, que ha decidido que sus nuevos móviles Android equipen el SO tal y como Google lo libera. Esto permite que actualices el firmware antes que nadie, justo como ahora lo hacen los Nexus y los Google Pixel.

Si es necesaria o no la tarea de intermediación es una gran pregunta, aunque lo que está claro es que Google se ha cansado de esperar. La fragmentación, independientemente del culpable, comienza a hacerse insoportable. Es imposible sacar pecho con un 10% de implementación de Nougat un año después de su lanzamiento.

El plan de Google para acabar con la fragmentación

¿Qué quiere hacer Google para que Android se actualice más rápido? Los rumores son muchos pero apuntan insistentemente hacia un nombre en clave: Fuchsia. Una vez cancelado el Proyecto Andromeda, esta es la principal y secreta aventura de la compañía. Se trata de una nueva versión de Android, separada del principal tronco del SO.

Puede tratarse de un sistema operativo cerrado o no, es una incógnita. Lo que parece seguro es que Fuchsia no equipará Kernel Linux, el corazón de muchos de los proyectos Open Source que existen ahora mismo.

Estos son los móviles Android más vendidos a día de hoy

La intención de Google es pasar a controlar su sistema operativo móvil de cabo a rabo, saltándose a todos los fabricantes por el camino. "Esta es mi nueva versión de Android, y son lentejas: las tomas o las dejas" parece que será el mantra en muy poco tiempo. De confirmarse, hablaríamos de la transformación de Android en algo parecido a iOS pero salido de la factoría Google, para desgracia de muchos de sus fanboys.

Hay pocos detalles sobre el Proyecto Fuchsia, más allá de una filtración de Armadillo, su interfaz. No obstante, hay la suficiente información para afirmar que se encuentra bastante adelantado. La principal duda es si, de vez finalmente la luz, este SO estará a disposición de todos los fabricantes -"firme aquí, por favor"- o si sólo lo equiparán los móviles hechos por Google, como los ya rumoreados Pixel 2.

Galería de fotosFuchsia, el nuevo (y misterioso) sistema operativo de Googlever las 9 fotos

Apple, si quieres atacar a Google, la información es errónea

No vamos a caer en el error de pedirle a Apple que dé información libre de sesgo en una keynote. Evidentemente tiene intereses en desprestigiar a uno de sus principales rivales, aunque lo ha hecho diciendo sólo media verda.

Si la crítica era a Android a nivel global, fabricantes incluidos, podemos darle por buena. Si era a Google, no es verdad. Para haber criticado el trabajo del creador de Android debería haber utilizado sólo la tasa de implementación de Nougat entre sus móviles, es decir, los Nexus y los Pixel.

No tenemos los datos, pero seguramente no tengan nada que envidiarle a los de iOS. Actualizar un Nexus o un Pixel a la última versión de Android es fácil y rápido, sin complicaciones y sin intermediarios, justo como iOS. ¿Por qué Apple no lo dijo? Por razones evidentes: no tienen razón.

Galería de fotosLas 7 curiosidades de Google que, probablemente, desconocíasver las 8 fotos

[Fotofrafía de portada: Ulkano Tecno]