Cómo elegir la caja y sistemas de refrigeración para tu PC

Cómo elegir la caja y sistemas de refrigeración para tu PC

Mantener los componentes de tu PC a una temperatura adecuada puede alargar su vida útil, así como evitar muchos problemas y averías.

Muchos usuarios no son conscientes de que la propia caja del PC que contienen los componentes seleccionados, cumple a su vez una función mucho más importante que la simplemente estética o de soporte para los componentes, cumple una función refrigeradora en sí misma y por ello debe prestársele la debida atención al elegirla.

Vamos a repasar algunos aspectos que debes tener muy presentes a la hora de elegir la caja adecuada para tu PC.

El tamaño adecuado

Uno de los factores más importantes a la hora de elegir una caja para tu PC, y dejando de lado el puramente estético, es el tamaño o factor de forma.

Éste factor de forma tiene que ser compatible con el formato de la placa base que has elegido, y contar con el espacio suficiente para los componentes que instalarás en ella. De especial relevancia será la tarjeta gráfica elegida, ya que puedes encontrarte que es demasiado grande para instalarla en el interior de la caja.

Además, también debe tener el ancho suficiente para permitir la instalación de los elementos opcionales de refrigeración del procesador que te mostraremos un poco más adelante.

El tamaño de la caja sí importa

Materiales de fabricación

El uso de aluminio, acero o plástico en la construcción de la caja afecta directamente a su capacidad de refrigeración.

Por ejemplo, en el caso de las cajas para PC construidas en aluminio, el propio cuerpo de la caja contribuye a refrescar el interior gracias a las extraordinarias propiedades térmicas de este material.

Elegir una caja construida en aluminio o en acero reducirá las vibraciones de los componentes que forman tu PC y amortiguará el ruido de los sistemas de refrigeración interior, haciendo más confortable y silencioso el uso de tu ordenador.

Además, algunas cajas incorporan espumas insonorizadoras en sus laterales. Aunque parezca un detalle sin importancia, trabajar junto a un ordenador ruidoso durante toda la jornada laboral puede aumentar la fatiga del usuario.

El material de fabricación incide directamente sobre la eficacia de refrigeración

Descubre qué tipo de PC necesitas

Capacidad de refrigeración

La caja de tu PC actúa como soporte para todos los componentes de tu ordenador. Por lo tanto, debe estar diseñada para facilitar la instalación de los ventiladores adicionales que permitan la correcta refrigeración del interior de tu equipo.

Lo mínimo exigible es que cuente con un hueco para ventiladores en el frontal y otro en la parte trasera. Pero, además, es muy recomendable que disponga de alguno más en la parte inferior, lateral o en la parte superior.

Además, si cuenta con rejillas de ventilación en la parte superior, en lugar de ser cerrada, se mejora el “efecto chimenea” que optimizará la expulsión del aire caliente del interior de la caja sin necesidad de empujarlo hacia el exterior de la caja mediante ventiladores.

La distribución de los huecos para ventiladores definirá la capacidad de refrigeración de la caja.

Cómo controlar la temperatura de tu ordenador

Sistemas de gestión de cables

Puede parecer secundario, pero los sistemas internos de gestión de cables también son importantes.

Estos sistemas internos de gestión de cables consisten en una serie de orificios, ranuras y grapas que ayudan a canalizar el cableado a lo largo de la distribución interna del equipo, de forma que no entorpezca el paso del aire fresco por el interior de la caja.

Esto también cumple con una clara función estética y de comodidad de trabajo en el interior de la caja ya que todo estará más ordenado y pulido y te resultará más sencillo conectar o desconectar los componentes si los cables están organizados, que si te encuentras con una maraña de cables sin principio ni fin.

La gestión de cables permite mantener el cableado ordenado y fuera del flujo de aire fresco.

Sistemas antipolvo

El polvo es un enemigo silencioso que, si no pones medios, terminará por estropear tu equipo.

Muchas cajas para PC actuales cuentan con filtros antipolvo extraíbles en sus rejillas de ventilación. Estos filtros frenarán considerablemente la acción del polvo en el interior de tu PC, pero será necesario mantenerlos limpios para que no bloqueen la expulsión del aire caliente del interior. Estos filtros extraíbles facilitarán su limpieza y mantenimiento periódico.

Conectores y bahías

Como ya hemos comentado, la caja para tu PC puede considerarse un elemento refrigerador más para tu PC, pero también es el soporte para los componentes de tu PC y debe permitir aprovechar todas funciones y posibilidades que ofrece el hardware que has elegido.

Por ese motivo es importante tener en cuenta el número y tipos de conectores externos disponibles en la caja.

Todo lo que necesitas saber para elegir una placa base

Es especialmente recomendable que la caja disponga del mayor número de conectores para periféricos en el frontal o en la parte superior, ya que esos puertos serán los que más utilices en tu día a día para conectar llaves USB, tu smartphone, cámara, etc. También debes asegurarte de que son los conectores que realmente necesitas (USB 3.0, USB tipo C, audio, etc.)

También es muy importante contar con el número y tamaño de bahías adecuado para la configuración de tu PC, tanto a nivel interno, como externo.

En estas bahías podrás instalar discos duros, unidades SSD, unidades de DVD/BluRay o lectores de tarjetas, así como otros accesorios.

Los conectores frontales harán más cómodo su uso cotidiano.

Refrigeración del procesador del PC

Aunque habitualmente el procesador ya incluye su propio sistema de refrigeración, este puede resultar insuficiente en determinadas circunstancias.

