Se han vendido 140.000 gafas de realidad virtual HTC Vive

Se han vendido 140.000 gafas de realidad virtual HTC Vive

La realidad virtual se enfrenta a una extraña paradoja que nadie sabe hasta que punto influirá en su éxito... o fracaso. Se trata de una revolución tecnológica, pero tiene ante si una barrera física, social y económica que deja a El Muro de Juegos de Tronos a la altura del bordillo de una acera. Disfrutar de la realidad virtual en todo su esplendor es un camino lleno de obstáculos.

Primero, exige un importante gasto. Dejando a un lado las gafas para móviles, que digan lo que digan son poco más que juguetes, las gafas de realidad virtual "serias" más baratas son las PlayStation VR, que cuestan alrededor de 540€ en Amazon sumando los mandos Move y la cámara. A eso hay que añadir una PS4. En PC, Oculus Rift cuesta 699€ sin mandos Touch, que suman otros 200€. Las HTC Vive con mandos incluidos llegan a los 899€. Y además necesitas un buen PC.

No es la única barrera. Requieren una sala grande y despejada para aprovechar todo su potencial. La mezcla de realidad virtual y 3D produce molestias oculares o cansancio a algunas personas, lo que frena las ventas. Por otro lado los dispositivos de entretenimiento basados en gafas nunca han sido un éxito, como se ha visto recientemente con las teles 3D, porque es un hecho que a la gente no le gusta llevar gafas, si puede evitarlo.

El propósito de esta introducción es caer en la cuenta de que el éxito de la realidad virtual no dependerá sólo de su tecnología, que es revolucionaria, sino de diversos factores conjuntos. Los usuarios que consigan superan estas barreras disfrutarán de una experiencia nueva equivalente a la llegada de las consolas. Una nueva ventana desde la que contemplar el mundo (virtual).

La compañía HTC, fabricante junto con Valve de las gafas HTC Vive, acaba de anunciar que ha vendido 140.000 unidades en todo el mundo, desde su lanzamiento en abril. ¿Hablamos de un rotundo éxito, o un clamoroso fracaso?

140.000 unidades de HTC Vive vendidas a los seis meses del lanzamiento, a nivel mundial, parece una cifra pequeña. Pero ya hemos hablado de su alto coste, así que es lógico que su mercado sea limitado. Además durante sus primeros cinco meses de vida sólo se han vendido en la web oficial, con envío desde Estados Unidos y un stock muy limitado, con lo que lógicamente las ventas se han restringido mucho. Sólo hace un mes que han llegado a las tiendas y en ese tiempo se han vendido 40.000 unidades, lo que demuestra que el interés existe si mejora la distribución.

Con estos datos, parece razonable concluir que las HTC Vive, aunque han tenido un despegue lento, están vendiendo según lo esperado. Por otro lado representan sólo una parte del mercado de la realidad virtual. Facebook no ha dado cifras de Oculus Rift, pero sus gafas para móviles Samsung Gear VR (con tecnología de Oculus) tienen un millón de usuarios activos. Sony asegura que las PlayStation VR han vendido "cientos de miles de unidades".

Pese a las barreras fisicas y económicas parece que la realidad virtual despega, aunque lo hace lentamente. Habrá que esperar a que haya stock en todas las tiendas y bajen un poco de precio, para medir su verdadero alcance.

Si quieres saber más, no te pierdas nuestro detallado análisis de HTC Vive. La compañía taiwanesa ya está desarrollando un prototipo inalámbrico

[Fuente: GameIndustry]

25 preguntas y respuestas sobre la realidad virtual