El soporte extendido de Windows Vista finalizará en 2017

El soporte extendido de Windows Vista finalizará en 2017

Microsoft está centrada en mejorar todo lo posible su ecosistema de Windows 10 en todos sus dispositivos, habiéndose convertido hasta la fecha en el sistema operativo de escritorio que más rápido ha avanzado en toda su historia. Está claro que la distribución a modo de actualización por Internet ayuda mucho, pero no dejan de ser números muy buenos para la compañía.

Hace exactamente un año Windows XP se quedó sin soporte, un sistema operativo que ha aguantado y ha sido mantenido por los de Redmond durante 14 años, un servicio que ninguna compañía tecnológica ofrece. Ahora le toca el turno a Windows Vista, por ser el siguiente en la cronología de Windows, aunque nos despediremos de él 10 años después de su aparición.

Windows Vista se quedará sin soporte exactamente el día 11 de abril de 2017, algo para lo que todavía falta un año aunque conviene informar de ello con antelación. No hay que olvidar que aunque en el caso de Windows XP también se avisó con tiempo, muchos usuarios lo olvidaron y les pilló desprevenidos, aunque en empresas y organizaciones también hubo problemas.

Que los sistemas operativos de Microsoft siempre han contado con un excelente soporte es innegable. Seguramente el hecho de que Windows Vista nos vaya a decir adiós 10 años después se deba a que actualmente solo está instalado en el 1,41% de los dispositivos, a diferencia de Windows XP que hace dos años contaba con el 30% del mercado.

Microsoft apoya a Steam en Windows 10

Esto, como ya ocurrió con Windows XP, simplemente significa que a partir del día 11 de abril de 2017, Windows Vista se quedará sin soporte oficial, aunque podrá seguir siendo utilizado. No habrá más actualizaciones para el sistema operativo, lo que representa un riesgo para los usuarios y la seguridad del equipo, motivo por el que se recomienda actualizar.

Con el excesivo consumo de recursos de Windows Vista, un equipo capaz de mover dicho sistema operativo no tendrá problemas a la hora de ejecutar Windows 7 o Windows 8, aunque personalmente recomiendo una instalación limpia (formateo) de Windows 10. No actualices desde una versión anterior, o te encontrarás con problemas y lentitud.

[Fuente: Microsoft]