Windows 10 y el fin de la computación sin nube

Microsoft se suma a la carrera del cloud

En las semanas después de su lanzamiento, muchos usuarios de Windows 10 han notado algo extraño, y es que siempre está "llamando a casa".

La semana pasada, una investigación de Ars Technica encontró que los ordenadores con Windows estaban enviando datos a los servidores de Microsoft, incluso después de que servicios como Cortana y Onedrive habían sido desactivados, o incluso el envío de mensajes tan pronto como se pulsa el botón de Inicio.

Es un cambio revelador de Microsoft –la última gran empresa de tecnología basada en software autónomo– desatando una serie de preocupaciones sobre la recolección de datos personales por grandes compañías como Google y Apple, y ahora Microsoft.

Notificado por Ars Technica, la compañía se apresuró a defenderse diciendo: "Ninguna consulta o búsqueda de datos es enviada a Microsoft, de acuerdo con la configuración de privacidad elegidos por el cliente."

La mayoría de los datos son registro de uso anónimos, por lo que no es inherentemente un problema de privacidad, pero el hecho es: el uso de Windows 10 requiere un acceso constante a los servidores remotos de Microsoft, y el acceso va en ambos sentidos.

En 2015, esto es simplemente cómo funciona la informática. Los consumidores esperan recomendaciones inteligentes y mejorar continuamente sus servicios. Esperamos que las computadoras sean capaces de responder a cualquier pregunta en cualquier momento. A cambio, las empresas tienen acceso constante a su equipo para la recolección de datos, actualizaciones automáticas y procesamiento remoto.

 
Ya no es una opción; es el valor predeterminado.

La tecnología móvil funciona de esta manera por necesidad, simplemente no hay capacidad de procesamiento para asumir tareas más complejas, y en los últimos cinco años, hasta los ordenadores más potentes han seguido ese modelo.

Los mejores trucos rápidos e imprescindibles de Windows 10.

Básicamente, es la premisa de los esfuerzos de todos los software de Google. La mayoría de los Chromebooks están constantemente alimentando datos a los servidores de Google, aunque ocurre con más frecuencia a través de Drive o servicio de Búsqueda que el propio sistema operativo. Si los servicios van a mejorar, los ingenieros necesitan saber lo que está funcionando y lo que no, y ya que los propios servicios son gratuitos, un cierto nivel de la publicidad dirigida es inevitable.

Las empresas modifican constantemente la cantidad de información que recolectan y anonimizan, pero en general las distintas opciones son muy similares.

Apple se topó con un problema similar cuando lanzó Yosemite el año pasado: la función de búsqueda Spotlight renovada comunica las consultas a la sede de Apple. Pero si Spotlight va a responder a las consultas de cara a la web como "restaurantes cerca de mí", ¿qué más puede hacer?

Durante mucho tiempo, Microsoft fue la excepción a esta regla. La compañía ha lanzado una gran cantidad de servicios en la nube, pero han sido ofertas discretas, raras veces incorporadas en el sistema operativo en sí. Esto cambió con Windows 10 porque tenía que hacerlo.

Si Microsoft pretende robar usuarios a Apple y Google, debe igualar servicios como Siri y Google Voice, lo que significa conectarse a la nube al nivel más profundo posible.

Pero así como el software ha cambiado, el mundo ha ido cambiando a su alrededor. Las nubes corporativas no son tan seguras como lo eran antes y las hemos visto vulneradas por espías del gobierno y hackers por igual. El año pasado, Microsoft persiguió una fuga interna asomándose a la cuenta de Hotmail de un bloguero privado, y ofreciendo disculpas después del hecho. 

Pero para cualquier persona que quiera ejercer un mayor control sobre su propio correo electrónico, su propio hardware, sus propios datos, es difícil saber a quién acudir. Dejar el equipo en manos de una empresa es, literalmente, la única opción.