Steve Ballmer deja el consejo de administración de Microsoft

steve ballmer deja microsoft

Fue el empleado número 30 de Microsoft, y ha ejercido como CEO durante una década. Ahora, después de 34 años en la compañía, Steve Ballmer abandona Microsoft. En una carta para el nuevo CEO Satya Nadella, Ballmer explica que deja la junta directiva con efecto inmediato. "Estoy demasiado ocupado" explica "entre los Clippers (el equipo de la NBA que compró), la filantropía, la enseñanza y el estudio, no tengo tiempo para nada". 

Su ida de Microsoft no es ninguna sopresa, ya que ser el dueño de un franquicia de la NBA es un trabajo a tiempo completo. Sí que es curioso que su partida esté marcada por este evento, después de las décadas y la influencia de Ballmer en el mercado tecnológico. A pesar de su marcha, el antiguo CEO aún estará ligado al éxito de la compañía, y por eso en su carta anima a Nadella y le da algunos consejos. 

¿Y qué hace Bill Gates en este momento de tensión? Pues tirarse cubos de agua por encima

"Microsoft necesitará a alguien que sea lo suficientemente valiente como para hacer las grandes apuestas que hacen falta para triunfar en este nuevo ecosistema" decía en su carta "Nuestra junta también deberá apoyar y animar a los inversores, para conseguir todo el éxito posible con Microsoft". No es de extrañar que Ballmer esté intranquilo, sobre todo teniendo en cuenta el detalle de que aún es la persona que más acciones de la compañía posee. 

"Microsoft corre por mis venas, lo ha hecho durante 34 años y lo seguirá haciendo" concluía "prometo animar y apoyar la valentía de la dirección desde mi posición como accionista de cualquier forma que pueda", una promesa realmente significativa, y que de cumplirse podría suponer una estabilidad enorme para la compañía. 

Nadella contestó con un mensaje optimista, en el que el nuevo CEO prometía que Microsoft prosperaría en el mundo de la teléfonía y el cloud. Y con estas palabras se cierra una era, como ya se cerró en su momento con Bill Gates. Ese fue un 27 de junio que muchos tardaremos en olvidar. En cualquier caso, si quieres echar un vistazo a la carta íntegra, más te vale saber inglés.