El Ransomware encuentra negocio en las instituciones públicas

Ransomware en instituciones públicas

Los ciberdelincuentes saben que la forma más fácil y directa de conseguir el dinero de una víctima es metiendo miedo, y para ello están haciendo uso de los llamados ransomware. Este tipo de malware secuestra los archivos de la víctima pidiendo un rescate para liberarlos. Ahora, los ransomware han llegado a las instituciones públicas, y aquí es donde se están haciendo de oro.

El ransomware ya no es sólo cosa de usuarios domésticos. No obstante el usuario de a pie, cuando cae en las garras del ransomware no suele pagar los rescates y prefiere que sus archivos desaparezcan en el limbo a tener que hacer frente a un pago económico de cierta cuantía. Es por ello que los ciberdelincuentes están empezando a usar el ransomware en instituciones públicas como escuelas, juzgados, iglesias y hasta hospitales, por contener éstos archivos privados de mayor importancia que hacen que sea mucho más rentable el pago del rescate que perderlos.

Es por ello que durante las últimas semanas se han localizado casos sonados de ransomware en distintas instituciones públicas a lo largo del mundo, algunas teniendo que pagar enormes cantidades económicas para liberar sus archivos. Un caso muy sonado ha sido el del Palacio de Justicia de la Corte Superior de Arizona en el Condado de Pima, pero también la infección por Ransomware de los hospitales Lukas de la ciudad de Neuss y el Klinikum Arnsberg en Renania del Norte, éstos últimos en Alemania.

En estos últimos caso, los funcionarios tuvieron que volver unas décadas en el tiempo y volver a usar el lápiz y el papel para realizar sus distintas tareas administrativas.

¿Qué es el ransomware y cómo evitarlo?

Pero mientras que las anteriores no pagaron la cantidad exigida por los hackers (al menos de forma oficial), otras sí lo hicieron. Este es el caso de la Iglesia Hillsboro de Oregon que no dudó en pagar el rescate, sin trascender la cifra; y la otra la Escuela Pública del Condado de Horry en Carolina del Sur, que pagó a los ciberdelincuentes para liberar sus archivos la cifra de 7600 euros.

[Fuente. Softpedia]