Sony Vaio Duo 11: ¿ultrabook o portátil?

Sony Vaio Duo 11

En el último Intel Developer Forum pudimos observar que una de las tendencias más importantes eran los convertibles. A simple vista, pueden parecer tablets con teclado, como el Asus Transformer. En realidad, son ultrabooks con todas las de la ley, solo que con pantalla táctil y teclado escamoteable. Basta con leer las especificaciones del Sony Vaio Duo 11 para darse cuenta: procesador Intel Core i5, 4Gb de RAM, disco SSD de 128 Gb y pantalla full HD de 11,6 pulgadas. Su peso sí es algo elevado para una tableta, 1,3 Kg, pero está por debajo de la mayoría de ultrabooks. Y cuenta desde el primer momento con Windows 8. Cuenta con todo tipo de aplicaciones para sacarle todo el partido posible a su pantalla táctil. Estará disponible a finales de octubre a un precio aproximado de 1.200 euros. Y estos son algunos de los aspectos de este dispositivo que más nos han llamado la atención:

Sensible a la presión: Uno de sus principales accesorios del Sony Vaio Duo 11 es su stylus. La pantalla responde de forma diferente en función de la fuerza que apliques al utilizarlo.

Bien conectado: Dos USB 3.0 (uno con carga), salidas HDMI y VGA, bluetooth 3.0, wifi n, NFC, Gps, giróscopo, acelerómetro... También aquí combina elementos comunes en tablets y en portátiles.

Vuelve el trackpoint: Cuando estés sentado en una mesa puedes, lógicamente, conectar un ratón. Para usos ocasionales dispone de un trackpoint en el teclado, con el que podrás desplazar el cursor por la pantalla.

Lector de tarjetas: Además de una todavía práctica salida VGA, el Sony Vaio Duo 11 dispone de un lector de tarjetas combinado de los formatos SD y Memory Stick Duo.

Ethernet oculta: La conexión de red está resguardada por una tapa. No es por motivos de protección: la carcasa, en ese punto, es más estrecha que el tamaño del conector RJ 45.

Teclado retroiluminado: El teclado retroiluminado aparece y desaparece gracias al sistema que han denominado “Surf Slider”. Solo el uso continuado durante semanas determinará si el mecanismo es lo suficientemente resistente.

Toma notas a mano: Puedes escribir con el estilo sobre la pantalla: el software de reconocimiento de escritura lo convertirá a texto para poder guardarlo. También puedes usarlo para editar imágenes sin tener que aprender retoque fotográfico.