Google contra Apple: ¿Y tú de quién eres?

google contra apple

Google y Apple son dos de las empresas de tecnología más grandes del mundo. Ambas compiten entre sí en varios mercados y líneas de negocio, y ambas se encuentran muy cerca de los usuarios, sobre todo gracias a sus dispositivos móviles, pero también por los servicios que ofrecen.

Si tuvieras que elegir entre una de las dos, comparando su modelo de negocio, sus servicios, sus sistemas y dispositivos, y la relación que establecen con sus usuarios y clientes, ¿con cuál te quedarías? Sabemos que es una pregunta polémica, y que es difícil comparar ambas compañías, ya que puedes enfocar tu respuesta a uno o varios aspectos, pero nos interesa vuestra opinión.

Para romper el hielo, ésta es la nuestra.

Mila Lavín

Soy de Apple. Tal vez porque mi herramienta de trabajo siempre ha sido un Mac.

Llevo 15 años colaborando en la creación de revistas donde el objetivo era enseñar a manejar un PC y a sacar el mayor partido de él. Y si algo he aprendido en estos 15 años, es que la simplicidad de Apple a la hora de manejar sus sistema y sus dispositivos no tiene competencia. Pero tengo que reconocer que Google ha sabido hacer los deberes en los últimos años.

Y sus herramientas y sistema han conseguido también simplificar nuestra vida tecnológica. Pero insisto, probablemente ha tenido en Apple un buen modelo para llevarlo a cabo.

Carlos Gombau

¿Google o Apple? ¿Apple o Google? Ninguno... y ambos. Son dos gigantes de la informática -si no los dos más grandes- que aunque den la falsa apariencia de anteponer las necesidades del usuario frente sus beneficios como marca, lo cierto es que a la hora de la verdad no es así. Pero tampoco hay que culparles.

A fin de cuentas, no son más que empresas y lo primero es lo primero: hacer dinero. Y aunque hay que quitarse el sombrero ante ambos (lo cierto es que revolucionaron -y lo siguen haciendo- el mundo de la tecnología y la movilidad), si no hubieran sido ellos, habría otros en su lugar.

Al final los que mandamos somos los usuarios y no hay más que adaptarse a ellos e innovar en consecuencia para triunfar. Lo difícil es estar en el sitio adecuado en el momento adecuado. Apple y Google lo consiguieron y han sabido crear un estilo de vida -y soluciones para necesidades que ni sabíamos que teníamos- que mueve ingentes cantidades de dinero.

Son etapas de la evolución. IBM, Microsoft y Yahoo tuvieron su momento. Ahora estamos en la época de Apple y Google. Y para el futuro, otros vendrán que pequeños los dejarán.

Con todo, a día de hoy es difícil decantarse por alguno de los dos. Cada uno es bueno en lo suyo y personalmente me quedo con lo mejor de cada uno. No soy de los que se casan con cualquiera y menos en el mundo de la informática. Eso sí, la Coca Cola, Coca Cola; ni Zero, ni Light ni sucedáneos.

ivan muñoz

Si tengo que elegir, me quedo con Apple. Y nada tiene que ver con los meritos –que no son pocos- de los de Cupertino. Ser un Fanboy es opcional, nadie te lo impone. Sin embargo, sobre todo para los que nos dedicamos al mundo de la tecnología y la Web, Google se ha convertido en una imposición.

Si no estás en Google, no existes. Su posición de monopolio, que poco a poco se ha ido extendiendo a todos los ámbitos de la web y la tecnología en general, hacen que escapar de las redes de Google sea prácticamente imposible con el mero hecho de conectarse a la red de redes.

Los monopolios no son buenos, en ningún ámbito, ya que permiten a las empresas imponer sus leyes y condiciones. Y Google, a día de hoy, es un claro ejemplo que sigue extendiéndose rápidamente. Está claro que Apple hace algo similar –es innegable- ya que con la compra de sus dispositivos impone el uso de un entorno propietario totalmente cerrado.

Aunque en este caso -con todos los detalles en la mano- tú decides si quieres entrar en la rueda... esa es la diferencia.

Si tengo que escoger, me quedo con Google, ya que soy usuario de su sistema operativo para móviles, utilizo su navegador web y disfruto de muchos de los servicios que ofrece esta empresa. Aunque a Apple hay que reconocerle el gran trabajo que ha hecho al desarrollar nuevas tecnologías, cuidando siempre el diseño y la usabilidad, no siento afinidad por sus sistemas cerrados y su política exclusivista.

Al igual que con la información, prefiero que la tecnología sea más libre y accesible para el gran público, que facilite la vida a las personas, en vez de crear fronteras entre quienes pueden pagarla y quienes no. A la vista está que el nuevo iPhone 5C no es, ni de lejos, un smartphone asequible, mientras que Google ha permitido a todas las marcas que fabriquen terminales de bajo coste con su sistema.

Pero no todo me parece positivo en Google. Ofrece muchos servicios gratuitos, sí, pero al aceptar sus condiciones de uso le das mucha información a cambio, sobre quién eres, cuáles son tus gustos, dónde te encuentras y con quién te relacionas. En esto se parece a Apple e, incluso, va más allá.

