¿Por qué Android todavía no logra superar a iOS?

iOS vs Android

Según un estudio realizado por Kantar WordlPanel, en España Android cuenta con una cuota de mercado del 86,2%, una cifra aplastante si la comparamos con el 6,7% de dispositivos iOS. Estas cifras se repiten a nivel global, con un 83,5% del mercado mundial para Android frente a un ‘pírrico’ 12,8% de dispositivos iOS repartidos por los cinco continentes.

Con estas cifras, y si hacemos nuestra la manida frase “el cliente siempre tiene la razón”, plantearse un debate Android vs iOS parece una temeridad. ¿O tal vez no?

Es innegable que las apabullantes cifras de ventas de Android se deben en gran medida a la gran diversidad de terminales de distintas marcas y precios disponibles, que hacen que Android sea la forma más sencilla, rápida y económica de abrirse paso en el mundo de los smartphones, o lo que para muchos, independientemente de la opción elegida, es simplemente ‘tener WhatsApp’.

Descubre qué aplicaciones perderías si pasas de Android a iOS

Las ventas de Android poco o nada tienen que ver con la eficacia del sistema operativo. De hecho, pese a su exponencial crecimiento e innegables virtudes como sistema operativo móvil –personalización, sistema de carpetas, teclados de terceros etc.–, todavía existen algunos aspectos en los que Android está por detrás de iOS:

1 . Personalización extrema

La personalización es, en apariencia, una de las mayores ventajas de Android frente a iOS. Si para muchos el sistema operativo de Apple es demasiado cuadriculado e inflexible en la personalización, Android es un campo abierto para que los fabricantes incluyan todo tipo de Bloatware. Pequeñas aplicaciones que, además de consumir memoria y recursos, no suelen aportar absolutamente nada. Versiones puras de Android como la del Nexus 4  o Nexus 5 han demostrado un mayor rendimiento, incluso frente a terminales con hardware superior, que los modelos con versiones modificadas.

2. Facilidad de uso

Es uno de los puntos más críticos de Android, donde la disposición de los menús, la ubicación de las distintas opciones de configuración y la forma de realizar algunas acciones cambia según la versión, el fabricante, e incluso, el modelo del terminal. Un pequeño caos que complica mucho las cosas para los perfiles de usuario menos técnicos –la gran mayoría– que no quieren complicaciones a la hora de cambiar de smartphone.

3 . Hardware y software por separado

En Android, Google desarrolla el software y el resto –exceptuando el caso de los Nexus–, crean el hardware poco menos que a ciegas. Esto implica que actualmente convivan varias versiones de Android –con sus distintas estéticas, menús, funciones etc.­– adaptadas a las prestaciones de hardware de cada dispositivo, y que muchos terminales Android estén ‘obsoletos’ para la última versión de Android incluso antes de salir a la venta.

4 . Actualizaciones

En Android, o tienes un Nexus, o nunca sabrás cuándo recibirás las actualizaciones del sistema operativo. No sólo hay que esperar a que Google libere la nueva versión. A continuación, el fabricante debe ‘tunearla’ a su gusto (incluso también puede pasar por las manos del operador) antes de ponerla disposición de los usuarios. Si a esto le sumamos versiones específicas para determinados modelos que cuentan con funciones adicionales y las zonas geográficas, el tiempo de espera puede dispararse.

5. Google Play

Como fuente de aplicaciones Google Play todavía tiene que mejorar en muchos aspectos, fundamentalmente en todo lo referente al control de las aplicaciones disponibles. Es cierto que Apple es muy restrictiva en sus condiciones de publicación y no por ello está libre de malware. Pero a día de hoy parece mejor opción que el ‘campo abierto’ en el que se ha convertido Google Play, donde ya hay censadas más de 69.000 aplicaciones maliciosas. Por ejemplo, hace unos días hemos conocido una app linterna que te suscribe a un servicio de SMS premium.

Pese a estas ‘objeciones’, Android puede presumir de estar por encima de iOS en otras muchas facetas y, como todo en la vida, elegir un sistema u otro es una cuestión de gustos, aunque en muchos casos el factor económico pasa a ser determinante para la elección. Ambos son excelentes sistemas operativos, y se encuentran muy por encima de otras opciones.

Aplicaciones que podrías echar de menos si dejas iOS para pasarte a Android

Android ha sabido evolucionar de forma rápida, constante y segura, aprendiendo de muchas de las carencias históricas de iOS –algunas ya subsanadas– como las notificaciones, el menú de accesos rápidos o los widgets. iOS por su parte, ha sabido mantener a una legión de fieles seguidores que no se han dejado seducir por las múltiples virtudes de Android.