Microsoft está perdiendo dinero con Surface. Mucho dinero.

Microsoft está perdiendo dinero con Surface. Mucho dinero.

Cuando Microsoft presentó su línea de tablets Surface, las impresiones se dividieron en dos campos: lo que pensaron que el producto era una gran muestra de ingeniería y los que  pensaron que el mercado no estaba listo o interesado en un producto de ese estilo. Al parecer los dos grupos tenían razón.

En el reporte trimestral de utilidades de Microsoft el jueves, la compañía anunció ganancias por debajo de lo esperado. A pesar de que las noticias no fueron agradables, lo que más causó interés fueron las causas a las que se achacó el crecimiento reducido. Y probablemente más interesante aún que las causas mismas es que Microsoft las admita de una manera tan transparente.

En primer lugar, el encogimiento del mercado para los ordenadores de escritorio es algo que está afectando de manera negativa a la compañía de Redmond. Con una caída que ronda el 11% cuando se compara con el mercado del año pasado, las ventas de Windows y Office han sufrido un impacto negativo. Es por eso que en la declaración dada por la compañía uno de los objetivos fundamentales en el futuro cercano es fortalecer su posición en el mercado corporativo y en la soluciones en la nube.

El segundo causante de la baja en utilidades de Microsoft, según reportó la compañía, es el hecho de que tiene US$900 millones de dólares en inventario de sus tablets Surface en bodegas, o en algún punto de la cadena de distribución. Esto implica que existe una enorme cantidad de tablets producidas por la compañía que no han sido lo suficientemente atractivas para el público final, y que están surtiendo un efecto negativo en las finanzas de Microsoft.

Este anuncio podría explicar por qué la compañía decidió recientemente rebajar los precios de las Surface. En este momento, le resulta importantísimo mover ese inventario a manos de los consumidores, aún si la ganancia no es tan alta como se esperaba. Afortunadamente, la compañía tiene aún espacio para negociar, pues análisis hechos sobre los componentes de las Surface ponen su costo de fabricación alrededor de los US$285. Microsoft podría ser todavía más agresiva en sus descuentos y aún así no sufrir pérdidas con la venta de sus tablets.

Sin embargo, ese no es el punto. Microsoft tomó un gran riesgo al embarcarse en la construcción de su propia tablet. Y en términos del hardware, el riesgo pagó. La calidad de construcción de las Surface las ha convertido en el punto de referencia para las tablets con Windows 8. Sin embargo, el problema parece residir justamente en el sistema operativo, y más concretamente en el ecosistema que impone. A pesar de que las Surface incluyen Office, hay apps que para muchos son fundamentales y que aún no liberan versiones para el sistema operativo de Microsoft. Sumándole a esto que las aplicaciones Windows tradicionales no son soportadas en las tablets, los usuarios deben "comenzar de cero". Y esto al parecer, es algo que no todos están dispuestos a hacer.