Tomás González

Google o Apple... Apple o Google... mmmm... qué endiablada dicotomía. Aunque suene a tópico, son amores distintos. Para mí, es tan fácil enamorarse de cualquiera de los dos como aborrecer alguna de sus maniobras al día siguiente.

Lo cierto es que los dos van sobrados de atractivo: Google sigue empeñada en llenar nuestra vida de aplicaciones, tecnologías y gadgets que nos faciliten las cosas. Suelen ser bonitas, suelen ser buenas y, para colmo, no sólo suelen ser baratas sino gratuitas. Eso me gusta y me escama a la vez. Recibir tanto a cambio de nada no puede sino despertar un visceral recelo en mí.

¿Cuándo nos pasarán la factura? Duermo intranquilo pensando en que cualquier mañana encuentro en mi buzón la minuta de servicios Google que he utilizado en los últimos años y, si no abono la deuda en ocho días me corten los Hangouts, el Maps o desaparezca Android de mi terminal y vuelva a instalarse Symbian por sorpresa. Glups.

“Pues pásate a Apple”, me diréis. Podría hacerlo, vaya que sí. Todo es bonito, todo funciona razonablemente bien – y si no funciona, Apple se las ha arregla muy bien para conseguir que pienses que no es culpa suya – y tiene esa pátina de “cool” que te hace ir por la vida con un bono de +2 puntos a la autoestima. Pero, francamente, ese espíritu “Gran Hermano” con el que Apple lleva un férreo control sobre todo lo que pasa por sus obras (¡Y que la misma Apple criticó en el magistral anuncio de Riddley Scott, inspirado en el 1984 orwelliano, hace la friolera de 29 años!) me rechina.

Si le sumamos un pequeño malestar, parecido a un ardor de estómago, que me produce observar que los de Cupertino siguen sacando demasiados réditos de las cuatro aportaciones realmente novedosas que han tenido en su historia, pues... nada, que tampoco me caso con Apple. Convivir sí, pasar por la vicaría, nunca.

Así que, por favor, no me obliguéis a elegir. Unos días Apple, otros días Google. Unos días uno se levanta con ganas de carne, otros días deseando comer pescado. Por ahora, no hay verduras que me llamen tanto la atención.

Fuencisla Mira

Uno de los momentos que llevan a escoger entre Google y Apple es la compra de un smartphone. Ante esta situación, una de las razones más importantes, y que para mí tienen más peso a la hora de tomar la decisión, es el precio.

Creo que la oferta de dispositivos Android con un precio razonable y que cumplan con mis expectativas son muchas, así que para mi elección se basa sobre todo en este hecho. Cada usuario, dependiendo de sus preferencias y necesidades, en un momento dado, elegirá entre Apple o Android.

Las tendencias en diseño también es un factor que conduce a que nos decantemos por un sistema u otro, sobre todo en este caso concreto que atañe a dispositivos móviles, como smartphones o tablets. En ambos casos buscaría el equilibrio en la relación calidad-precio.

Google contra AppleAndroid vs iOSiTunes frente a Google PlayNexus o iPhone/iPadiMac contra Chromebook, y un largo etcétera. 

Muchos y muy buenos productos que habría que analizar por separado y muy minuciosamente para argumentar por qué uno es mejor que el otro. 

Quizá hace unos años si tuviera que decantarme por una empresa u otra lo haría por Apple. La innovación de esta marcó un antes y un después en la época en que Steve Jobs gobernaba la empresa de Palo Alto, sin embargo, tras su muerte Apple parece perdida, desorientada y sin una filosofía y política claras. No hace mucho Apple presentaba un producto que y este generaba una nueva necesidad en el mercado, ahora, sin embargo, Apple presenta productos que cubren las necesidades ya existentes: véase el ejemplo del iPad Mini de 7,9 pulgadas.

Además, el halo de exclusividad e innovación de cada nuevo producto parece haber llegado a su fin. Así lo ha demostrado con su nuevo iPhone 5C, con las mismas características que el iPhone 5 y carcasa de plástico. Los fanboys, una comunidad fiel y leal, comienza a resquebrajarse y a dudar de la empresa dirigida ahora por Tim Cook. 

Sin embargo, Google, además de ofrecer una oferta mayor, también da la sensación de más estabilidad. Es cierto que los de Mountain View también cuentan en su haber con varios fracasos, su oferta de servicios y productos es tan grande que muchos de ellos son la referencia a seguir: Gmail, Youtube, Adsense, etc. 

La evolución de Android es impresionante, cuenta con una cuota de mercado muy alta y el portfolio de móviles y tablets es la más amplia con diferencia. Además, los resultados de sus Nexus en las diferentes comparativas, tanto en tablets como en móviles suelen resultar ganadores en el apartado de calidad/precio

Por todo ello, si me tengo que inclinar por uno u otro, Google gana a Apple.