Si tu procesador va a verse expuesto a un trabajo intensivo, como es el caso de los PC para juegos o las estaciones de trabajo para diseño, necesitarás instalar un disipador sobredimensionado para el procesador, que ofrezca una mayor superficie de intercambio de temperatura y mantener así la temperatura de trabajo del procesador en unos límites seguros.

Estos sistemas de refrigeración para PC pueden utilizar aire para refrigerar procesador o un sistema hidráulico similar al empleado en la refrigeración de los coches.

Todo lo que necesitas saber para elegir un procesador

Refrigeración del procesador por aire

El sistema de refrigeración por aire es el más extendido y fácil de mantener para los usuarios. Se basa en un radiador de aluminio que se instala sobre el zócalo del procesador, con el que mantiene contacto en todo momento. Sobre este radiador de aluminio se instala un ventilador (o varios) que ayuda a refrigerar el conjunto.

Una mayor superficie de intercambio de temperatura mejora la disipación del calor.

Cuando el procesador comienza a funcionar genera calor, llegando con relativa facilidad hasta los 100° si no se le pone remedio.

El calor generado se transmite, a través del punto de contacto, al radiador que se ha instalado sobre él, mientras que el ventilador fuerza la entrada de aire fresco entre las láminas de aluminio del radiador para refrigerarlo y mantenerlo a una temperatura estable y controlada.

Consejos y claves para comprar una tarjeta gráfica

Cuanto mayor y más eficiente sea la superficie de intercambio de temperatura del disipador, más fresco estará el procesador, incrementando así su vida útil.

No obstante, hay que poner mucha atención en la elección de este componente para asegurarte que al instalarlo, su parte inferior no tocará con los módulos de memoria RAM que quedara instala muy próxima e incluso debajo, o que tiene un tamaño compatible con el ancho de tu caja.

De lo contrario, tras instalarlo, te encontrarás con la desagradable sorpresa de no poder cerrar la caja.

Sistemas de refrigeración líquida para el PC

La refrigeración líquida es un sistema un tanto más complejo y en algunos casos necesita un mantenimiento algo más laborioso. Por ese motivo, su uso se limita a los usuarios expertos y a las configuraciones más extremas, pero los resultados obtenidos son excelentes.

El sistema de refrigeración líquida para el Pc funciona de forma similar al de un coche.

Su funcionamiento es similar al que ya hemos comentado en el caso de la refrigeración por aire, aunque en este caso, la superficie de intercambio de calor no se encuentra sobre el procesador, sino que un líquido refrigerante circula por un sistema de tuberías que se instala entre el procesador o componente a refrigerar y un radiador que se instala en una de las aberturas de la caja en la que, ayudado por unos ventiladores, se refrigere el líquido que circula por su interior, para después volver al procesador completando el circuito.

Actualmente existen sistemas compactos de refrigeración líquida de fácil montaje y mantenimiento, que consiguen resultados similares a los obtenidos por los disipadores por aire sobredimensionados, pero en un menor espacio y con menos sonoridad.

Consejos y claves para comprar tarjetas de sonido

Pasta térmica

Para mejorar la transmisión del calor entre la superficie exterior del procesador y el disipador que se encarga de refrigerarlo, sea del tipo que sea, es necesario utilizar una compuesto con cualidades térmicas especiales. La calidad de esta pasta térmica será clave para que ese calor se transmita de una forma eficaz entre ambos componentes.

A pesar de que la mayoría de los disipadores incluyen la cantidad necesaria para una aplicación, en ocasiones, la calidad de esta pasta que facilita el fabricante no está a la altura.

La pasta térmica es un compuesto que favorece la transmisión del calor desde el procesador al disipador.

Por eso es recomendable incluir un pequeño tubo de pasta térmica de calidad en el pedido de los componentes que formarán tu PC.

Esta te servirá para varias aplicaciones ya que en cada una de ellas no se emplea mucho más que el equivalente de un grano de arroz, pero podrás renovarla cada uno o dos años para que mantenga intactas sus propiedades térmicas.

Controla la velocidad de los ventiladores de tu PC

Si bien es cierto que, en temas de refrigeración, siempre es mejor pecar de exagerado garantizando temperaturas lo más bajas posible, es más que probable que tu ordenador no siempre necesitará que el sistema de refrigeración esté funcionando al 100%.

Puedes instalar un controlador de revoluciones para los ventiladores en una de las bahías del frontal de la caja y reducir así su velocidad giro e incluso llegar a apagar totalmente los ventiladores internos cuando el equipo está en reposo para reducir así su sonoridad, y ponerlos al máximo de su capacidad cuando se necesite un extra de refrigeración.

En algunos casos este controlador de ventiladores para PC incluye sondas de temperatura que te indicarán la temperatura a la que trabajan los componentes de tu PC una buena herramienta para monitorizar la temperatura interna de los componentes de tu PC y asegurarles una larga y productiva vida útil.

Unidad de DVD. Un formato en extinción

Ya que mencionamos dispositivos que pueden instalarse en el frontal de la caja, últimamente se está viendo una tendencia, aunque todavía es de forma tímida, en la que algunas cajas de gama alta han dejado de incluir una bahía de 5,25” externa en el frontal para unidades de disco.

Consejos y claves para comprar grabadoras DVD o Blu-ray

Esto obedece a la, cada vez más habitual, adopción de alternativas digitales a los medios físicos.

Dado que la mayor parte de la distribución de videojuegos para PC ya se hace desde plataformas digitales como Steam o descargas directas desde las tiendas oficiales de las distribuidoras. Algunos usuarios prefieren optar por una unidad de disco externa y conectarla al equipo cuando la necesiten.

Las unidades de disco DVD se van sustituyendo por descargas digitales.