Alberto Martín

Podría enfocar mi respuesta de muchas maneras distintas, pero vamos a centrarnos en una: Google contra Apple como empresas, y no en Android contra iOS.

Como empresa, como modelo de negocio, siempre me ha fascinado Apple, entre otras cosas por aquella grandiosa idea de Steve Jobs de decirle al consumidor lo que necesita, sin esperar a que lo pida. El problema es que en estos últimos años los de Cupertino no han creado nada que sus usuarios no hayan pedido.

Desde el lanzamiento del primer iPad no vemos una verdadera innovación, y por ello llueven las críticas hacia Apple, muchas veces desmesuradas. ¿Por qué desmesuradas? Pues porque no exigimos lo mismo de otras compañías, como por ejemplo Google. Nadie le pide a Google que se saque de la manga un producto revolucionario que reinvente una industria entera, como pasó con el iPod o el iPhone.

Claro que Google no basa su imagen de marca en la innovación y la sorpresa constante, como sí ha hecho Apple desde sus inicios, y además, las Google Glass, de triunfar, podrían suponer el primer gran producto (que no servicio) verdaderamente innovador de Google en mucho tiempo.

De Google, como empresa, admiro su manera de ampliar mercados y dedicarse a 100 cosas distintas al mismo tiempo, aunque muchas veces acabe abandonándolas, como pasó con Google Reader. Es el precio a pagar por tanta diversificación. En la parte negativa de la balanza, aquello de "Don't Be Evil" cada vez tiene más pinta de eslogan publicitario que de verdadero mantra institucional.

Noelia Hernández

No soy ni de uno ni de otro. Prefiero coger lo que más me gusta de cada uno y quedarme con ello. De hecho, mi smartphone es Android y mi portátil es un MacBook. En el primer caso, porque la versatilidad y el precio de los teléfonos que utilizan la plataforma de Google se adapta mejor a lo que necesito, y a mi bolsillo. En el segundo, como aficionada a la fotografía creo que no hay mejores equipos para procesar imágenes como los que fabrica Apple.

Al margen de lo útiles que me resultan ambos para mi día a día, no me gustan los sistemas cerrados, y Apple lo es. Si vives inmerso en su mundo, sincronizar datos o compartir contenidos resulta tan fácil que casi sale solo, pero... cuidado si algún día te decides ver qué hay más allá: casi deberás empezar de cero.

Susana Herreros

En este caso yo tengo el corazón dividido... Tengo un smartphone con sistema operativo Android con el que estoy encantada y un portátil Mac que no cambiaría.

Creo que en dispositivos móviles apostaría por Google. El sistema Android te da mucha libertad para poder personalizar tus dispositivos y además los precios son más competitivos. Puedes elegir el dispositivo que mejor se adapte a tus necesidades, ya que hay una amplia variedad con un gran abanico de prestaciones y precios. Y después de tener en mis manos el Google Nexus 7 (2013), todavía lo tengo más claro.

Sin embargo, para equipos de sobremesa o portátiles, el sistema Mac OS me parece muy intuitivo y sencillo de utilizar, además de contar con grandes aplicaciones que hacen tu vida más fácil. Así que, como en casi todo, para mí nada es blanco ni negro en estas opciones.

Miguel Martínez

Vaya por delante que me encanta el diseño, los acabados, la calidad y la facilidad de uso que Apple implementa a sus dispositivos móviles, pero desde que el buscador comenzó a centrarse en la telefonía móvil y lanzó su propio teléfono con Android, la competencia entre ambas firmas ha crecido rápidamente.

Sin duda, a la hora de hablar de la relación calidad-precio, Google golea a Apple sin despeinarse. Conseguir un terminal con similares prestaciones al de la competencia, a un precio de casi la mitad es un detalle que inclina la balanza de manera clara hacia el lado de la compañía creadora del inminente Nexus 5.

Pero no solo en dispositivos móviles saca ventaja Google, si no que en cuanto a servicios de mapas, almacenamiento en la nube, navegador, u otras aplicaciones imprescindibles también vence, a mi juicio, a la compañía de Cupertino, que sin embargo sigue siendo una de las compañías de referencia para el mercado mundial.

Inés Pérez

Me quedo con lo mejor de dos mundos. Hace 8 años que cambié mi PC por un Mac, y no me arrepiento. Aún cuando mi iBook G4 pasó a mejor vida a los 5 años, nunca consideré otra opción que no fuera Mac, y me compré la MacBook Pro. Me encanta.

Ahora bien, mi móvil es Android. En cuanto a móviles se refiere, me encanta el hecho de que Google no tiene miedo a innovar. A Apple le tomó 6 años reinventar su sistema operativo, mientras que Google a cada tanto salta con algo nuevo, ya sea una nueva versión de Android OS, apps y una infinidad de servicios diseñados para mejorar la experiencia de usuario. Google nunca para.

Si bien la consistencia de Apple tiene su propio mérito, personalmente, me encanta descubrir las novedades que Google tiene preparadas para nosotros.


Puedes darnos tu opinión en los comentarios, y también votar en nuestra encuesta.